Chance ilegal sigue jugándose en barrios y municipios paisas

Chance ilegal sigue jugándose en barrios y municipios paisas

Antioquia deja de percibir unos 6.000 millones de pesos por ventas del juego clandestino.

notitle
22 de diciembre 2014 , 08:30 p.m.

A pesar de los esfuerzos que las autoridades departamentales hacen para combatir el juego del chance ilegal, este continúa siendo comercializado en diferentes barrios de la ciudad, y municipios del departamento.

Esta práctica clandestina afecta, principalmente, al departamento puesto que los recursos que generan los juegos de suerte y azar están destinados al fortalecimiento de programas y proyectos en materia de salud.

La Beneficiencia de Antioquia (Benedan), responsable de todas las operaciones comerciales y administrativas en la explotación económica del monopolio rentístico de juegos de suerte y azar en el departamento, estima que con esta actividad ilícita Antioquia está dejando de recibir 6.000 millones de pesos al año.

Leonardo Echeverri Correa, director de Control y Fiscalización de Benedan, explicó que la modalidad del chance ilegal consiste en que es hecho por medio de talonarios manuales, donde no existen garantías para los compradores.

A diferencia del chance electrónico o sistematizado que realiza la empresa Grupo Antioqueño de Apuestas (GANA).

Esa empresa es la que tiene el contrato de concesión y explotación comercial con Benedan hasta el 2016, y desde el 2006 ha ganado esa licitación, que se da por cinco años, durante dos veces.

Echeverri agregó que aunque se pueden establecer infinidad de seguridades y controles a los formularios del chance, esas medidas no importan o no sirven de nada.

Esto porque “desde que haya demanda por parte de la ciudadanía por un talonario manual que no tiene ninguna seguridad, donde no le cumplen a ese comprador de buena fe y que, además, no pagan los debidos impuestos y derechos de explotación el control se dificulta”, explicó el funcionario Echeverry.

Según Alejandro González Calle, director de Mercadeo de GANA, los talonarios o rifas ilegales impactan en la salud pues no generan derechos de explotación, un sector al que GANA transfiere el 12 por ciento de sus ventas.

Este fenómeno también impacta negativamente a la Nación porque desde febrero del 2010 las apuestas permanentes tienen un 16 por ciento de IVA que transfieren al Estado. Las apuestas ilegales no pagan ese valor.

De igual manera se perjudican los mismos vendedores de GANA y la empresa.

El Grupo paga a la Beneficencia un valor superior al comprometido de acuerdo con el contrato de concesión que se hace con base en un estudio de mercado que determina los mínimos y el tamaño del mercado.

“En el suroeste y oriente antioqueños, así como en barrios periféricos de la ciudad, el chance ilegal es una práctica que se ve con frecuencia, muchas veces por desconocimiento de la normatividad y porque ha faltado mayor control, sensibilización y cultura para saber que es posible que el premio no se lo paguen”, dijo González.

Prácticamente desde sus orígenes el chance ha estado ligado con la ilegitimidad.

De acuerdo con el texto El afán de soñar, escrito por el periodista Alonso Orozco Cadavid, con motivo de los 60 años de Benedan, el juego, que llegó a principios de los años 60 al país, operó de manera ilegal hasta 1974, hasta cuando la Asamblea de Antioquia expidió una Ordenanza que permitió a particulares celebrar contratos con la Beneficiencia para que utilizando los resultados de las loterías pudieran expender apuestas fundamentados en dichos resultados.

Los concesionarios no pagaban regalías, como se conoce hoy, sino que tributaban a la Beneficiencia una suma única mensual.

Para 1979, y tras una fallo del Tribunal Administrativo de Antioquia, el chance volvió a la clandestinidad. Hasta que en 1982, el Congreso aprobó una nueva Ley por medio de la cual creaba fuentes de financiación para los servicios seccionales de salud a través de un juego de apuestas.

También el Congreso aprobó una Ley que penaliza el chance ilegal y brinda instrumentos a la Beneficiencia, y a las autoridades competentes, para luchar contra aquellos que defraudan la salud.

Luego, el esquema de competencia abierta pasó a las licitaciones. Es decir, una nueva Ley, Régimen Propio de Juegos de Suerte y Azar, ordenó que los departamentos no podrían entregar más por concesión directa la explotación de estos juegos.

En Antioquia, los empresarios se unieron y crearon GANA.

Echeverry coincidió con González en que mientras haya alguien o una comunidad que demande ese tipo de productos ilegales habrá un vendedor.

“Entonces, ahí es donde queremos atacar, y generar la cultura de la legalidad, de que la gente entienda que es que no está enriqueciendo un Estado”, aseguró Echeverry.

Es por esto que las autoridades le apuestan a fortalecer la cultura ciudadana para que las personas entren al campo de la legalidad por medio de la educación.

Cada año hacen capacitaciones en diferentes lugares del departamento para generar cultura ciudadana. Generar una cultura de ‘jugarle limpio a Antioquia’.

Benedan y la gerencia de Antioquia Legal elaboraron un plan para el fortalecimiento de las rentas departamentales.

Dicho plan consiste en la unión de entidades titulares de diferentes monopolios, como lo es Benedan, titular de los juegos de suerte y azar, con el fin de unificar criterios, compartir herramientas y fortalecerse fiscal y penalmente.

A través del plan de fortalecimiento de las rentas departamentales buscan capacitar a las autoridades judiciales, administrativas y de policía, combatir la ilegalidad haciendo divulgación en medios de comunicación y realizar incautación y decomiso de los diferentes elementos ilegales.

En GANA, por su parte, combaten las apuestas ilegales con estrategias comerciales como comisiones a vendedores y ofertas para clientes.

“Tenemos una red con 12.500 vendedores con quienes buscamos fomentar el juego por toda Antioquia”, explicó González.

Para el directivo, esa modalidad por fuera de la ley afecta las ventas que hace la compañía de apuestas, másla pérdida de clientes.

“Esto no es delito solo para quien lo vende sino para también para quien lo compra, pero falta mano dura”, anotó González.

Recordó que el Estado es el encargado de explotar, organizar, administrar, operar, controlar, fiscalizar, regular y vigilar todas las modalidades de juegos de suerte y azar, así lo dice la ley 643 expedida por el Congreso Nacional en el 2001

Pero, sin importar los riesgos que se corre al jugar chance de una manera ilegal, las personas lo siguen haciendo, sabiendo que están aportando dinero a una organización ilegal y que están evadiendo impuestos.

“Uno hace chance con estas personas porque son de confianza y tienen credibilidad porque han pagado varios premios altos, además le llevan la plata a la casa. Yo juego con ellos porque es confiable”, dijo un comprador.

Del juego de la Bola y Bolita a apuestas permanentes

El chance hace parte de la cultura de apostadores que tienen los antioqueños

El periodista Alonso Orozco Cadavid en su libro, ‘El afán de soñar’, escrito en el 2000 con motivo del aniversario 60 de la Beneficiencia de Antioquia (Benedan), cuenta el origen del chance. Según su investigación, en 1960 emigrantes cubanos lo establecieron en Barranquilla. Pero, se dice, que desde la década de 1930 ya estaba establecido allí, explotado por una persona conocida como el ‘Capi’.

Su nombre original era juego de Bola y Bolita, con origen en Cuba, antes de la revolución. De la Isla fue llevado a Estados Unidos y otros países.

En 1962, José Tapias Henao tuvo la idea de expender La Bolita en Medellín dándole el nombre de Chance, tomado del inglés. Con ello quería significar ventura, suerte, azar, oportunidad y casualidad. El negocio creció como espuma y Tapias se alió con Tristán Ochoa Arango, conocido por su habilidad para jugar y honorabilidad.

A la familia Ochoa, se le debe, precisamente, la instalación de puestos fijos para la venta de chance.

MATEO GARCÍA
Para EL TIEMPO
MEDELLÍN

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.