Que se sume Uribe

Que se sume Uribe

El Centro Democrático debe flexibilizar su posición y abrirse al diálogo.

notitle
22 de diciembre 2014 , 08:49 p.m.

Así le duela al expresidente Uribe y así no les guste a los amigos de la mesa de negociación entre las Farc y el Gobierno, es necesario que el Centro Democrático forme parte activa en la discusión del proceso de paz que se adelanta en La Habana.

Basta ya de trinos sangrientos como el que la representante María Fernanda Cabal publicó este fin de semana a través de su cuenta en Twitter. Colombia no necesita que desde el Centro Democrático nos recuerden la crudeza de la guerra con imágenes de bebés muertos a manos de la guerrilla o con fotografías de camiones quemados en las carreteras. Más allá de la legalidad o ilegalidad de la publicación de esas fotos, mostrar muertos no quita ni pone nada a lo que se negocia en Cuba, pero sí llena de odio a los colombianos.

No más arengas ni debates tuiteros entre los miembros del Centro Democrático y políticos que quieren lucirse defendiendo el proceso de paz. En esa red social no se está negociando nada. Ese no es el escenario para dar discusiones de fondo sobre el país que nos imaginamos al término de un proceso de paz. Nada de lo que allí se diga va a verse reflejado en los documentos finales. Los trinos de Uribe o de Pacho Santos terminan siendo disparos al aire sin ningún impacto sobre los acuerdos que se están dando en Cuba; ellos le hablan a una pared.

Sin duda, marchas y manifestaciones sirven para evidenciar que hay un grupo social que rechaza el proceso tal y como se está dando, ¿pero acaso en Colombia las protestas han cambiado alguna realidad? ¿Las marchas contra el TLC impidieron el acuerdo comercial con los Estados Unidos? ¿Las protestas de los estudiantes lograron que el sistema educativo mejorara? Hay que bajarse de esa nube: unas protestas no van a cambiar nada así salgan mil, dos mil o cinco mil personas a la calle. Aquí eso no sirve. Los escenarios para presionar y negociar son otros.

Por esto, el Centro Democrático debe flexibilizar su posición y abrirse al diálogo, aunque también el Gobierno debe detenerse a hacer una reflexión.

No se puede desconocer la existencia de un grupo de personas que no está de acuerdo con el proceso de negociación tal y como se ha venido dando. No se puede pensar que, como la paz es un anhelo de todos los colombianos, no hay necesidad de buscar un cierto consenso a nivel de la sociedad civil dentro del proceso de búsqueda de un acuerdo. No se puede callar a una porción de Colombia bajo la premisa de que la paz es un bien supremo que debe ser protegido a toda costa.

Si la idea del proceso de negociación es demostrar que este es un gobierno de talante conciliador donde los más diversos puntos de vista se reconocen dentro de un escenario de debate democrático, entonces no se deben callar ni minimizar las opiniones de un grupo político que, sin duda, tiene un peso importante y tiene un punto de vista distinto sobre cómo se debe alcanzar la paz.

Está bien que se negocie con la guerrilla, pero también es urgente que haya acercamientos con la otra oposición para que, sin caer en el horror del frentenacionalismo, sí podamos todos tirar para el mismo lado a la hora de construir un país donde los debates no se den en 140 caracteres o a punta de bala y sangre.

* * * *

#PreguntaSuelta: ¿Las ventas ambulantes autorizadas por la alcaldía de Bogotá en la plaza de San Victorino serán el anuncio del regreso a tiempos que ya considerábamos superados?

Juan Pablo Calvás
@colombiascopio

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.