La fiesta que se forma en las calles y que es de todos

La fiesta que se forma en las calles y que es de todos

El Carnaval de Negros y Blancos de Pasto es una muestra de sincretismo entre tres culturas.

notitle
04 de enero 2015 , 06:52 p.m.

De polvos perfumados a espuma, de discretos carros decorados con serpentinas a imponentes desfiles de carrozas que sobrepasan los 20 metros de altura, el Carnaval de Negros y Blancos de Pasto ha tenido una evolución significativa en estos casi cien años en los que se viene realizando.

Actualmente, se efectúa del 2 al 7 de enero, pero lo cierto es que, son los días 4, 5 y 6 cuando se vive el éxtasis de esta celebración, inscrita desde el 2009 en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, de la Unesco.

“El carnaval cambia totalmente la vida cotidiana y pone todo patas arriba”, señala el historiador Arturo Bolaños sobre esta fiesta, en la que priman la unión y la igualdad, a la vez que se exaltan símbolos de las culturas andina y nariñense, como el sol de ocho puntas, el churo cósmico –una especie de espiral que representa la cosmovisión de los indígenas pastos– y animales como el cóndor, el colibrí o el jaguar.

De carácter totalmente popular, el Carnaval de Negros y Blancos rompe con la tranquilidad de la ciudad en un buen sentido, ya que durante estos días gente de todas las edades, desde los 2 años en adelante, recorre las calles y disfruta de los desfiles y comparsas característicos, además de otro tipo de actividades satélite que se tejen alrededor de este.
Es así como el festival se toma diferentes calles de San Juan de Pasto y lugares céntricos, como la plaza del Carnaval. También se establece una senda del carnaval, que atraviesa y parte en dos la ciudad.

Los inicios del carnaval

En estos espacios se vive desde el 28 de diciembre el precarnaval, que da inicio a las fiestas, en cuya última jornada se realiza el Festival del Cuy y la Cultura Campesina, con diferentes actividades que reivindican la identidad del valle de Atriz.

Se dice que fue en 1926 cuando se comenzaron a tener registros de prensa de este carnaval, noticias y crónicas en las que se dejó por escrito la forma en que se mezclan elementos de la cultura indígena precolombina, la hispánica colonial y la afronariñense.

El antecedente fue un festival estudiantil o Festival de la Educación y la Cultura, que se llevó a cabo en dicho año y en el que se eligió a una reina, se presentaron obras teatrales y desfiles de carros adornados con serpentinas y unas esculturas hechas en papel maché.

Un año después, según Lydia Inés Muñoz, miembro de la Academia Colombiana de Historia, presidenta de la Academia Nariñense de Historia y autora del texto Evolución histórica del Carnaval Andino de Negros y Blancos de San Juan de Pasto (1926-1998), el carnaval empezó a tomar forma. Y en 1928, específicamente el 4 de enero, se incorporó la llegada de la familia Castañeda.

Las otras dos jornadas claves son el Día de Negros, el único del año en el que los esclavos negros podían disfrutar de una jornada de fiesta y que hoy se caracteriza por el juego de la pintica, en el que extraños y conocidos se pintan unos a otros las caras con pintura negra y que es un ejercicio de proximidad con el prójimo, en el que se eliminan las barreras sociales y culturales, puesto que no se sabe quién está al lado, no interesa.

Aun así, según explica Muñoz en el texto que trata de la evolución del carnaval, se tienen registros en los que se dice que el acto de pintarse la cara se realiza aproximadamente desde 1854.

Los elementos claves

Algunos de los elementos que caracterizan a este carnaval son las máscaras y los coloridos disfraces que se usan en los desfiles, la pintica –con la que se pinta al otro, bien sea con talcos o con pinturas blancas o negras, incluso de colores–, en un juego donde priman las caricias.

También están las comparsas, con colectivos coreográficos no solo de Pasto, sino de otras regiones de Nariño.

La utilización de la carioca o la espuma del carnaval, con la que se rocía a la gente en la calle, bien sea que se trate de un amigo o de un desconocido, se ha incorporado a esta fiesta en los últimos años, señala Bolaños, quien escribió sobre esta celebración para el libro Patrimonio de la Humanidad en Colombia, de la Editorial Planeta y el Ministerio de Cultura.

No se pueden dejar a un lado las murgas con instrumentos andinos –quenas o zampoñas–, las murgas de fuelles, con acordeones o violines, y las de metales y maderas, con clarinetes o saxofones. Y por supuesto, los colectivos coreográficos, los disfraces individuales, las comparsas y las carrozas no motorizadas, que hacen parte del Desfile Magno, que será mañana, desde las 9 a. m., en la Senda del Carnaval.

Una fiesta de matices

Por otra parte, Bolaños afirma que este carnaval también ha servido para “matizar ese dolor”, refiriéndose no solo a la situación de violencia que sufre el departamento de Nariño por culpa de grupos guerrilleros, paramilitares y bandas criminales, sino también al aislamiento que ha vivido durante siglos.

Sin embargo, el hecho de estar en la lista de la Unesco le ha permitido a Nariño abrirse más al mundo. También, la acción de personajes como Sigifredo Narváez, de 81 años y que lleva 63 participando en esta gran fiesta cultural: “El carnaval es diversión y gracias a este hemos dado a conocer a Pasto, no solo en Colombia, sino ahora en todo el mundo”, dice, mientras observa una enorme escultura suya, hecha con icopor, engrudo y papel y que representa su última participación en el carnaval.

Y es que luego de seis décadas, Narváez deja su legado a sus hijos y a sus nietos, entre quienes se encuentran dos que cursaron la carrera de artes plásticas.

Este maestro artesano junto a Alfonso Zambrano, Manuel Estrada, José Ordóñez y Claudio Gómez, entre otros, fueron quienes formaron la primera generación de creadores de carrozas, las cuales son hoy en día un elemento de vital importancia en el carnaval.

Curiosamente, Narváez se dedica el resto del año a una actividad que suele causar bastante tristeza en la gente: hacer ataúdes para niños. “Son los contrastes de la vida, y esa ha sido mi manera de sostenerme”, dice.
Ahora que se retira, su sueño es que le ayuden a crear una “escuelita” para que las nuevas generaciones aprendan este oficio.

Y si bien el carnaval sigue vivo por el arraigo que existe en la gente, también permanece vigente por la acción de un grupo de personas que se encargan de identificar las falencias y puntos por mejorar del mismo, como parte del Programa Especial de Salvaguardia (PES), que se estableció mediante la Resolución 2055 del 2010 del Ministerio de Cultura y con el cual se busca “el fortalecimiento, revitalización, sostenibilidad y promoción de la respectiva manifestación”.

Es así como, anualmente, el Consejo de Salvaguardia del Carnaval de Negros y Blancos de Pasto se encarga de evaluar las fallas y aspectos por mejorar de este, puesto que, como toda expresión cultural, hay amenazas que pueden afectar su esencia.

También, desde Corpocarnaval –entidad que organiza este evento– y el gobierno local se hacen labores de capacitación con los artistas, para preservar la técnica del papel encolado, con la que se realizan la mayoría de las carrozas: “Este es uno de los trabajos más representativos de Nariño”, dice Andrés Jaramillo, director de Cultura de Corpocarnaval.

Esta técnica, que empezó en garajes y talleres, hoy en día se toma las calles de los barrios de los más de 18 talleres de artesanos que hay en Pasto. Ha permitido también profesionalizar el oficio artesanal, ya que hoy en día hay artesanos, artistas graduados de escuelas y universidades y cultores que asisten en la elaboración de las carrozas. Con este acto, se estrechan además los lazos familiares y se generan nuevas amistades.

Otro aspecto que protege al carnaval, según dice Jaramillo, es la ausencia de publicidad en la Senda del Carnaval. “No hay marcas, tan solo los logos de las instituciones que lo apoyan”. Con esto, buscan mantener vivos, en la esencia de este, el juego en las calles y la identidad y comunión entre todos.

Pasto les dio la bienvenida a los Castañeda

Cada 4 de enero, Pasto les da la bienvenida a los Castañeda, como muestra de hospitalidad. Por eso, ayer se vivió un desfile que comenzó alrededor de las 10 de la mañana, en la avenida Boyacá, y se prolongó por toda la Senda del Carnaval.

Desfilaron 26 estampas, compuestas en su mayoría por jóvenes pastusos que personifican a aquellos individuos que representan la historia y las costumbres de la ciudad.

Una de ellas, integrada por jóvenes vestidos como pilotos y mujeres con pantalones rojizos y gafas estilo aviador, quienes exhibían una copia de El diario del Sur, el día que registró la llegada del primer avión a Pasto, que vino de Ecuador, el 6 de marzo de 1921.

En palabras de Guisella Checa, gerente de Corpocarnaval, la jornada de ayer es la “puesta en escena teatral del carnaval”.

Desde 1928 se celebra este evento, que recuerda la llegada de una familia campesina proveniente de El Encano, a orillas de la laguna de La Cocha, y que iba en romería con destino a Las Lajas.

Ese año, los miembros de esa familia, que iba a pagar una promesa a la Virgen de Las Lajas, fue invitada a participar en las fiestas en esa ocasión.

Allí hicieron presencia con una carreta, y desde ese entonces se recuerda año tras año este acto, que representa la solidaridad y fraternidad de la gente de Nariño.

Los tesoros culturales de Colombia

Colombia cuenta con ocho celebraciones dentro de la Lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco. Nariño es el único departamento que tiene dos de estas: el Carnaval de Negros y Blancos y las Músicas de marimba y cantos tradicionales del Pacífico sur, que comparte con Cauca y el Valle del Cauca.

MARÍA ALEJANDRA TORO VESGA
PASTO

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.