Exsuperintendente de Salud pasó la Navidad en la cárcel por desacato

Exsuperintendente de Salud pasó la Navidad en la cárcel por desacato

Orden de arresto en contra de Gustavo Morales fue dictada por el juez tercero penal de Barranquilla.

26 de diciembre 2014 , 07:28 p.m.

El exsuperintendente de Salud Gustavo Morales Cobo pasó la Navidad en un calabozo de la Sijín de Bogotá por culpa de una orden de arresto del juez tercero penal del circuito de Barranquilla por el desacato a una tutela, que en su calidad de exfuncionario no debía cumplir.

Los hechos se remontan a agosto del 2013, cuando Morales, entonces superintendente, negó la habilitación como EPS de la empresa Salud Andina EPS-S S. A.

Morales tomó la decisión “porque algunos miembros de la junta directiva de la citada empresa estaban inhabilitados por ser funcionarios públicos o por ser gerentes de entidades de salud, condiciones que configuran como conflictos de intereses contrarios a los requisitos exigidos por la ley”.

A lo anterior se sumó una advertencia de la Oficina de Transparencia porque algunos miembros de la junta habían sido mencionados en procesos penales por sus presuntos nexos con paramilitares. La nota del Rafael Merchán Álvarez, secretario de Transparencia, hacía referencia al director del hospital infantil de Soledad (Atlántico), Pedro Mullet Mogollón, vinculado por Wilson Anderson Herrera, ‘Gafitas’, “con actividades delictivas en Sincelejo y Corozal (Sucre)”, y a Gerardo Vecino Villarreal, mencionado por Ignacio Fierro, alias ‘don Antonio’, como “colaborador de su grupo paramilitar”.

Ante la negativa a la EPS, Salud Andina inició acciones legales para revocar el acto administrativo, sin que se modificaran las condiciones o los miembros de la junta directiva.

Esas acciones incluyeron demandas a Morales y a la Superintendencia, y cinco tutelas, una de las cuales, la del juez noveno municipal con funciones de control de garantías, ordenó habilitar a Salud Andina como EPS.

“Buena parte de los problemas actuales del sistema de salud obedecen a que en el pasado las normas sobre esos requisitos no se aplicaban con rigor”, asegura hoy el exfuncionario.

Al no cumplirse la orden, el 16 de septiembre del 2014 quedó en firme el desacato, que desencadenó el arresto de Morales, a pesar de que dejó la Superintendencia el 4 de noviembre.

EL TIEMPO

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.