Cultivadores de cebolla y papa, por fuera de delimitación de Santurbán

Cultivadores de cebolla y papa, por fuera de delimitación de Santurbán

Multinacionales mineras analizan repercusiones por protección. Ambientalistas no están satisfechos.

19 de diciembre 2014 , 12:17 a.m.

 Las 5.000 familias del municipio de Tona (Santander) que producen 480 toneladas diarias de cebolla -segunda zona productora del tubérculo en el país- quedaron excluidas de la delimitación del páramo Santurbán con la que el Ministerio de Ambiente protegió de cualquier actividad minera y agrícola a 98.954 hectáreas del complejo paramuno.

(Vea acá el mapa de la delimitación del páramo de Santurbán)

Tras el anuncio, en el que el ministro de Ambiente, Gabriel Vallejo, reveló en Bucaramanga el mapa de la delimitación, se conoció que los agricultores del corregimiento Berlín, en Tona, no se afectarán por la incidencia del área protegida.

Dentro de la zona determinada quedaron incluidas las 11.700 hectáreas que en enero pasado habían sido protegidas de cualquier intervención con la declaratoria local del Parque Natural Regional de Santurbán.

En el Parque existen 28 títulos mineros de multinacionales que comenzarán a analizar el mapa elaborado por el Instituto Alexander von Humboldt para determinar las consecuencias que en ellas tendría el acto administrativo expedido este viernes por el Gobierno.

La extensión resguardada, que corresponde al 76% del páramo (que tiene más de 120.000 hectáreas en los Santanderes) se encuentra entre los 3.000 y 3.500 metros de altura sobre el nivel del mar.

Cerca de 30.000 hectáreas más, que rodean la zona delimitada y tienen intervención humana, serán objeto de estudio para precisar las posibles afectaciones que esté sufriendo el ecosistema y no se descarta que algunas de ellas sean incluidas dentro del territorio protegido.

Según lo precisó el ministro Vallejo las exploraciones y explotaciones de oro que cuentan con licencia ambiental y se estén ejecutando dentro del área resguardada hoy seguirán funcionando hasta cuando expiren los permisos oficiales que poseen.

Al parecer, la empresa extranjera más afectada con el área protegida sería la canadiense Eco Oro, que pretende explotar yacimientos de oro de manera subterránea. La multinacional, que antes se llamaba GreyStar, retiró la solicitud del polémico proyecto Angostura, en el que pretendía explotar a cielo abierto7,7 millones de onzas de oro durante 15 años.

El Viceministerio de Minas anunció que en la región se invertirán en el 2015 cerca de 1.500 millones de pesos para la formalización de pequeñas unidades mineras. Se estima que en Santurbán hay 500 familias dedicadas a la pequeña minería. El Ministerio de Agricultura también destinará 10.000 millones de pesos para proyectos productivos.

Inconformidad y dudas

Los grupos ambientales que en la última década han protestado por la actividad minera se declararon inconformes por la falta de precisión en la información que no reveló en detalle cuáles serían los terrenos donde no se podrán realizar actividades mineras y agropecuarias.

Ante las dudas expuestas en la declaratoria de la delimitación el Gobierno anunció que a partir de la segunda semana de enero funcionarios de los ministerios de Ambiente, Vivienda, Defensa, Agricultura y Minas, junto con técnicos del Departamento para la Prosperidad Social (DPS), recorrerán los 8 municipios con jurisdicción en Santurbán para, “en terreno”, fijar las coordenadas definitivas que despejarían los interrogantes sobre qué territorio sería el salvaguardo por la norma.

Jorge Castellanos, de la Organización Planeta Paz, precisó que si en las presiones los ambientalistas estiman que se pondría en riesgo el ecosistema del páramo demandarían el acto administrativo con el que el Gobierno promulgó este viernes la delimitación pues pondría en riesgo la generación de agua que surte los acueductos de 48 municipios y 2,5 millones de habitantes de los Santanderes.

Minería ilegal

Ante la incertidumbre que generó la dilatada delimitación las empresas extranjeras abandonaron sus proyectos de exploración de oro y despidieron a más de 1.000 trabajadores, la mayoría, habitantes de la zona.

Ante la carencia de empleo, muchos optaron por ingresar ilegalmente a las minas y extraer minerales. La ‘fiebre del oro’ originó la llegada de mineros de diferentes zonas del país y en los últimos meses se calcula un promedio de 700 personas que ingresan a hurtadillas a las minas. Por solicitud de la Agencia Nacional Minera fueron selladas en California (Santander) cuatro bocaminas para evitar el hurto del oro.

El viceministro de Defensa, Jorge Bedoya, dijo que en la región se disponen de 100 soldados, en batallón de alta montaña, y 95 policías situados en las estaciones de los municipios para mantener el orden público.

BUCARAMANGA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.