Nosotros somos el problema

Nosotros somos el problema

Nos estamos convirtiendo en la verdadera barrera para que esta sociedad cambie.

notitle
22 de diciembre 2014 , 08:48 p.m.

No en vano nuestra generación ha vivido bajo las consecuencias de un período muy convulsionado y por ello ha quedado marcada por una realidad donde el dinero fácil es la norma; donde la violencia es la manera aceptada de resolver las diferencias; donde se supone que es necesario ser ‘vivo’ para no caer en desgracia, y donde las normas se hicieron para violarlas.

Hoy, cuando nosotros mismos sentimos que vivimos en medio de un caos de distinta naturaleza y donde para muchos el crecimiento de la economía es una especie de milagro, es necesario empezar a identificar dónde están las barreras que hay que derrumbar para que a nuestros hijos y nietos les toque una sociedad mejor que la actual.

Solo bastan unos cuantos ejemplos para probar la hipótesis de que el problema de Colombia somos nosotros mismos. Con seguridad, a todos les ha sucedido que, cuando están comprando algo, sin el menor respeto, una o dos personas le demandan atención a la persona que, se supone, lo atiende a usted. En Estados Unidos eso es inadmisible. También a algunos les ha tocado ver cómo los que salen de un ascensor terminan atropellados por quienes entran. Cero respeto.

Por otra parte, los trancones, esos que nos tienen desesperados en Bogotá, que también crecen cada día en otras ciudades, tienen muchas veces unas causas injustificables. Los semáforos no se respetan y los vehículos que estaban frente a la señal en verde siguen cuando el semáforo cambia a rojo, al tiempo que se arman los nudos más absurdos porque las vías, después del trancón, están despejadas. Provoca llorar.

Sin embargo, nadie se mueve porque la indisciplina provocó un nudo de carros que no debía suceder. Es la hora de aplicar la norma de una ciudad caótica, São Paulo: multas gigantescas para quienes pasen esta línea cuando cambia un semáforo. Como se ponen multas, ahí sí hay policías para cobrarlas.

La agresividad parecería ser la nota que caracteriza a esta sociedad, y Bogotá es el peor ejemplo de todos. A muchos, con seguridad, los ha perseguido un taxista que trata de rayar su carro cuando usted le llama la atención por algo.

Entre vecinos ya hay muertos y estos casos ya se están dando en barrios donde, se supone equivocadamente, la gente ha tenido mejores oportunidades de aprender a vivir civilizadamente.

¡Qué tal el comportamiento de nuestros dirigentes, que deberían dar ejemplo! Combaten el alcohol desmedido, pero se emborrachan y pretenden violar las normas. Lo que es peor, usan expresiones por las cuales se castiga a los niños cuando las emplean, pero además la sociedad se las celebra. “Le doy en la cara, m…”, por ejemplo.

La solidaridad no existe; se huye dejando solas a personas atropelladas o asaltadas para evadir la justicia. Y se cree que ya se cumplió dando limosnas en vez de pagando impuestos.

En síntesis, cuando lejos de avanzar retrocedemos en el comportamiento ciudadano, nos estamos convirtiendo en la verdadera barrera para que esta sociedad cambie. Esos valores que nos distinguían se los llevaron la guerra, el narcotráfico y la generalizada corrupción.

Cada cual vive su vida como mejor le parece; la ley es la de la selva; la caballerosidad se acabó y la agresividad contra las mujeres es inconcebible (hasta algunos ministros pecan). Niños y ancianos son irrespetados, violentados y abandonados mientras la estratificación social se acentúa cada vez más con los nuevos ricos. Por eso, no hay duda: nosotros somos el problema.

Cecilia López Montaño

cecilia@cecilialopez.com
www.cecilialopzcree.com

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.