Advierten riesgo de bancarrota y crisis política en Venezuela

Advierten riesgo de bancarrota y crisis política en Venezuela

Agencia Moody's recortó calificación de los bonos soberanos de ese país por posible incumplimiento.

notitle
13 de enero 2015 , 09:01 a. m.

Las imágenes de filas interminables para comprar comida no han pasado desapercibidas para las calificadoras de riesgo internacionales como Moody’s y Barclays, que ayer publicaron sendos informes destacando el inminente riesgo de quiebra de la economía venezolana y la posibilidad de que se desate una crisis social en el país ante un complicado coctel de aguda escasez, escasa liquidez monetaria de la economía, caída de los precios del petróleo y la falta de decisión del gobierno en materia financiera. (Lea también: Maduro no consiguió en China la plata que necesita Venezuela).

El informe de Moody’s –que rebajó de nivel a los bonos de la deuda venezolana de Caa1 a Caa3– explica que “dada la enorme brecha entre ingresos y egresos, la posibilidad de impago de deuda (quiebra) que podía ocurrir en los próximo uno a dos años ha aumentado aún más de un nivel que ya era muy alto”.

La calificadora asegura, además, que los tenedores de bonos venezolanos podrían perder hasta 50 por ciento de su valor en caso de que Venezuela no cumpla sus compromisos. (Lea también: 16 detenidos por protestar contra escasez y filas en Venezuela).

Conflictos sociales

Por su parte, el documento de Barclays destaca que ante el deterioro del abastecimiento y las manifestaciones de molestia que empiezan a verse (protestas en las filas, algunos conatos de saqueo e incendios) podría esperarse una “escalada de conflictos sociales” antes del último trimestre de este año, cuando el Gobierno tiene la obligación de hacer frente a un grueso pago de sus intereses de deuda, estimado por los economistas locales en 11.000 millones de dólares. El documento destaca que un conflicto social de magnitud podría incluso producir un cambio dentro de la escena política nacional.

Los informes caen como un golpe al hígado al gobierno del presidente Nicolás Maduro, quien finalizó ayer una extensa gira en la que visitó Rusia, China, Irán, Arabia Saudí, Catar y Argelia en la búsqueda de líneas de crédito y apoyo financiero para solventar su crisis de liquidez (Rusia y China) y para tratar de construir, con el resto, una estrategia conjunta con países de la Opep para tratar de recuperar los precios del petróleo.

Sobre esto último, el mandatario reconoció que su propuesta de una reunión para tratar el tema no ocurrirá en el corto plazo “por falta de consenso”. El precio del crudo, entonces, continuará su curso.

Los pobres resultados de la gira de Maduro –que aseguró haber obtenido de China compromisos de inversión hasta por 20.000 millones de dólares– comienzan a generar cada vez más preocupación y a caldear los ánimos entre los venezolanos, quienes empiezan a sufrir con mayor rigor los rigores de una escasez que ya no solo cuenta los alimentos más básicos, sino medicinas, repuestos de todo tipo y productos de higiene personal.

Deterioro visible

Los economistas destacan que los informes de Barclays y Moody’s no tienen mayores implicaciones sobre el estado financiero del país, pues el deterioro es muy visible desde 2014.

“Estos informes llegan tarde”, dice a EL TIEMPO el economista venezolano Miguel Angel Santos, investigador del Centro Kennedy de la Universidad de Harvard. “En diciembre, con el comienzo en la caída de los precios del petróleo, el riesgo de la deuda venezolana pasó de 12 a 25 por ciento, lo que de facto cerró nuestro mercado crediticio porque significa que Venezuela en algún momento entrará en bancarrota”.

Los correctivos esenciales planteados por los economistas y las calificadoras de riesgo pasan por un saneamiento del control cambiario, que implica la unificación de los tres tipos de precio que tiene el dólar en Venezuela y mayor entrega de divisas al sector privado para reactivar las importaciones y combatir la escasez. Por otro lado, la reactivación del aparato productivo luce imposible en lo inmediato, dado el volumen de compromisos del Gobierno.

“La Venezuela deteriorada que estamos viendo es el resultado de la gestión revolucionaria con el petróleo entre 90 y 70 dólares. Así, con bastante plata, el Gobierno quebró a quienes producían, trayendo productos baratos de otros países, pero ahora con el petróleo entre 30 y 45 no puede ni con las importaciones más elementales”, dice Santos.

VALENTINA LARES MARTIZ
Corresponsal de EL TIEMPO
Caracas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.