Bancarización en Colombia, no tan alta como se cree

Bancarización en Colombia, no tan alta como se cree

El país ocupa el puesto 57 entre 82 países. 22,6 millones de adultos tienen un producto financiero.

08 de enero 2015 , 07:09 p.m.

Pese a los esfuerzos de Colombia en materia de inclusión financiera y a que el país fue catalogado como el segundo, entre un grupo de 55 economías emergentes, con el mejor entorno para avanzar en este propósito, según el ‘Microscopio global 2014’, elaborado por The Economist Intelligence Unit, aún existen barreras y problemas de uso y de acceso que lo dejan en desventaja frente a otros países.

La más reciente medición para establecer el nivel de inclusión financiera en 82 países, realizada por el BBVA, situó a Colombia en el puesto 57, muy por debajo de Corea, que ocupó el primer lugar; de Brasil, que se ubicó en la casilla 29, y de otras naciones latinoamericanas incluidas en el estudio.

En lo que sale más mal librado el país es en las barreras existentes para avanzar en la inclusión financiera, pues, entre los 82 países, ocupó el puesto 63; en acceso a los servicios financieros, se situó en el 54, mientras que en uso de los productos quedó de 46 en ese escalafón.

David Tuesta, economista de inclusión financiera del BBVA y responsable de la medición, dijo que dicha inclusión es un ingrediente esencial del desarrollo económico y la reducción de la pobreza, y también una forma de prevenir la exclusión social. De ahí la importancia de avanzar en aspectos de uso, acceso y eliminación de barreras.

“Detrás de cada uno de estos factores hay una problemática y acciones particulares para emprender. El grado de avance o retraso en cada uno de estos explica por qué las regiones emergentes, como Latinoamérica, se encuentran rezagadas respecto a la mayoría de países del primer mundo”, dijo.

Se estima que en Colombia alrededor de 22,6 millones de adultos tienen un producto financiero, lo que deja al país con un nivel de bancarización del 71,5 por ciento. Según la Asociación Bancaria (Asobancaria), hoy la totalidad del territorio nacional cuenta con cobertura de servicios bancarios.

A su vez, la profundización financiera, que indica el nivel de acceso al crédito que tienen los colombianos, alcanzó a octubre pasado el 43,3 por ciento, según la Superintendencia Financiera.

Bajo uso de cuentas

Aunque las cifras lucen halagadoras, hay quienes creen que, en el caso de la bancarización, hay factores que hacen pensar que la realidad puede ser distinta.

Uno es el programa estatal Familias en Acción, que logró vincular a más de dos millones de personas al sistema financiero mediante los llamados depósitos electrónicos; el otro, el hecho de que más del 51 por ciento de las cuentas de ahorro, producto estrella para la inclusión financiera, están inactivas.

Los propios banqueros son conscientes de que la escasa utilización de los productos financieros es un síntoma de que la bancarización puede no estar siendo tan efectiva o que se está llegando a las personas con productos que no están cumpliendo con sus expectativas.

Argumentan que, por ejemplo, en el caso de Familias en Acción no se cumple del todo el propósito de que los subsidios que el Gobierno les deposita a las personas en las cuentas electrónicas se utilicen en pagos y transferencias. En la mayoría de los casos, las familias retiran los recursos tan pronto se los consignan.

“El uso (de los productos) es un factor relevante, es decir, la predisposición mayor o menor de las personas a utilizar el sistema financiero formal más allá de las barreras existentes y la infraestructura. Este no es un hecho menor, pues se observa en muchos países de la región una proporción importante de familias que tienen predilección por los servicios financieros informales”, sostuvo Tuesta, del BBVA.

María Mercedes Cuéllar, expresidente de Asobancaria, ha insistido en que no se pueden desconocer los avances del país en materia de inclusión financiera, pero es consciente, además, de que en ese frente aún queda un camino largo por recorrer, más si Colombia quiere ser parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde).

Sostuvo que es necesario crear “un entorno regulatorio que incentive y promueva el acceso a los servicios financieros, que incluya medidas que desestimulen los pagos en efectivo y favorezcan la utilización de los medios de pago electrónicos, y no todo lo contrario”, algo en lo que no ayuda mucho la recién aprobada reforma tributaria, en opinión de los banqueros.

“Si avanzamos en esta dirección, los resultados se reflejarán en el desarrollo económico y social del país y en la disminución de la ilegalidad, la evasión tributaria y la elevada informalidad”, puntualizó Cuéllar.

Hay buen entorno para la inclusión

En su análisis ‘Inclusión financiera, crecimiento y desigualdad: modelo para Colombia’, el Fondo Monetario Internacional destaca los avances del país en ese frente –como la Ley de Garantías Mobiliarias, la eliminación de barreras para apertura de cuentas y la norma que permite a emisores de tarjetas recaudar depósitos y ofrecer servicios de pago electrónico– y dice que van en la dirección correcta. Junto con una regulación prudencial y un buen ambiente para el microcrédito, esto sitúa al país en el segundo lugar de un grupo de 55 naciones con mejor ambiente para la bancarización.

CARLOS ARTURO GARCÍA M.
ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.