Meluk le cuenta... (Carreta no les voy a echar)

Meluk le cuenta... (Carreta no les voy a echar)

DIM era más, jugaba mejor, tenía la bola, la intensidad... ¡Pero Santa Fe ganó!

notitle
17 de diciembre 2014 , 10:27 p.m.

No hay posibilidad para posar de analista. No hay opción para hablar de una táctica mágica ni de unos cambios milagrosos.... Santa Fe ganó este miércoles en Medellín 1-2 sin manchas y agarró la estrella por la octava punta, por dos jugadas puntuales en menos de dos minutos, porque tuvo una personalidad de acero, porque luchó y corrió y porque el fútbol es un juego. Eso, porque es un juego... Nada más porque no es más. No es ni ciencia cuántica, ni la constante cosmológica ni la expansión acelerada del universo ni el problema de la rotación de las galaxias...

Al contrario. Es tan sencillo (perdón por mis colegas con una imaginación supertáctica), es ridículamente simple: Santa Fe estaba sometido a un Medellín que manejaba el partido y los ritmos de juego y las velocidades de la pelota y tenía el control del balón y hacía volumen de juego y ganaba 1-0 y parecía todopoderoso. Bueno: no parecía... ¡Lo era! Más cuando el mejor jugador de Santa Fe, Omar Pérez, fue relevado por lesión en el gemelo izquierdo.

Y entonces entró Armando Vargas – el Vargas volante, no el portero– y cuando Medellín estaba para el 2-0 clarito y todos hablábamos de goleada del DIM y ‘arepa cardenal’, pues Santa Fe en una pelota quieta y en un contragolpe, en dos minutos, dio la voltereta al marcador 1-2 y tiene la estrella de un cacho.

DIM era más, jugaba mejor, tenía la bola, la intensidad... ¡Pero Santa Fe ganó! ¡Y basta! No me voy a poner a inventar. Es lo fácil: puedo caer en el lugar común de que Vargas (el volante) le cambió la cara al partido. ¡Nada de eso! Santa Fe ganó en dos jugadas puntuales y cantadas: una pelota quieta y un contragolpe, y en un par de minutos y ya.

Y DIM no se pudo levantar del mazazo. Punto. Santa Fe ganó 1-2 y quedó a tiro de campeón porque venció de voluntad, porque tuvo suerte, porque el fútbol es un juego, porque lo demás, como las explicaciones cuánticas, cosmológicas y galácticas, no existe. Ganó porque lo hizo y ya.

¿Análisis de más...? Ahora cualquiera es carreta, pura carreta de verdad...

Meluk le cuenta…

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.