Meluk le cuenta... (Tapahuecos vs. Metro)

Meluk le cuenta... (Tapahuecos vs. Metro)

Esta es una final justa. El primero contra el segundo con una diferencia mínima de un punto.

notitle
16 de diciembre 2014 , 05:29 p.m.

Santa Fe es el obligado a ganar el título. Lo es porque desde el comienzo del año se planteó como objetivo real ganar la octava estrella. No lo logró con Gutiérrez y por eso contrató a Costas, trajo jugadores en camiones, perdió la final de la Copa... Fue armado y diseñado para ser campeón. Y no lo ha sido.

En cambio, Medellín armó una nómina competitiva para el medio (para nuestro nivel de medio) y que, sin decirnos mentiras, puede ser campeona (y justa campeona) o pudo terminar de novena o décima. Y está a un pasito de la sexta corona porque Hernán Torres y su grupo técnico saben jugar y preparar equipos para este sistema de torneo y hace equipos que pelean en lo alto de la tabla. Eso es innegable, como lo es que marca diferencia porque tiene un goleador: Cano, cosa que le falta al rival.

Si Santa Fe pierde la final será una dura derrota, un totazo. En cambio, si DIM la pierde no habrá drama. Su campaña será de aplaudir como se aplaudió la de Huila o Águilas.

Y ojo: DIM llega a los partidos definitivos con mejor presente. Eso sí, ligeramente mejor. Los comentaristas tenemos frases que nos amparan para todo, como las milagrosas pomadas de cuero de serpiente (¡quieta, Margarita!) de los culebreros: que las finales se ganan y no se juegan, que los partidos se ganan en la media cancha, que el fútbol se define en las áreas o que el que tiene el goleador es el favorito.

En la media cancha, Santa Fe es más raspador y de juego largo que el DIM de tenencia y pases. En el área propia, Santa Fe (a pesar de sus remiendos aumentados por las acumulaciones de tarjetas de Anchico y Roa) tiene más fortaleza en las cifras, pero en el área ajena Cano (con Mena) y el Medellín en general lucen más ‘Poderosos’.

Suponer que Santa Fe jugará como el domingo contra Nacional, no es raro: a esperar y dejar pasar el juego (a pesar de sus remiendos defensivos) en busca de un contragolpe o a la espera un tiro libre.

Esta es una final justa. No hay que ser Stephen Hawking para eso. Primero contra segundo con una diferencia mínima de un punto. Igual lo sería con Huila o con Águilas o con Once Caldas. En una encuesta, por el margen de error, todos entran en la franja del ‘empate técnico’.

Santa Fe es el obligado, pero en su mejor fase, la defensiva, llega reparchado y por la máquina ‘tapahuecos’. Pero Medellín llega en mejor momento y a toda velocidad en el frente de ataque, en el que tiene un metro en Cano y un metrocable en Mena.

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.