Franceses pierden a cuatro de sus mejores dibujantes

Franceses pierden a cuatro de sus mejores dibujantes

Stéphane Charbonnier, Jean Cabut, Georges Wolinski y Bernard Verlhac, cuatro de las doce víctimas.

notitle
07 de enero 2015 , 09:50 p. m.

Francia perdió este miércoles a cuatro figuras irrepetibles de su panorama periodístico, los dibujantes ‘Charb’, ‘Cabu’, ‘Tignous’ y Wolinski, quienes fueron asesinados durante el atentado al semanario 'Charlie Hebdo'.  (Lea también: Caricaturistas de todo el mundo homenajean a sus colegas fallecidos)

El director del medio, Stéphane Charbonnier, ‘Charb’, era consciente del riesgo que corría, aunque no tenía intención de bajar la guardia, y hace dos años declaró preferir “morir de pie que vivir de rodillas”, en una entrevista con el diario Le Monde. Nacido en 1971, al noroeste de París, vivía bajo protección policial desde 2011, cuando la sede del semanario fue incendiada tras la publicación de varias caricaturas de Mahoma. Antes de tomar la dirección de Charlie Hebdo, que recientemente se había instalado en el distrito XI, en la proximidad de las plazas de la Bastilla y Republique, ‘Charb’ había colaborado con L'Echo des savanes, Télérama, Fluide glacial y L'Humanité, órgano del Partido Comunista francés.

Jean Cabut, ‘Cabu’, caricaturista celebérrimo en Francia desde hace décadas y colaborador de Charlie Hebdo desde su fundación en 1970, era el autor de una de las tres viñetas que en 2006 malhirieron la sensibilidad de los islamistas radicales, por lo que el semanario tuvo que ser protegido contra eventuales atentados. En aquel número, firmaba la imagen de la portada, en la que una figura en representación de Mahoma decía en su leyenda: “Es duro ser amado por tontos”, en coherencia con la línea editorial del semanario, que en los último años sufrió varios atentados sin víctimas. Este gran caricaturista que la semana próxima iba a cumplir 77 años y era padre del músico francés Manu Solo, fallecido a los 46 años en 2010, creó a lo largo de su carrera personajes tan conocidos como el ‘Grand Duduche’, héroe soñador, recuerdo de su época escolar en provincias, con el que comenzó a hacerse famoso.

Georges Wolinski, otro miembro histórico de la redacción asesinado este miércoles, nació hace 81 años en Túnez, era simpatizante del Partido Comunista sin haber militado nunca en él y dibujante habitual de su órgano de prensa, L'Humanité. Fue también colaborador de Hara-Kiri en sus ediciones mensual y semanal. De origen francoitaliano por parte de madre y judío polaco por su padre, fue redactor jefe de Charlie Mensuel y trabajó para otros medios como Action, Paris-Presse, Le Nouvel Observateur y Paris Match.

Nacido en París en 1957, retratista social y comprometido con su tiempo al igual que sus compañeros asesinados, Bernard Verlhac, ‘Tignous’, colaboraba en otros medios como Marianne, L'Echo des Savanes y Fluide glacial, así como en varias emisiones televisadas.

Anticapitalista convencido, en 2011 publicó su último álbum, 5 ans sous Sarkozy, y fue también el autor, entre otras obras, de Pandas dans la brume (2010), On s'énerve pour un rien, en 1991, Tas de riches (1999) y Le fric, c'est capital (2010).

Hasta este jueves en la madrugada francesa, la presidencia de ese país no había confirmado oficialmente su muerte, pero los medios locales lo incluyen en la lista de víctimas mortales, como la emisora pública France Info, que recogió la confirmación del abogado de Charlie Hebdo, Richard Malka.

Según los últimos datos divulgados, además de doce muertos, entre ellos dos policías y el economista y periodista Bernard Maris, el atentado dejó una veintena de heridos, de ellos cuatro en estado crítico. 

‘Charlie’, la pluma contra el radicalismo

La revista satírica de izquierda francesa ‘Charlie Hebdo’ fue fundada en 1992 y tomó su nombre de una publicación satírica anterior que existió entre 1969 y 1981 (primero como ‘Hara-kiri’, ‘Hara-kiri hebdo’ y finalmente como ‘Charlie Hebdo’).

Su fundador fue François Cavanna, fallecido el 29 de enero de 2014 a los 90 años, a quien sucedió su discípulo, el dibujante Stephane Charbonnier ‘Charb’, que continuó con la línea considerada blasfema por los musulmanes y libertaria por el consejo editorial.

El semanario se ha caracterizado en los últimos años por ridiculizar a las principales figuras del mundo islámico y de quienes han mostrado posiciones extremistas dentro del Corán.

EFE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.