En 13 años, poder de compra del salario mínimo ha aumentado 17 %

En 13 años, poder de compra del salario mínimo ha aumentado 17 %

Empresarios, trabajadores y Gobierno completan 4 semanas de discusiones sobre el salario del 2015.

notitle
27 de diciembre 2014 , 04:52 p.m.

El poder de compra del salario mínimo mensual que devengan buena parte de los trabajadores colombianos ha aumentado 17,15 por ciento en los últimos 13 años.

Hoy, empresarios, trabajadores y Gobierno adelantan las discusiones de lo que será el incremento salarial para el próximo año, sin que hasta el momento se haya tomado una decisión.

Durante el periodo comprendido entre el 2001 y el 2014, dicho salario en Colombia ha tenido incrementos por encima de la inflación causada en cada año, salvo en el 2009, cuando sobrevino la crisis financiera mundial. (Lea también: Concertación del reajuste salarial, monólogo de sordos: investigación).

Ese año, el alza del salario mínimo en el país estuvo 0,01 por ciento por debajo de la inflación del año inmediatamente anterior, la cual se situó en 7,68 por ciento, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (Dane).

Así, el salario que comenzaron a recibir millones de trabajadores colombianos a partir de enero del 2009 fue de 496.900 pesos.

El mayor crecimiento real en la paga de los trabajadores colombianos se dio este año que termina, cuando el alza del salario se ajustó 2,57 por ciento por encima de la inflación, que marcó 1,94 por ciento en el 2013.

Otros ajustes importantes se dieron en el 2006 y en el 2012, años en los que los incrementos del salario mínimo fueron de 2,1 y 2,08 por ciento por encima de la inflación, respectivamente.

Si el salario mínimo se hubiera ajustado solo con la inflación en estos últimos 13 años, a los trabajadores les habría correspondido en el 2014 un sueldo mensual de 525.864 pesos. Es decir que el incremento real ha sido de unos 90.000 pesos de hoy.

Para el 2015, las perspectivas salariales no son tan halagüeñas como en esos años anteriores, más si se tiene en cuenta la propuesta de 4,2 por ciento que los empresarios pusieron sobre la mesa de concertación que se viene reuniendo desde comienzos de diciembre.

Con una inflación que muy posiblemente rondará el 3,5 por ciento, el incremento real sería de solo 0,7 por ciento, similar al que se dio en el 2011, cuando el incremento fue del 4 por ciento y la inflación sobre la cual se concertó esa alza fue del 3,18 por ciento.

La esperanza para los trabajadores colombianos está sembrada en la propuesta del 9,5 por ciento que los sindicatos que los representan llevaron a la mesa de discusión, pero el problema es que nunca esas aspiraciones han tenido eco ni en el Gobierno ni entre los empresarios.

El presidente de la Confederación General del Trabajo (CGT), Julio Roberto Gómez, aspira a que, más allá del incremento del salario mínimo del 2015, comience a debatirse la fijación de un salario mínimo vital, que por lo menos debe ser igual a lo que cuesta la canasta familiar para las personas de ingresos bajos, que, aseguró, es de 1,3 millones de pesos, es decir, el doble de la remuneración básica de este año, que es de 616.027 pesos.

Nivel de vida adecuado

En su reciente estudio ‘Incumplimiento con el salario mínimo en América Latina’, que tuvo en cuenta a 17 países de la región, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala que, “considerando el tamaño promedio de los hogares en cada nación, en la zona urbana un salario mínimo líquido sería insuficiente para sacar de la pobreza a una familia, mientras que en el campo alcanzaría justo a cubrir la línea de pobreza de un hogar en Chile, Colombia, Costa Rica, Panamá y Ecuador”.

Tras su análisis, en el que se determinó en qué países los salarios de los trabajadores eran más altos y en cuáles esos niveles no eran tan representativos, pudo establecer que un sueldo mínimo muy elevado no solo estimula la informalidad laboral sino que también puede contribuir a que haya un mayor incumplimiento por parte de los empleadores en la paga de esos salarios.

Las posiciones de buena parte de empresarios y economistas sobre ese punto es que un alto salario mínimo eleva los costos de las empresas, estas generan menos empleo y por lo tanto aumenta la informalidad laboral. Por el contrario, sectores como los sindicatos consideran que un alto salario mínimo eleva la capacidad de compra de los hogares y por tanto la producción.

“Un salario mínimo muy bajo seguramente tendrá un alto grado de cumplimiento, pero será insuficiente en su misión de proporcionar un ingreso que permita satisfacer las necesidades básicas de los trabajadores y sus familias. En cambio, un salario mínimo elevado podrá satisfacer de mejor manera esas necesidades, siempre y cuando no redunde en la destrucción de empleo y su cumplimiento sea efectivo”, indica el estudio.

En 2011, el salario mínimo en Colombia era de 288,1 dólares y se situó para ese año por encima del promedio de la región, que fue establecido en 262,6 dólares.

Para ese entonces, Paraguay era el país con el mayor salario mínimo para sus trabajadores, con 384,4 dólares, mientras que en el otro extremo se ubicó Bolivia, con una remuneración mínima de 116,7 dólares. Esto provocó que, para el caso de Paraguay, el nivel de incumplimiento en el pago de esos salarios fuera uno de los más elevados en la región, junto con Costa Rica, donde esa paga llegó a equivaler 381,2 dólares mensuales en ese mismo año.

Expectativa por saber el alza para el 2015

La cuarta semana de diciembre terminó sin acuerdos entre trabajadores, empresarios y Gobierno, en la negociación para ajustar el salario mínimo del 2015.

A comienzos de la semana que terminó continuaron los contactos informales, pero no hubo nuevas reuniones de las tres partes que intervienen en esta discusión.

De todas ellas han seguido las manifestaciones de cordialidad, pero no hay señales de que muevan sus posiciones.

En los primeros días del mes hubo tres reuniones, y luego de estas solo ha habido los ya mencionados contactos informales.

En 18 años de existencia de la Comisión de Concertación Laboral solo ha habido acuerdo en cinco de estos.

EL TIEMPO

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.