Tensión en Venezuela por un posible nuevo desplome del bolívar

Tensión en Venezuela por un posible nuevo desplome del bolívar

Panorama para este 2015 luce peor que el de 2014. Expectativa por medidas.

notitle
04 de enero 2015 , 08:07 p.m.

Por segundo enero consecutivo los venezolanos reciben el año con certeza de devaluación de la moneda.
En 2014 tuvieron que esperar hasta el 22 de enero para que el gobierno del presidente Nicolás Maduro oficializara los ajustes al precio del dólar –cuyo precio y distribución controla desde hace 11 años– luego de una abrupta caída en las importaciones que sumieron al país en una profunda escasez y desabastecimiento de productos.

El panorama en 2015 es peor. Las importaciones privadas del año que terminó se contrajeron 12,3 por ciento más y fue el Gobierno quien asumió la compra de todo lo que se consume en el país con las limitaciones propias de un Estado marcado por la corrupción (25.000 millones de dólares perdidos en el régimen de control cambiario), la improductividad y la ineficiencia fiscal y monetaria.

Esta última deja al país en recesión y con una inflación superior al 60 por ciento; el precio del dólar paralelo en casi 200 bolívares –30 veces por encima del valor oficial– y un desabastecimiento de alimentos superior a 30 por ciento, y de medicinas de 50 por ciento. Todo ello con un agravante, la caída de los precios del petróleo durante el último trimestre del año y que hoy tienen al crudo venezolano cotizando a 50 dólares el barril. El presupuesto nacional de 2015 se calculó con el petróleo a 60.

Todavía no se saben los términos exactos de las medidas, pero lo que debe ocurrir es una devaluación del bolívar que elimine el precio oficial de 6,3 bolívares por dólar y lo “sincere” a términos tales que frene el aumento del precio del dólar negro. Algunos expertos ubican ese precio entre 30 y 50 bolívares por dólar.

Los economistas creen que debe eliminarse la existencia de un múltiple régimen cambiario (actualmente el Gobierno vende los dólares a 6,3 para unas cosas, para otras a 11,7 y para otras a casi 50) que distribuye pocas divisas y se instaure un solo precio bajo un sistema eficaz de distribución.

No hay mucha confianza en que el gobierno de Maduro llegue tan lejos, sobre todo porque esto implicaría un aumento general de precios y quizá algún recorte de gasto público.

“Las políticas cambiarias siempre están asociadas a la devaluación del bolívar, y si ellas son incómodas para un presidente con liderazgo, lo son más para alguien que no lo tiene, ya que Nicolás Maduro alcanza el 22 por ciento de popularidad”, aseguró el economista José Guerra. 

VALENTINA LARES MARTIZ
Corresponsal de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.