Todo un año de paisajes colombianos en calendario artístico de Propal

Todo un año de paisajes colombianos en calendario artístico de Propal

Obras del pintor bogotano Alejandro De Narváez engalanan el tradicional calendario.

notitle
15 de diciembre 2014 , 04:13 p.m.

Uno de los tesoros intangibles más preciados del artista plástico bogotano Alejandro De Narváez, cuyas obras engalanan el tradicional calendario Propal 2015, son las decenas de anécdotas que ha reunido durante sus viajes por Colombia, en busca de paisajes.

De Narváez recuerda que en una oportunidad, mientras iba para Honda, paró en una curva de la carretera, bajó su bastidor y se puso a pintar una mata de plátano. Entonces, se le acercó un campesino que le preguntó: “¿Usted se va a llevar la réplica de la mata?”, refiriéndose al cuadro. El artista –enternecido– tomó el lienzo, cuando lo finalizó, y se lo dejó de regalo al lugareño.

Eduardo Posada Corpas, director ejecutivo de la Fundación Propal, comenta que luego de varias ediciones dedicadas a un grupo de artistas, este nuevo calendario, que tuvo un tiraje de 5.000 unidades, vuelve a estar dedicado al trabajo específico de uno solo, cuya preocupación artística es justamente la naturaleza.

“Viva la naturaleza, viva De Narváez, como se titula el calendario, condensa dos conceptos que para nosotros han sido prioritarios en estos 54 años ininterrumpidos de publicación: el apoyo a la cultura y el compromiso con la naturaleza”, anota Posada, al destacar que el calendario está elaborado en papel ecológico, fabricado en fibra de caña de azúcar, sin químicos blanqueadores.

Un honor que De Narváez, arquitecto de profesión –pero quien se decidió desde muy joven por la pintura–, recibe con alegría, luego de venir trabajando durante cerca de 20 años de carrera artística los pasajes del país.

La pincelada del artista bogotano refleja, por momentos, una influencia impresionista, de la que es gran estudioso y admirador. “Siempre me ha parecido que el impresionismo es colombiano. Este amor surge de los estudios que he hecho, en los que encuentro que lo único que me interesa pintar es la vibración del color y la luz. Y en eso, los impresionistas lo hicieron como nadie”, explica De Narváez.

Los doce meses del año del calendario son un viaje por los arrozales, los lagos, las paredes embellecidas de bugambilias del país, así como los arrecifes de San Andrés, en donde el artista acuñó otra de las anécdotas más hermosas.

“Recuerdo que un día que pintaba, un pescador se me acercó y me dijo: ‘¿Sabe por qué los peces son de colores?’ Le dije que no se me ocurría. Entonces agregó: ‘para poderse saludar en el azul’”, concluye De Narváez, que ha expuesto en Estados Unidos, Europa, México y Ecuador, entre otros países.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.