El talento humano colombiano en el exterior

El talento humano colombiano en el exterior

Si la educación no es de calidad y si no hay de empleo, los colombianos continuarán emigrando.

notitle
26 de diciembre 2014 , 09:28 p.m.

Ofrecer igualdad de oportunidades a toda la población es la forma de romper la desigualdad y garantizar el progreso social. Por tanto, este debería ser el objetivo fundamental, de corto y de largo plazo, de la política pública en un país como Colombia.

Con mi mujer acabamos de tener una experiencia reveladora, conversando con una familia de inmigrantes colombianos que se radicó en Londres hace dieciséis años. Un buen amigo inglés nos puso en contacto.

El jefe de un hogar del Valle del Cauca se fue a buscar trabajo al Reino Unido después de perderlo en el país en la crisis de 1998. Le llamaba la atención Londres; la había conocido en las películas de James Bond. Obtuvo asilo político y emigró. A los tres meses, su señora y sus dos hijos, un adolescente de 12 y una niña de 5 años, viajaron a Inglaterra y se radicaron en Londres.

Los padres trabajaron duro limpiando oficinas. Un oficio que los europeos no quieren realizar, así se encuentren desempleados. El joven ingresó al colegio público a cursar la secundaria; la niña empezó por la primaria. Ambos terminaron el bachillerato. El uno entró a la universidad a estudiar arte; la hermana escogió las matemáticas puras. Concluido el pregrado, ambos siguieron a realizar maestrías en sus campos respectivos. El artista lo hizo en el Royal College of Arts.

En la actualidad, los dos colombianos se destacan en sus profesiones. El artista es muy bien reconocido en Europa y en los Estados Unidos (nadie es profeta en su tierra). El día anterior a nuestra conversación había regresado de exhibir su obra en Suiza. Le ha ido muy bien. Espera que su éxito no sea flor de un día, sino duradero en el tiempo.

La matemática –una muchacha hermosa– tiene un magnífico empleo en el Departamento de Transportes de la ciudad de Londres, en donde se dedica a la modelación de los flujos de tráfico de la ciudad. El artista está casado con una joven venezolana y tiene una niña de 5 años. En la actualidad, padres, hijos y nieta tramitan la ciudadanía del Reino Unido. Y, sorpréndase ustedes: ¡cincuenta personas de la familia ya han emigrado a Inglaterra y todos tienen empleo!

La migración, gracias a la audacia y al esfuerzo del matrimonio valluno, abrió las oportunidades para la segunda generación de esta familia colombiana, que las ha aprovechado a plenitud. En Colombia no las tenían. Y la educación que recibieron en Inglaterra fue de buena calidad; si no lo fuera, los muchachos no habrían avanzado en la forma en que lo han hecho.

Si la educación no es de calidad y si no hay oportunidades de realización personal y de empleo, los colombianos van a continuar emigrando, legal o ilegalmente. En este sentido, me parece que de la controversia que generó el artículo del profesor James Robinson en El Espectador (‘¿Cómo modernizar a Colombia?’, 13 de diciembre de 2014) deben rescatarse el énfasis en la importancia de la educación y la pregunta de “por qué no hay una discusión sobre educación en La Habana”.

Para el profesor, no solamente las gentes deben tener acceso a la educación, sino oportunidades. Y seguramente tiene razón al afirmar que este problema es más fácil de resolver que el problema de la tierra y que en las zonas urbanas hay menos pobreza y más oportunidades que en las rurales.

* * * *

Uno de los aspectos que causan mayor impacto a quien pasa un par de meses en Inglaterra como visitante en una de sus universidades tradicionales es la calidad del talento humano colombiano vinculado a los distintos centros educativos y que realiza estudios de posgrado. Es un motivo para el optimismo sobre el futuro del país, que no se compadece con la falta de visión de nuestros dirigentes y de nuestra clase política.

Carlos Caballero Argáez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.