Narcos están tecnificando cultivos de coca: Policía

Narcos están tecnificando cultivos de coca: Policía

Modernos sistemas de riego en la frontera con Ecuador. Traficantes le apuestan al mercado interno.

notitle
10 de enero 2015 , 05:51 p. m.

El movimiento de laboratorios de procesamiento de cocaína. La tecnificación de los cultivos de coca en Putumayo. La creación de invernaderos con matas de marihuana. Más incautación de cocaína, especialmente en puertos, y el aumento de la producción y tráfico de morfina –sustancia previa a la heroína–. Esas fueron algunas de las tendencias que marcaron la lucha contra el narcotráfico durante el año que acaba de terminar.

Uno de los ejes de revisión de las autoridades antidrogas para este 2015 es qué pasó en la línea de frontera con Ecuador durante casi un año que se dejó de intervenir mientras una comisión binacional estudiaba si se reducía la franja de prohibición para las fumigaciones de 10 a 5 kilómetros, como finalmente ocurrió.

Investigadores de la Policía Antinarcóticos, que entre el 24 de octubre y el 24 de noviembre pasado fumigaron 6.813 hectáreas en ese punto, detectaron que los cultivos pasaron de ser plantaciones sin organización a cultivos tecnificados. “Instalaron sistemas de riego modernos y tecnificaron los cultivos con el objetivo de mejorar la concentración de alcaloide en la hoja”, indicó un oficial experto de la Policía Antinarcóticos. Por eso, no se descarta que el potencial de producción de cocaína en esa región, donde hay 20.844 hectáreas con coca, el 40 por ciento del total del país, aumente.

Precisamente ese factor hará parte de la discusión en el encuentro que a finales de este mes volverá a tener la comisión binacional en Quito, en la que también será clave si la franja queda reducida a 2,5 kilómetros.

Lo cierto es que la aspersión permitió que de nuevo las cifras en esa estrategia contra las drogas volvieran a repuntar: en el 2014 la Policía fumigó 55.532 hectáreas con matas de coca, 8.480 más que en el 2013, cuando hubo reducción frente al 2012.

En cuanto a la lucha contra los cultivos, otra de las regiones en donde la producción de cocaína e incluso los cultivos podrían aumentar es en el Catatumbo (Norte de Santander). En el 2014 no hubo allí ningún tipo de erradicación porque aún se mantiene el acuerdo de frenar las intervenciones mientras se avanza en una mesa de diálogo con campesinos, luego del paro del 2013. En esa zona, el Sistema de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (Simci) de la ONU dice que hay 6.345 hectáreas con cultivos ilícitos.

En general, la erradicación manual forzosa que hacen los Grupos Móviles de Erradicación y la Fuerza Pública, de nuevo no tuvo el ritmo de años anteriores. La Policía y las autoridades a cargo aseguran que se debe a la caída, año tras año, del número de cultivos, que hoy suman 48.000 hectáreas y hace 10 años eran 159.350. Pese a que en el 2013 se arrancaron 22.121 hectáreas con matas de coca, el año pasado solo fueron 11.702.

En ese proceso, los erradicadores encontraron que en Guaviare los cultivos cada vez más están adentrados en la selva. Esto, dice la Policía, con el fin de evitar que las aeronaves lleguen hasta esas regiones apartadas.

Pero en la erradicación también hubo un capítulo para la amapola y la marihuana, por cuenta de reportes de aumento de consumo interno, y porque el 2013 fue el año histórico de incautación de la hierba.

Investigadores de la Policía aseguran que encontraron que los cultivos de marihuana tipo invernadero ya no solo se ubican en el Cauca, donde está la mayor concentración, sino también en Ciénaga (Magdalena), Ábrego (Norte de Santander), Dabeiba (Antioquia) y en Risaralda. Eso, además de la Sierra Nevada de Santa Marta, Meta, donde históricamente también ha habido estos sembradíos.

Mantenerlos en invernadero les permite a los narcos acelerar el proceso de fotosíntesis de la planta y sacar cuatro cosechas al año. En el 2014 fueron 266 hectáreas de marihuana erradicadas y 301 toneladas incautadas.

La Policía Antinarcóticos dice que los narcotraficantes están en busca “de nuevos adictos”, y que han puesto sus ojos en el mercado interno, centrado en los grandes centros urbanos. La marihuana, las sintéticas y la heroína son las drogas a las que le apuestan.

“Han rediseñado sus estrategias (...), buscan invadir el mercado interno no solo con drogas tradicionales, sino con nuevas sustancias psicoactivas”, se lee en un análisis de la Policía Antinarcótios. Agrega que incluso el perfil de los narcos cambió: “Ya no son ostentosos, no gastan sus grandes fortunas en lujos, sino que manejan un bajo perfil, son organizaciones gerenciales y realizan alianzas estratégicas con guerrillas y bandas”.

‘Cocaína rosada’ falsa

La Policía dice que ahora los narcos no solo buscan llenar con droga los mercados internacionales, sino que apuestan por “invadir” el interno. “No solo con drogas tradicionales, sino con nuevas sustancias psicoactivas: drogas de diseño o medicamentos controlados”, se lee en un informe de la Policía Antinarcóticos. El año pasado fueron incautadas 60.588 unidades de ‘pepas’, entre las que había sintéticas y medicinas. Los peritos realizaron un estudio del contenido del 2CB o la llamada ‘cocaína rosada’, cuya dosis (entre 5 y 7 gramos) vale 130.000 y 180.000 pesos. El resultado fue que en solo dos casos las dosis tenían la composición química del 2CB, originario de Europa, y el resto era quetamina (antiparacitario) y medicamentos para la tos con colorantes.

Más morfina que heroína

Un grupo especial de la Policía Antinarcóticos está dedicado a estudiar la composición de la heroína que se vende en las calles de siete ciudades.

El aumento de circulación de esta droga y la alerta de las autoridades de un aumento en el consumo llevaron a detenerse en esa sustancia, considerada la más adictiva.

Uno de los primeros resultados es el incremento en el tráfico de morfina, la sustancia previa a la heroína. El año pasado fueron incautados 233 kilos y en el 2013 fueron 54.

A los investigadores también les llama la atención la variación de los precios. En algunas regiones, una dosis (de apenas unos gramos) puede valer 7.000 pesos, cuando antes era de 30.000 pesos.

También está en el radar la ubicación de laboratorios.

Persiguiendo estas estructuras, en total se destruyeron 802 el año pasado, los investigadores encontraron que ya no están ubicados al lado de los cultivos ilícitos, sino en regiones apartadas: en departamentos como Casanare, Arauca y Cundinamarca.

También han detectado laboratorios de permanganato de potasio, con el que producen base de coca, la sustancia que los narcos también han apuntado a traficar.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.