Toda Francia, a la caza de los asesinos

Toda Francia, a la caza de los asesinos

Ochenta mil oficiales buscan a los sospechosos de cometer la masacre de 'Charlie Hebdo' en París.

notitle
08 de enero 2015 , 08:40 p. m.

Los cuerpos de élite franceses han concentrado la búsqueda de los sospechosos del atentado contra el semanario 'Charlie Hebdo', que causó una docena de muertos en la región de Picardía, en el norte del país, principalmente en los departamentos de Aisne y Oise.

En esa zona, cerca de la localidad de Villers-Cotterêts, a 80 kilómetros de París, los sospechosos abandonaron el vehículo en el que se desplazaban. A lo largo de la jornada se anunciaron distintas intervenciones que no dieron resultado.

80.000 oficiales de todas las fuerzas hacen parte de la cacería humana de los hermanos Cherif y Said Kuachi, de 32 y 34 años de edad, que ha mantenido en vilo a la opinión. Uno de ellos es un yihadista conocido. El joven de 18 años Hamyd Murad, sospechoso de complicidad, se había entregado el mismo día en la noche.

La tensión es palpable no solo por el aumento del pie de fuerza en la capital, sino por otro hecho sangriento: un tiroteo en Montrouge, en las afueras de París, que causó la muerte de una policía municipal, cuerpo de seguridad local habitualmente desarmado. El sospechoso, un hombre que portaba un chaleco antibalas, logró escapar. Las autoridades no han establecido ningún vínculo con el atentado terrorista, si bien la investigación fue encargada a la sección antiterrorista de la fiscalía.

Policías de civil y en uniforme fueron situados en las diferentes puertas que dan acceso a París, en un despliegue sin precedentes de las fuerzas del orden en varios años. Las medidas de seguridad en los centros comerciales se han reforzado.

Si bien las manifestaciones del primer día, que reunieron en toda Francia a unas 100.000 personas, se caracterizaron por el recogimiento, la emoción y el homenaje a las víctimas con la frase “Yo soy Charlie”, este jueves se produjeron ataques contra varios lugares de culto musulmán en distintas ciudades de Francia, muy seguramente actos de venganza por lo ocurrido. Un artefacto explosivo fue puesto en un local de comida árabe.

Particularmente emotivo fue el minuto de silencio que mantuvo toda Francia. En París, el metro se detuvo durante un minuto y la Iglesia católica, blanco a menudo de las sátiras de 'Charlie Hebdo', hizo sonar las campanas de la catedral de Notre Dame de París.

Este jueves fue declarado como día de luto nacional y todas las banderas seguirán ondeando a media asta durante tres días. Es la quinta vez en medio siglo que se decreta esta medida, la última vez fue tras los atentados del 11 de septiembre. Una gran manifestación está prevista este domingo en París, en la que participarán asociaciones y partidos tanto de izquierda como de derecha. (Lea también: La torre Eiffel se viste de luto por la masacre de 'Charlie Hebdo')

Los medios han mostrado las imágenes de los hermanos Kuachi, dos jóvenes huérfanos que recorrieron varios centros educativos. (Lea también: Ataque en París pone a prueba a medios europeos)

Cherif fue descrito por un abogado como un joven un poco perdido que pudo haber encontrado en el islam radical un sentido a su vida. Su presunto adiestramiento militar, tema del cual se habló en las primeras horas, fue de otro lado cuestionado por algunos expertos.

Si bien son asesinos capaces de matar a sangre fría y conocen muy bien el manejo de una AK-47, hay razones para albergar dudas sobre su profesionalismo, teniendo en cuenta que abandonaron una cédula de ciudadanía con la que uno de ellos fue identificado. Además, en el momento de lanzar la operación, se equivocaron de número de puerta.

Cherif Kouachi es un yihadista conocido de los servicios de inteligencia. Fue condenado en el 2008 a tres años de prisión, uno y medio condicional, por participación en una red de envío de combatientes a Irak para Al Qaeda.

El testimonio más sobrecogedor ha sido de uno de los cronistas de 'Charlie Hebdo', el médico de urgencias Patrick Pelloux, una de las primeras personas que entró al semanario después de la masacre. En medio del llanto, Pelloux describió el horror que dejaron los dos asesinos. (Lea también: Revelan primera imagen de 'Charlie Hebdo' tras masacre)

Pero al mismo tiempo explicó que, si se había decidido a hablar en la televisión, era para anunciar una buena noticia: “Vamos a seguir, decidimos volver a salir la semana próxima. Estamos todos de acuerdo. Lo vamos a hacer en casa, nos las vamos a arreglar”. (Lea también: Rey, la dibujante que sobrevivió tras cumplir exigencia de terroristas)

Esa edición será de un millón de ejemplares, y muy seguramente se agotará muy rápido.

ASBEL LÓPEZ
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.