La Fiscalía enfila baterías contra 16 bandas criminales

La Fiscalía enfila baterías contra 16 bandas criminales

Además del 'clan Úsuga', 'Rastrojos' y 'Erpac', se atacarán a otras 13 de alto impacto criminal.

notitle
04 de enero 2015 , 08:19 p. m.

Las bandas criminales de bajo perfil serán una de las prioridades de las autoridades en la lucha contra la delincuencia organizada del país este año.

Si bien los objetivos de alto valor para la Policía y Fiscalía son ‘Otoniel’, del ‘clan Úsuga’; ‘don César’, de ‘los Rastrojos’, y ‘Pijarvey’, del ‘Erpac’, jefes de las principales estructuras del crimen organizado, hay otras 13 bandas, de 90 que han sido identificadas, que generan alta afectación criminal y que son motor de otras formas de delincuencia. (Conozca cómo están repartidas las bandas criminales en Colombia en este reportaje de datos)

Héctor Orlando Bastidas Bravo, cabecilla de ‘la Constru’, en Putumayo, y alias Vicente Soto, líder de ‘los Sotos’, en los Llanos, entre otros, son algunos de los delincuentes sobre los que las autoridades han puesto la mira.

En un documento conocido por este diario, la Fiscalía hizo una caracterización de estas estructuras y de cómo operan en todo el país.

La primera región es el Caribe, donde operan ‘los Rastrojos’ y el ‘clan Úsuga’, quienes han aprovechado los puertos y la posición estratégica de la isla de San Andrés para fines ilícitos, como el narcotráfico.

Otras bandas más pequeñas, como ‘los Pachenka’ y la red de ‘Marquitos’ Figueroa, capturado en octubre pasado en Brasil, se han constituido al rededor del contrabando, el secuestro, el narcotráfico y el homicidio, gracias a que este territorio tiene la frontera con Venezuela y el comercio circula por la troncal del Caribe.

También hay presencia de la banda de ‘los Giraldo’ y ‘los Costeños, que disputan control de territorio, las rutas del narcotráfico y el cobro de extorsiones a comerciantes.

En Antioquia y Montería, que componen la segunda región, el nudo de Paramillo, entre los dos departamentos, por donde se extienden rutas de narcotráfico y que son corredor de movilidad de grupos armados al margen de la ley, resulta estratégico para el ‘clan Úsuga’.

Nueve municipios de Antioquia, cinco de Chocó y uno de Córdoba componen la región de Urabá, donde el golfo resulta ser un punto clave para el comercio, narcotráfico y tráfico de armamento proveniente de Centroamérica, que es aprovechado principalmente por el ‘clan Úsuga’. En el territorio también hay minería ilegal, extracción de madera a gran escala y extensas áreas de cultivos ilícitos.

En la cuarta área priorizada por la Fiscalía, compuesta por Norte de Santander, Santander, Arauca, Boyacá y Cundinamarca, disidencias del Epl y ‘los Botalones’ mueven rutas de tráfico de armas, droga y contrabando. Por su configuración espacial estratégica también se mueven allí redes del ‘clan Úsuga’ y ‘los Rastrojos’.

En el Amazonas hay presencia de ‘los Caqueteños’, dedicados a la producción y comercialización de droga.

En el Pacífico, además de el ‘clan Úsuga’ y ‘los Rastrojos, ‘la Empresa’ es una ‘oficina de cobro’ que también ofrece sus servicios delictivos. Los puertos comerciales de Tumaco y Buenaventura, además de la importante red fluvial de este territorio, son aprovechados por estas redes como rutas del narcotráfico, tráfico de armas e ingreso de insumos para el procesamiento de estupefacientes.

Según la Fiscalía, el Eje Cafetero, por donde se mueve la banda criminal ‘la Cordillera’, es de importancia para el microtráfico y el lavado de activos. Por esta parte del país se mueve el 75 por ciento de las exportaciones e importaciones del país.

En la región de los Llanos Orientales, ‘los Sotos’ son un grupo familiar dedicado a la extorsión y al homicidio. Los ríos de la región son utilizados como rutas de microtráfico y tráfico de armamento procedente de Venezuela y Brasil por las Farc, el Eln y el ‘Erpac’. También opera la banda de ‘los Rudos’.

‘La Constru’, en el Putumayo, se dedica al cobro de extorsiones y asesinatos, y recientemente se denunció una alianza con las Farc.

Posconflicto llama la atención

La Fiscalía prevé atender un posible escenario de posconflicto con el fin de evitar el crecimiento de las bandas criminales o la conformación de nuevas estructuras. El ente acusador pretende prestar especial atención a las áreas donde se concentran contrabando, narcotráfico y minería ilegal, que han sido fuente de financiación de estos grupos.
“El espacio criminal no cambia, el fenómeno criminal sí”, dice la Fiscalía al señalar que las bandas son un fenómeno dinámico y en constante mutación.

JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.