Editorial: Por ahora vamos bien

Editorial: Por ahora vamos bien

15 de diciembre 2014 , 08:06 p.m.

Hay dos maneras de mirar los datos sobre el comportamiento de la economía colombiana en el tercer trimestre del presente año. La primera es la alarmista, que consiste en mostrar que vamos por una senda de desaceleración, pues de un crecimiento del 6,5 por ciento anual entre enero y marzo pasamos a uno del 4,2 por ciento entre julio y septiembre. La otra es la optimista, que se apoya en la tasa observada durante los primeros nueve meses del 2014: un alza del 5 por ciento, uno de los guarismos más elevados de América Latina.

A la fecha, la segunda opción es la indicada. Si bien no hay que desconocer que los vientos en contra han aumentado, la verdad es que la mayoría de los sectores que componen el Producto Interno Bruto en Colombia se han comportado bien. De hecho, cuatro de nueve ramos avanzan por encima del 5 por ciento anual y todos se encuentran en negro.

Más significativo es el hecho de que el motor del dinamismo dejó de ser hace rato el segmento de la minería, lo cual demuestra que podemos sortear el obstáculo que representa la caída de los precios del petróleo. Es verdad que el huracán reciente aún no se nota en las cifras, pero tampoco se puede negar que las ráfagas vienen desde hace un buen tiempo y no han descarrilado la locomotora.

La construcción se mantiene como el renglón líder, gracias al impulso de las edificaciones y de las obras civiles, que incluyen los programas de desarrollo de la infraestructura. De manera que tanto la vivienda como los destinos no residenciales se han sumado a lo que se hace en carreteras, vías urbanas, hidroeléctricas y puertos, entre otras categorías.

Debido a circunstancias como esa, el mercado laboral sigue vigoroso y, con este, el comportamiento de la demanda interna. Así lo expresa el desempeño de las actividades financieras, que son una especie de termómetro que mide el ánimo de consumir y de invertir. Tampoco le va mal al comercio, cuyo desempeño es una de las historias positivas del año.

Claro que hay retos pendientes. La evolución de la industria, que no ha podido salir de su estancamiento, es francamente inquietante. Por su parte, la agricultura muestra una tendencia pasable, pero, si de las cuentas se excluye la recuperación del café, el balance no es bueno.

Tampoco se pueden minimizar los riesgos hacia adelante. El giro que han dado los mercados internacionales y que implica menores cotizaciones de los bienes primarios, tasas de interés más elevadas y una fuerte devaluación de monedas como el peso significa que se comienza a escribir un nuevo capítulo, que necesita ser bien entendido.

Las advertencias que hacen los expertos son válidas, al igual que las recomendaciones en favor de la prudencia. Sin embargo, una cosa son los llamados a la moderación y otra, las afirmaciones de que la economía nacional está en dificultades.

Cualquier apreciación en ese sentido carece de fundamento, como bien lo señaló el gerente del Banco de la República en entrevista que le concedió a este diario. Contamos con una sólida posición de reservas internacionales, y aquellas áreas golpeadas, como las manufacturas, tienen mucho que ganar debido al ajuste cambiario.

Lo anterior no desconoce que hay que mantener la rienda corta. Pero una cosa es elevar el nivel de alerta y otra, negar que la economía nacional está relativamente bien. De lo que se trata es de hacer lo que sea necesario para que se comporte mejor.

editorial@eltiempo.com.co

EDITORIAL

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.