Secciones
Síguenos en:
Narco de la 'Oficina' capturado intentó reorganizar bandas en Medellín

Narco de la 'Oficina' capturado intentó reorganizar bandas en Medellín

Julián Andrey González, alias 'Barny', fue capturado en Bogotá. Llegó este viernes desde Costa Rica.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
09 de enero 2015 , 07:40 p. m.

En un local comercial en la zona de La Macarena, en Bogotá, la Policía Antinarcóticos capturó a Julián Andrey González Vásquez, conocido como ‘Barny’, y quien para las autoridades de EE. UU. y Colombia es uno de los herederos de la temida ‘Oficina de Envigado’.

Hace dos semanas, los medios en Costa Rica reportaron la captura en ese país del señalado narco, pero organismos de seguridad del Estado negaron la detención. 'Barny' vivía en Costa Rica desde el 2011.

Fuentes oficiales dijeron que al quedar expuesto en ese país, el señalado narco optó por regresar a Colombia huyendo de la persecución de las autoridades.

Según la Policía,  González Vásquez, de 35 años, llegó este viernes a Colombia, lo que permitió que investigadores de la Dirección Antinarcóticos le siguieran la pista cuando detectaron su ingreso y lo detuvieron a las afueras de un establecimiento comercial. La Policía afirma que 'Barny' terminaba en ese sitio una reunión con abogados.

El encuentro de 'Bary' con sus asesores jurídicos, según los investigadores, tenía la finalidad de "obstruir los procesos judiciales en su contra (frenar la circular roja de Interpol) y reorganizar las estructuras criminales en las comunas nororientales de Medellín, dispersas tras las continuas operaciones que afectaron a la denominada 'Oficina' y en las que fueron capturados sus cabecillas".

Desde agosto pasado, las autoridades colombianas tenían información de que ‘Barny’ estaba refugiado en Costa Rica. La confirmación se dio luego de que el señalado narco protagonizó un accidente de tránsito en ese país, cuando conducía en estado de embriaguez, del cual salió con algunas heridas.

"Por este incidente fue a audiencia pública, multado y sancionado con trabajo social, pero fue imposible obtener su expulsión de ese país, ya que normas administrativas lo protegían por su doble nacionalidad", indicó la Policía.

Aunque tenía circular azul de Interpol, que traduce de ubicación, ‘Barny’ no fue detenido. Pese a eso, las autoridades antidroga lograron obtener más datos de su estilo de vida. Confirmaron que ‘Barny’ había contraído matrimonio con una costarricense, y había montado una empresa de seguridad, que le sirve de fachada para, presuntamente, mover dinero del narcotráfico.

El matrimonio, de acuerdo con las autoridades, le significó al señalado narco obtener la ciudadanía de ese país, por lo que la captura no pudo hacerse efectiva, dado que ese país no extradita a sus nacionales.

'Barny' aparece en el Departamento del Tesoro como uno de los grandes herederos de la temida ‘Oficina de Envigado’, que mantiene azotada a Medellín con cobro de extorsiones y microtráfico. Está en la mira de la DEA y la Interpol y en Colombia, además, lo señalan de ordenar el crimen de dos policías antinarcóticos en la capital paisa. Los dos subintendentes fueron asesinados en el Parque Jardín Botánico de Medellín, en julio del 2012. También está vinculado a la muerte de tres personas, en hechos ocurridos en el 2008.

Las autoridades, además, señalan a 'Barny' de manejar desde Costa Rica bandas delincuenciales en las comunas 1, 2, 3, 4 y 8 de Medellín, dedicadas a los llamados ajustes de cuentas y a controlar los expendios de venta de droga al menudeo.

Tiene una orden de captura vigente por los delitos de concierto para delinquir agravado, homicidio agravado, fabricación tráfico y porte de armas de fuego. El hombre fue trasladado a Medellín, en donde será judicializado y se definirá el centro de reclusión en el que permanecerá.

Mientras 'Barny' fue detenido, Fredy Alonso Mira Pérez, alias 'Fredy Colas', jefe de la 'Oficina de Envigado', que también está en la Lista Clinton y figura en decenas de procesos en cortes de Estados Unidos, sigue libre.

Pese a que ha sido capturado, en cuestión de horas recobra su libertad, ya que a pesar de sus antecedentes, formalmente no tiene ningún requerimiento de la justicia que lo obligue, ni siquiera, a vivir en la clandestinidad.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.