'El objetivo era comprar el inmueble para Contraloría': Sandra Morelli

'El objetivo era comprar el inmueble para Contraloría': Sandra Morelli

Arremetió contra el contralor Edgardo Maya. Dijo que creyó que era 'una persona mucho más firme'.

notitle
06 de enero 2015 , 08:04 a. m.

La excontralora Sandra Morelli explicó este martes en diálogo con 'La W Radio' las razones por las cuales el contrato de arrendamiento de la sede de la Contraloría se firmó bajo las condiciones y cláusulas que actualmente la tienen bajo investigación de la Fiscalía.

La exfuncionaria, quien viajó a Italia alegando falta de garantías ante la Fiscalía, dijo que la Contraloría buscaba comprar bajo "las mejores condiciones", a futuro, el inmueble del edificio de Gran Estación II, donde funcionó por los últimos tres años este organismo de control. (Lea también: Argumentando falta de garantías, Morelli salió del país hacia Roma).

“Había una serie de economía en escala muy importante. En ese contexto y en esa lógica cuando usted hace un negocio pensando en el mayor beneficio de la parte pública, lo lógico es comprar ese edificio. Yo lo hablé con el presidente Santos. Estuvo totalmente de acuerdo”, dijo Morelli y luego explicó que el pago del arriendo debía contabilizarse como una inversión para comprar a futuro con un contrato bajo la modalidad de leasing.

“Si usted no compra sencillamente no hizo la inversión, como está pasando ahora (…) Si lo compraba se volvía inversión. Esa es la salida lógica de un negocio complejo donde todo estaba hecho para beneficiar a la nación”, declaró.

Este contrato tiene en líos a Morelli con la justicia. La Fiscalía la investiga por celebración de contratos sin cumplimiento de requisitos legales y peculado por apropiación a favor de terceros.

El polémico contrato que firmó la excontralora se venció el pasado 31 de diciembre y no fue prorrogado por el actual contralor general, Edgardo Maya, debido a las presuntas irregularidades que contenía y tras una advertencia de la Fiscalía en la que le dijo que de prorrogarlo, él también podría ser sujeto de investigaciones por parte del ente acusador.

Actualmente, la Contraloría no tiene una sede para operar y sus funcionarios no tienen acceso al edificio, lo que tiene frenada la emisión de certificados fiscales indispensables para la contratación pública y las investigaciones fiscales congeladas. (Lea también: Cierre de sede de la Contraloría ya afecta contratación oficial).

Morelli dijo que la situación actual de la Contraloría, que actualmente no tiene sede, no corresponde a una emergencia manifiesta, como lo declaró el contralor Maya la semana pasada, pues tuvo cerca de 4 meses para prever que podía quedar sin instalaciones donde funcionar.

Agregó que para su traslado al edificio de Gran Estación II y su adecuación en equipos tecnológicos se realizó una inversión de 53.000 millones de pesos.

La Contraloría está a la espera de que se resuelva una tutela interpuesta por el sindicato Ascontrol que pide a un juez autorizar la estadía de los funcionarios de la entidad por seis meses más en ese edificio. También está pendiente de que se resuelva la apelación de la tutela que, con las mismas pretensiones, fue negada al defensor del pueblo, Jorge Armando Otálora.

Sobre su regreso al país, Morelli reiteró que volverá a Colombia aunque dijo que no sabe en qué fecha, pues está pendiente de la programación y el cronograma de las audiencias en su proceso. Declaró que, como ya le imputaron cargos “ahora viene el juicio ante la Corte” al que asistirá. (Lea también: Morelli incurrió en detrimento de 12.292 millones de pesos': Fiscal)

Además, dijo que vuelve al país porque está confiada en que no la “van a meter a la cárcel”. El Tribunal Superior de Bogotá negó la solicitud de la Fiscalía para que se librara una orden de captura en su contra.

Arremetió contra el contralor Edgardo Maya

La excontralora Sandra Morellí dijo que hay una “conspiración” para que no se haga control fiscal para que se beneficie un ‘statu quo’, es decir, que se adelanten acciones sin cumplir las condiciones que impone la Contraloría.

Sobre Maya, dijo que creía que era “una persona con una personalidad mucho más firme, más clara”.

“Él conoció perfectamente el contrato, se le informó en detalle, se le planteó que si se hacía la prórroga, que si no se hacía, que si se hacía el leasing, se le plantearon todos los escenarios, es más, a él y a los demás candidatos a la Contraloría los invité para hablarles de esto y de otros contratos que se hacían (…) para que ellos no dijeran: ¡Ay, ahora estoy soprendido!”, dijo.

Luego declaró que en su momento Maya hizo revisar el contrato y dijo que era “perfecto”, que no tenía “ningún problema” y que la solución era comprar el edificio.

“De la noche a la mañana, los mismos asesores que redactaron esa cláusula en la Contraloría como asesores míos ahora presentan demanda ante el tribunal de arbitramento diciendo que es ilegal y tiene objeto ilícito. Eso responde a un libreto porque uno no puede tener conceptos jurídicos tan encontrados y tan distintos”, dijo.

Morelli dijo que se había ido del país con una imagen “totalmente” distinta de Maya al punto que le parece “que es otro ser humano”.

Pero aclaró que "eso no importa", pues lo realmente relevante para ella es que en el país la vigilancia fiscal está frenada y eso va en contravía de la Constitución Política. Acto seguido, agregó que Maya tuvo suficiente tiempo para prever las consecuencias de no prorrogar el contrato de la sede.

JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.