Taxista murió en accidente al tratar de salvar una vida

Taxista murió en accidente al tratar de salvar una vida

El conductor trasladaba a clínica a un pasajero con señales de preinfarto.

09 de enero 2015 , 08:27 p.m.

Cuando ya le faltaba una hora y media para terminar su turno esa noche del jueves para regresar a su casa en Brisas de las Palmas, en la ladera de Cali, Héctor Fabio Arango Valencia recogió a dos pasajeros.

Se trataba de James Ruiz, quien presentaba signos de un preinfarto. Lo acompañaba su esposa, Pilar Gutiérrez.

De inmediato, el taxi, de placas VCM 221, de Cali, tomó rumbo hacia la calle 34N y a la altura de la carrera primera, cuando se dirigía al parecer, a una clínica en el norte, la muerte sorprendió a dos de los ocupantes del vehículo, a Arango y horas después a la señora Gutiérrez. Un bus articulado del MÍO y de placas VCX 403, los embistió a las 8:30 de la noche de ese jueves.

Las autoridades tratan de precisar si el Hyundai Atos que conducía Arango, de 40 años, iba con exceso de velocidad y si se habría pasado una señal de tránsito al momento de la colisión. Las autoridades y organismos de socorro piensan que el conductor se dirigía a la clínica Rafael Uribe.

El cuerpo sin vida del taxista quedó aprisionado por las latas retorcidas del costado izquierdo del vehículo que recibió todo el impacto por lo que fue necesaria la intervención de los bomberos para sacar el cadáver.

Mientras tanto, la señora Gutiérrez sufrió graves lesiones y fue trasladada a la clínica Colombia, donde falleció horas después. Su esposo quedó afectado por el golpe y por el dolor que ya sentía en el pecho.

Metro Cali S.A. y el Sistema Integrado de Transporte Masivo presentan condolencias a las familias y anunció que se abrió investigación.

El taxista era padre de una niña, de 8 años, y de un niño, de 9, ambos en primaria. Ayer, frente a las instalaciones del Instituto de Medicina Legal, Luz Mary García la esposa del conductor y quien además es madre de otros seis hijos, se mostró preocupada por su situación económica. Ella, oriunda de Timbiquí (Cauca), explicó que es ama de casa y que su esposo era quien sostenía el hogar, con pagos mensuales de 200 mil pesos por el arriendo en Las Palmas. Allí, la familia se había trasladado hace una semana y antes habían vivido en el barrio Alfonso López.

“Héctor Fabio salía a trabajar todos los días de 6:00 de la mañana a 10:00 de la noche”, dijo la esposa de Arango. “La última vez que hablamos fue a las 5:00 de la tarde; él había ido al apartamento, comió y siguió trabajando”, comentó la señora.

“Los taxis nos hemos convertido en ‘ambulancias’ amarillas, procurando prestar un servicio y llevar a los enfermos”, comentó a su turno Johnny Rangel, vocero de La Mancha Amarilla.

“Cuando la gente escuche que un taxi está pegado al pito y con las luces estacionarias prendidas, es porque está llevando a alguna persona por una emergencia y hasta exponiendo sus propias vidas”, anotó Rangel.

Doble crimen de taxistas

Dos taxistas fueron acribillados en la vía entre Buga y el corregimiento Sonso. El asesinato de ambos fue a las 4:30 de la tarde del jueves pasado, cuando se movilizaban en el taxi de placas VMA 868, de la empresa Guadalajara de Buga, número interno 190. Era conducido por Andrés Alberto Aristizábal Domínguez. El otro taxista era Francisco Javier Osorio.

CALI

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.