Estudian central térmica para Bogotá como plan B para evitar un apagón

Estudian central térmica para Bogotá como plan B para evitar un apagón

La generadora de energía podría costar US$ 800 millones, dijo el presidente de la EEB.

notitle
06 de enero 2015 , 08:09 p.m.

El presidente de la Empresa de Energía de Bogotá (EEB), Ricardo Roa, informó que se viene estudiando la posibilidad de construir una central térmica como alternativa de generación de energía para el Distrito. Este es el plan B para evitar un apagón en caso de que no entre en operación el proyecto Nueva Esperanza, a finales del 2015, cuando se espera una demanda pico en el servicio.

¿Las inversiones de la EEB en el 2015 a cuánto ascenderán?

El plan de inversión del Grupo de Energía para el 2015 alcanza los 2.000 millones de dólares (alrededor de 4,5 billones de pesos).

¿Cuáles son las inversiones prioritarias?

Estamos mirando a nivel internacional proyectos nuevos para transporte de gas en México y generación de energía en Brasil. Son expectativas que pueden sumar unos 700 millones de dólares. A nivel nacional, la EEB aspira a ganar las convocatorias de la Unidad de Planeación Minero-Energética (Upme) para proyectos de 500 kilovoltios, como el refuerzo para la Costa Caribe, con la línea de transmisión Cerro Matoso-Chinú-Copey, y para el suroccidente, con la subestación Alférez; la conexión Ituango y la subestación La Loma. Son proyectos que valen 990 millones de dólares.

¿En ese plan de refuerzos para garantizar energía no está Bogotá?

No, porque las subestaciones que se necesitaban para suplir la no entrada del proyecto Nueva Esperanza ya se desarrollaron, que eran la de El Tunal y la del norte, que inauguró Codensa.

¿No hay plan B si no entra el proyecto Nueva Esperanza a finales del 2015?

Estamos pensando en otra alternativa de generación de energía para el Distrito y los municipios vecinos. Se estudia la posibilidad de desarrollar una central de generación térmica que sirva de respaldo a las necesidades de demanda eléctrica de la región.

¿En qué etapa del estudio se encuentra esa planta, cuál sería su costo y dónde la harían?

Estamos en la estructuración, la ingeniería básica y los diseños preliminares de la central, y evaluando si se haría en el altiplano cundiboyacense o en la zona de Villavicencio. Funcionaría con gas y su capacidad sería de 400 a 600 megavatios. Pensamos que podría estar lista en dos o tres años. El costo dependerá de cómo se quiera la planta, pero calculamos que podría ser de unos 800 millones de dólares.

Pero mientras construye esa planta, si no entra Nueva Esperanza, ¿qué pasará con Bogotá?

Hay otros proyectos en los que se viene trabajando. Uno es el del norte y las subestaciones Chivor II, con instalaciones en inmediaciones de Gachancipá; el otro es la ampliación de la subestación Bacatá, situada en Tenjo. Y está la línea de transmisión Sogamoso-Norte-Nueva Esperanza, de 500 kilovoltios, que garantizarán el suministro de energía al centro y oriente del país.

Persisten las denuncias que la EEB se convirtió en la caja menor del Distrito para pagar contratos de bajos montos…

Se ha malinterpretado una función social. La empresa tiene una fundación y a través de ella se ejecutan algunos de los programas que son de compensación social y ambiental para la ciudad. Son inversiones menores y están encaminadas a atender programas como el manejo de comunidades.

¿Por qué la EEB financiará la cedulación de habitantes de la calle, cuando ese trabajo quizás lo debía hacer la Secretaría de Integración Social?

En el Distrito hay muchas necesidades de orden social y las entidades no cuentan con recursos para atenderlas. La Fundación de la Empresa de Energía puede apoyar proyectos, dentro de su plan de responsabilidad social, y es lo que ha venido haciendo. Tenemos 2.000 habitantes de calle y no hay quién les dé los 20.000 pesos que necesitan para tener su cédula de ciudadanía. Por eso, los estamos ayudando, les estamos dando una identidad. Eso no es hacer política, como dicen; es hacer retorno social con una población por la que no se había hecho nada antes en la ciudad.

Circulan correos donde dicen que usted ha nombrado varios de sus familiares en la EEB...

Nadie familiar mío o pariente lejano ha sido nombrado en la empresa. Lo que sí he hecho en estos 100 días de gobierno es recomponer las relaciones con los accionistas, los litigios que había en la Administración y llenar vacantes con personal técnico y calificado para responder a las expectativas de crecimiento y desarrollo que me han impuesto.

¿Nombró al hijo de la presidenta del Consejo de Estado, tribunal del cual, precisamente, dependía el fallo sobre el POT y tramita la destitución de Petro?

La persona que usted me dice fue nombrada en la empresa por sus altas capacidades y su hoja de vida. No sabía que era el hijo de la presidenta del Consejo de Estado.

BOGOTÁ
lucgom@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.