¿Y ahora qué?

Se haría realidad la aspiración de ver de nuevo en pleno auge el binomio San Juan-UN.

notitle
10 de enero 2015 , 07:50 p. m.

Fue a partir de 1868 cuando el entonces tricentenario Hospital San Juan de Dios comenzó a transformarse en un nosocomio de verdad importante. De casa o refugio de enfermos pobres pasó a ser un centro hospitalario respetable, como que a lo más granado de la ciencia médica bogotana se le encomendó responder por su funcionamiento asistencial.

Sucedió que una vez creada la Universidad Nacional (UN) en 1867, el Gobierno Central, por acuerdo con la Beneficencia del Estado de Cundinamarca, a cuyo cargo estaba el hospital, decretó que este sería el lugar de formación docente de la Facultad de Medicina. Fue así como se estableció una simbiosis institucional (UN-San Juan) que permitió que los enfermos procedentes de las clases menos favorecidas –que eran todos–, no obstante tener el carácter de beneficiarios de caridad, es decir, de recibir atención gratuita, serían tratados por los profesores de la recién creada Facultad.

Con el transcurrir del tiempo, esa laudable asociación se fue fortaleciendo, llegando a su plenitud al promediar el siglo veinte, cuando el Centro Hospitalario San Juan de Dios fue considerado uno de los mejores de Latinoamérica y la Escuela de Medicina de la UN, una de las más acreditadas. Infortunadamente, por múltiples causas, el hospital cayó en desgracia, a tal extremo que hubo de cerrar por completo sus puertas en el 2001, dejando a la Facultad de Medicina sin lugar donde poder enseñar adecuadamente las clínicas médica y quirúrgica, con las lamentables consecuencias académicas que por esa causa ha tenido que afrontar.

Muchos fueron los esfuerzos que hizo la UN para rescatar y revivir su tradicional epicentro de formación médica. Algunos de quienes usufructuamos la bonanza docente-asistencial pugnamos con insistencia para que así ocurriera. Por lo que a mí respecta, en esta columna quedó constancia de ello. Sin embargo, todo fue inútil. Perdida la esperanza, la UN decidió hacerse con su propio hospital adquiriendo la Clínica Santa Rosa, que antes fuera de la Caja Nacional de Previsión. Con tropiezos de distinta índole, el edificio se ha venido adecuando a un costo ingente; según voceros oficiales, es posible que en el presente año se abran al público los primeros servicios.

He hecho este sucinto recuento histórico de la relación que la UN mantuvo con el legendario hospital, motivado por la noticia de que la Administración Distrital lo adquirió, incluyendo el Instituto Materno Infantil. Dentro del presupuesto para el 2015 quedó asignada una partida de 391.256 millones de pesos, que supera en mucho el costo de la compra.

Conviene recordar que frente al angustioso clamor de estudiantes, profesores y directivos de la Facultad de Medicina, el entonces candidato Gustavo Petro se comprometió a rescatar el hospital para la UN si era elegido alcalde de la capital. Ahora, tres años después de su elección, cumple lo prometido y ofrece convertirlo en un centro asistencial de nivel superior en cuestiones de tecnología médica, puesto al servicio de las clases populares, que son las que habitan el sur de la ciudad, precisamente donde está ubicado el hospital.

Según pronostican los expertos, resucitar este nuevo Lázaro y ponerlo a caminar costaría mucho dinero. Así y todo, es posible que el alcalde Petro mantenga vigente su promesa, a condición de que sea la UN la encargada de aportar su bagaje científico y su vocación de servicio social. Sin duda, sería hacer realidad la aspiración de ver de nuevo en pleno auge el binomio San Juan-UN, para bien de la población bogotana y de la medicina nacional. En el supuesto de que se pudiera financiar el resurgimiento de esta empresa, surge la pregunta inevitable: ¿Estaría dispuesta la UN a compartir el reto y no dejar en el aire la demanda que ella estimuló en momentos de necesidad?

Fernando Sánchez Torres

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.