Dragoneante del Ejército muere en un entrenamiento

Dragoneante del Ejército muere en un entrenamiento

Al soldado Miller Javier Ramírez le faltaba un mes y medio para culminar el curso de suboficial.

notitle
09 de enero 2015 , 08:57 p.m.

La confusa muerte de un soldado mientras realizaba un ejercicio de entrenamiento durante un curso de suboficial, en la Base Militar de Tolemaida, es investigada por la Inspección General del Ejército.

Según las primeras versiones, el dragoneante Míller Javier Ramírez Linares, quien llevaba 22 meses en el Ejército, sufrió un paro cardiaco mientras nadaba en una piscina.

El Ejercito explicó que en los hechos, ocurridos el 5 de enero a las 10:30 de la mañana, el soldado entró en pánico durante las pruebas, que consistían en mantenerse sumergido el mayor tiempo posible en el fondo de la piscina, lo que le produjo la falla cardiaca.

“Se está realizando una investigación que nos va a permitir establecer cómo ocurrieron los hechos que rodearon la muerte del soldado en la Base Militar de Tolemaida”, dijo el general Jaime Alfonso Lasprilla, comandante del Ejército Nacional.

El general Lasprilla indicó que al uniformado le brindaron atención médica oportuna y fue trasladado a un centro asistencial, donde falleció.

Sin embargo, sus familiares no creen las explicaciones entregadas por el Ejército y afirman que él tenía una buena condición física y nunca sufrió de problemas cardiacos, por lo que es extraña la forma como murió.

“A él le habían hecho días antes la prueba de natación y exámenes médicos. En los resultados recibió una ficha muy buena, que decía que su condición física lo llevaba a ser uno de los mejores”, afirmó su hermano Alexánder Ramírez

“Exigimos que se haga una investigación. En la muerte de mi hermano hay cosas muy dudosas. Además estamos solicitando que en su memoria le otorguen su grado de cabo tercero, porque él no abandonó sus estudios por mala conducta”, añadió el familiar del uniformado. Los parientes temen que no haya un reconocimiento, y quede desamparada su hija de 16 meses.

En los próximos días, Medicina Legal estará dando a conocer los resultados de la necropsia, que permitirá saber las causas de su fallecimiento.

Al soldado Míller Javier Ramírez le faltaba un mes y medio para culminar el curso de suboficial; vivía en el barrio Tabora, en la localidad de Engativá de Bogotá, con su esposa y su hija.

“En una última conversación que sostuvimos, dijo que sus superiores lo habían escogido para un curso de inglés en los Estados Unidos. Estaba muy contento. Contó además que, de 800 alumnos, él ocupo el puesto 29 y lo dejaron escoger armas (elegir una carrera, de ocho disponibles dentro de las Fuerzas Militares). Es decir que siempre tuvo buenas calificaciones”, comentó su hermano.

“Míller nunca nos comentó de tener problemas con nadie. Se sentía satisfecho con lo que había logrado”, concluyó. 

JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.