Las razones de una nueva etapa entre Cuba y EE. UU.

Las razones de una nueva etapa entre Cuba y EE. UU.

El 3 de enero hubiera sido el 54 aniversario de la ruptura de las relaciones entre ambos países.

notitle
21 de diciembre 2014 , 11:55 a.m.

El próximo 3 de enero hubiera sido el 54 aniversario de la ruptura de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos. Pero por "circunstancias históricas excepcionales", como reconoció Esteban Lazo, presidente de la Asamblea Nacional, este año será diferente porque ambas naciones han acordado entrar en una nueva y esperanzadora etapa.

A lo largo de la extensa historia de enemistad entre diez administraciones estadounidenses y dos presidentes Castro, solo durante en 1977 durante el mandato de Jimmy Carter hubo un intento fallido.

Desde la orilla cubana, como recordó Raúl Castro, su hermano y gobernante desde 1959 hasta su retiro en el 2006, Fidel "en diferentes momentos de nuestra larga lucha" planteó "discutir y resolver las diferencias mediante el negociaciones, sin renunciar a uno solo de nuestros principios".

Las razones de por qué antes no cuajó y ahora, casi de un plumazo, ambos países van a reanudar sus nexos oficiales hay que buscarlas a ambos lados del estrecho de La Florida.

Para la oposición, el enfrentamiento y la existencia del embargo unilateral impuesto y recrudecido desde 1960 era "la excusa para la existencia del régimen".

Con esa bandera, la aislada isla antillana, dependiente de la Unión Soviética durante año,s fue ganando presencia en el panorama internacional. Sus campañas contra las sanciones unilaterales estadounidenses le granjearon el mayoritario apoyo de la comunidad internacional.

En la ONU, 188 países se alinearon para el levantamiento del castigo. Sólo dos, Estados Unidos e Israel votaron en contra. Y tres pequeñas islas del pacífico se abstuvieron.

Cuando Barak Obama llegó al poder, se encontró a una región estable, con gobernantes de izquierda, más o menos moderada, alineadas a las tesis del gobierno castrista. Tras seis años de gobierno admitía el día 17: "Después de todo, estos cincuenta años han demostrado que el aislamiento no ha funcionado. Es hora de que adoptemos un nuevo enfoque".

"Cuba pasó de estar aislada a aislar a Estados Unidos", dice a El Tiempo un académico cubano. "Desde que Raúl asumió el poder (2006) ha dirigido la apertura económica dentro del modelo socialista, pero ha dado signos de cambio", agrega.

El experto recuerda que fue anfitrión de los No Alineados, este año comenzó con una reunión exitosa de la CELAC, y este mes cierra con una cumbre del CARICOM y la del ALBA, lo que sentaba precedentes de la influencia de Cuba.

"Dentro de poco no habrá un Castro histórico en el poder. Para Estados Unidos siempre es mejor entenderse con los Castro. No saben cómo pueden ser los futuros dirigentes. No se puede descartar que sean más radicales", comenta a esta corresponsal.

Para Raúl, y para Fidel, dicen los entendidos, "era importante dejar arreglado personalmente ese problema". También sostienen que antes de dar el paso de liberar al ex contratista Alan Gross y al otro espía, "Raúl seguro habló con Fidel. El no hace nada a espaldas de su hermano. Sus discursos pueden ser aburridos y cortos, no tiene el mismo carisma, pero ahí está todo. Ha dejado claro que es lo que Fidel había dicho todo el tiempo", agrega una fuente fiable.

Lo más difícil será articular como se va a mirar al futuro. El académico cubano Arturo Lopez-Levy, nos comenta que "una percepción correcta es clave para los vínculos entre La Habana y Washington".

Considera que el paso más trascendente es el de analizar la exclusión de Cuba en la lista de estados terroristas, pues, afirma "no es una amenaza a la seguridad nacional estadounidense sino un país en transición".

Washington, que tiene relaciones con países comunistas como China y Vietnam, gobernador por el Partido Comunista, está lista para hacer lo propio con Cuba. Y reconoce al Gobierno como interlocutor único, sin exigir ahora la inclusión de la oposición. Eso acarreará una "flexibilización y poco a poco el embargo caerá por su propio peso", agrega la fuente.

De esta manera, "van a dar oxígeno a los cubanos, habrá menos tensiones. Ellos (estadounidenses) no quieren un socialismo en Cuba.

Aquí ya no pueden seguir pensando en un socialismo atrasado, sino en uno que funcione".

Al respecto, Mariela Castro afirmó: "Si en los Estados Unidos pretenden con estos cambios que Cuba regrese al capitalismo y regrese a ser un país servil a los intereses hegemónicos de los grupos económicamente más poderosos de los Estados Unidos, deben estar soñando". Sin embargo, felicitó a Obama "por su valentía. Lo que más deseaba es que Obama pasara a la historia como el presidente de EE. UU.: como el que rompió el bloqueo y el que liberó a los cinco", dijo. "Me alegra haber tenido fe".

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO

CORRESPONSAL DE EL TIEMPO

LA HABANA

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.