Café pendiente, una idea que germina en Armenia

Café pendiente, una idea que germina en Armenia

La iniciativa busca compartir la bebida con personas que no tienen dinero para pagarla.

notitle
13 de enero 2015 , 09:01 a.m.

Nadie pensaría en encontrarse a un reciclador como Wilson Rocero, que al terminar sus labores diarias, deja a un lado de la vía su carrito con el material recolectado y toma un lugar en la tienda Expedición Café.

Allí comparte el mismo espacio con dos turistas alemanes y varios aficionados al café especial, que se sirve en la tienda.

Sucedió una tarde de sábado, otra de jueves, otra de martes y muchas veces más. Wilson y otras personas dedicadas a oficios varios y que no pensarían en invertir los pesos que se ganan en una taza de café producido en los mejores cafetales del Quindío y en otras regiones del país, tienen la oportunidad de probar la bebida preparada por Sergio Londoño Tobón, uno de los dueños del lugar y promotor de la iniciativa Café Pendiente.

A través de esta propuesta que consiste en que los clientes de la tienda pagan anticipadamente una taza de café para alguien que no tiene recursos para costearla, Wilson y otras personas que trabajan en el sector norte de Armenia degustan de forma gratuita la bebida que puede costar entre 1.500 y 6.000 pesos.

Como todo un experto Wilson no le agregó azúcar a su café aunque reconoció que “soy muy malo para tomar café amargo pero este es muy bueno”.

Él, acostumbrado a tomar un café que puede costar 300 pesos notó la diferencia entre ambas bebidas y agradeció el detalle, “no quise averiguar el secreto de este café para no incomodar pero se siente muy suave, muy puro y muy delicioso, por mi vendría todos los días a tomarlo aquí”.

Un café pendiente surgió en Nápoles (Italia) con el nombre de Caffè Sospeso y a través de las redes sociales se ha replicado en varios países. En Colombia hay unos 25 sitios en nueve ciudades que se sumaron a esta iniciativa.

En Armenia, María Teresa Betancur y Sergio Londoño Tobón impulsan el programa entre sus clientes en Expedición Café, que además de ser una vitrina para los pequeños caficultores quindianos, es una empresa turística que recorre el departamento en compañía de visitantes extranjeros que se interesan por el café.

Como Andrés Kratzing, un turista alemán que dejó un café pendiente en la tienda. “Es una idea muy buena poder dejar un café pago para otra persona que no tiene dinero”.

Aunque el turista contó que conoció esta idea en Italia pero que no puedo ver cómo se materializaba hasta que llegó a Armenia y por fin pudo donar una bebida.

María Teresa recordó que a muchos les incomoda entrar a la tienda y prefieren tomar el café afuera. “Recicladores, celadores, jardineros a todos se les sirve el mismo café especial que toman los clientes incluso en la misma vajilla y en las mesas de la tienda, en las mismas condiciones y ellos se sienten muy agradecidos”.

La propuesta va tomando fuerza y los clientes cada vez dejan más cafés pagos. “Cuando abrimos la tienda nos pareció muy interesante y ha sido acogida por nuestros clientes, a veces no reciben la devuelta y nos dicen que si alcanza para un café pendiente”, relató Betancur.

Uno de los clientes de la tienda y donador de un café, Diego López manifestó que “es una idea muy linda ya que es la oportunidad de compartir con alguien que no conoces y que no podría pagar un café de estos, cada que puedo dejo un café pendiente”, dijo.

LAURA SEPÚLVEDA HINCAPIÉ
Corresponsal de EL TIEMPO
Armenia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.