Pasto remató Carnaval de Negros y Blancos con exaltación al artesano

Pasto remató Carnaval de Negros y Blancos con exaltación al artesano

Muchos vivas se escucharon en el Desfile Magno, durante el último día de la fiesta nariñense.

notitle
06 de enero 2015 , 08:28 p. m.

“¡Qué dicha estar aquí, mirá!”, le dijo una mujer de unos 40 años, con un notable acento vallecaucano, a su hija, de unos 15, mientras esperaban la llegada de las carrozas, eje central del Desfile Magno, realizado este martes por la avenida Boyacá, el mismo lugar donde días atrás se había presentado el desfile con los niños y jóvenes, el cual se conoce como el Carnavalito.

“¿Qué decís”, le gritó su hija, ya que era difícil que la escuchara en medio de la algarabía y el público, que gritaba: “¡Que viva Pasto! ¡Que viva el artesano nariñense! ¡Que viva Ipiales!”

Y es que en el Día de Blancos, que significa la llegada del último día del Carnaval de Negros y Blancos de este año, lo único que se logró oír con claridad fueron las ovaciones para las más de 80 comparsas, murgas y personas que desfilaron por toda la senda del Carnaval, desde las 9 de la mañana y bajo el cielo despejado de San Juan de Pasto, con el volcán Galeras al fondo.

Alegres comparsas acompañaron la caravana de carrozas que pastusos y turistas pudieron disfrutar en el último día del carnaval. Efe

En esa cantidad estaban incluidos colectivos coreográficos, murgas con clarinetes, acordeones y tambores que dieron inicio a este desfile, donde chicos, grandes, jóvenes y viejos recorrieron la Senda del Carnaval, exhibiendo trajes cargados de color e imaginación, y en los que se demuestra la recursividad del artesano nariñense.

 Uno de los primeros colectivos en pasar fue Tierra de Tambores, con el sabor de la cultura afro del Nariño. Luego, una carroza con la delegación de Brasil, país invitado de honor a esta edición del carnaval, en el que varias garotas bailaron samba y aprovecharon para saludar a la gente con un “Que viva Pasto”.

Así, poco a poco, las calles se llenaron de color, con los trajes y la música, hombres disfrazados de chamanes que arrojaron dulces al público y otros que, como si fueran hormigas, lograron sostener disfraces que pesaban entre 10 y 25 kilos. Entre tanto, aprovecharon para pedir una “histeria”, es decir, un grito de alegría por el carnaval y por la gente.

Estas primeras presentaciones fueron la antesala al impresionante desfile de carrozas motorizadas y no motorizadas, hechas principalmente con icopor y cartón y que fueron talladas, esculpidas y pintadas para convertirse en enormes figuras en las que se exaltaron personajes como el fallecido nobel de literatura colombiano, Gabriel García Márquez; la Pacha Mama, animales como el armadillo o instrumentos como el charango.

La creatividad de los nariñenses también fue reflejada en los disfraces que se pudieron observar en Pasto. Efe

A eso de las 12:30 del día empezaron a asomarse las primeras carrozas por la plaza del Carnaval, a la que no le cabía un alma más. Mientras tanto, el público coreó estrofas como “Mi Nariño es tierra firme, el trabajo es su bandera” o La Guaneña, una de las canciones más tradicionales.

Las carrozas, además de ser una muestra de la paciencia y laboriosidad con la que se trabaja en Nariño, son una oportunidad para exaltar a quienes generan orgullo entre los pastusos.

Por esto, además de los símbolos autóctonos, desfilaron carrozas que han hecho quedar bien al país a nivel internacional, como los jugadores de la Selección Colombia, Mariana Pajón o Catherine Ibargüen, entre otros.

Así fueron desfilando una a una las carrozas, en las que se exaltó a la mujer, con carrozas como ‘Mujer guerrera de vida’, de los hermanos Córdoba. También al volcán Galeras, de la mano de Holman Darío Cabrera, quien dijo: “El león ha despertado para gozarse esta fiesta”.

O la Perla del Pacífico, de Carlos B. Valdivieso, una carroza con un enorme pez que se creó para homenajear a San Andrés de Tumaco. También hubo otras inspiradas en Macondo, como la de Omedo Delgado, y otras alegóricas a figuras mitológicas, como cancerbero o el minotauro.

Cada una entregó su respectiva ‘ficha técnica’ o descripción de la carroza, en la que se indicaba el autor de la idea, el grupo que ayudó a realizarla o el pintor que la finalizó.

Una verdadera muestra de arte efímero –puesto que solo unos días después las carrozas son destruidas– fue este desfile, un recorrido de unos siete kilómetros en el que se pudo apreciar una tradición de décadas, en la cual los artesanos y sus familias idean qué llevar al próximo festival.

Ganadores del desfile de carrozas

Además de recibir un estímulo económico, podrán participar el año entrante en el carnaval: Categoría Carroza no motorizada: Héctor Ignacio Oviedo Bravo, motivo: 'Al son de cuy sabor' (primer puesto), Jaime Orlando Benavides Hidalgo, motivo: 'De Colombia para el mundo' (segundo puesto); Gilberto Reinaldo Jojoa Jojoa, motivo: 'Mitología' (tercer puesto). Categoría Desfile de Carroza: José Avelino Córdoba Rodríguez y José Luis Córdoba Ruiz, motivo: 'Mujer, guerrera de vida' (primer lugar); Leonardo Augusto Zarama Cardona, motivo: 'Loco Motora' (segundo lugar); Holman Darío Cabrera, motivo: 'Su majestad el carnaval (tercer lugar).

Fiesta también se vive con batalla de espuma

Mientras miles se congregan alrededor del desfile de carrozas, otros se divierten en una especie de guerra de la espuma. Efe

Así como el 5 de enero es el Día de Negros, la jornada de ayer fue la de los blancos, en la que las personas se tomaron las calles de Pasto.

En el centro de la ciudad, por ejemplo, la mayoría de establecimientos comerciales estuvieron cerrados para que la gente pudiera ‘jugar’ a la carioca y a la ‘pintica’ con mayor libertad, puesto que en la senda se les pide que no utilicen la espuma, para evitar que se deterioren las carrozas o se caigan los saltimbanquis. Sin embargo, en medio de la emoción es imposible que esto no suceda.

La gente que no alcanzó a ubicarse en la senda del carnaval o que quiso descansar o tomarse algo se dedicó a caminar por las calles, la mayoría bañados en espuma y cubiertos para protegerse del sol.

En una sociedad que se divide por clases y por estratos socioeconómicos, días como el 5 y el 6 de enero permiten que gentes de diferentes edades y procedencias se integren sin importar su origen, raza o postura política, y reafirmen por qué el Carnaval de Negros y Blancos es una celebración del mundo entero.

Este miércoles se llevará a cabo desde las 8 de la mañana el undécimo Festival del Cuy y la Cultura Campesina, en la Unidad Deportiva y Recreacional Ambiental (Udra), en Obonuco, cerca de Pasto. Esta es una actividad que busca ayudar a las familias que se han dedicado por años a la preparación de este plato típico.

Y para quienes quieran volver a ver las carrozas estará el Paseo Peatonal del Carnaval, de 8 de la mañana a 6 de la tarde, por la avenida Los Estudiantes con paralela y la avenida Panamericana.

MARÍA ALEJANDRA TORO VESGA
Enviada especial de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.