'Trabajamos para que 2015 sea el de la derrota del EI'

'Trabajamos para que 2015 sea el de la derrota del EI'

El canciller iraquí, Ibrahim Al Jafari, analizó para EL TIEMPO la guerra contra yihadistas.

notitle
14 de diciembre 2014 , 09:23 p.m.

Después de haber sido primer ministro de Irak en aquellos tiempos tumultuosos que siguieron al derrocamiento del exdictador Sadam Huseín y a la invasión internacional liderada por Estados Unidos (2003), Ibrahim Al Jafari ha reaparecido en la escena política iraquí como ministro de Relaciones Exteriores del gobierno del recién nombrado primer ministro, Haidar Al Abadi.

Su nombramiento llegó en un momento en que la estabilidad y la unidad de Irak peligraban como nunca antes a consecuencia de la aparición del hoy llamado Estado Islámico (EI), que tiene en su poder parte del territorio iraquí desde el pasado junio.

El principal reto de este veterano político chií de 67 años es coordinar las diferentes ayudas tanto en lo militar como en lo económico que se han ofrecido a Irak y que llegan desde frentes tan diferentes como la coalición internacional, liderada por EE. UU., e Irán, que asume esta lucha como una cuestión de seguridad interna.

Al fin y al cabo, el EI se encuentra a solo una decena de kilómetros de la frontera iraní, al tiempo que ha declarado a los chiíes, confesión que es mayoría en Irak y en Irán, como uno de sus grandes enemigos. Durante su visita a Teherán, Al Jafari concedió una entrevista a EL TIEMPO.

Algunas organizaciones de DD. HH. han llamado la atención sobre abusos cometidos por las milicias chiíes en la lucha contra el Estado Islámico (EI). ¿Hay algún movimiento para llevarlos que trabajen bajo el control de las Fuerzas militares iraquíes?

Ningún grupo militar tiene opción de participar dentro del escenario iraquí sino está dentro de las fuerzas armadas o trabajando bajo el amparo de éstas. En el que caso de que hayan existido algunos incidentes, sobre los que yo no tengo noticias, no significa que este tipo de actividades sean permitidas. Están totalmente prohibidas.

Es importante considerar que abrimos la puerta para reclutar voluntarios en el Ejército iraquí debido a que el país pasa por circunstancias excepcionales. Pero hemos establecidos ciertas condiciones para que estos voluntarios permanezcan bajo las reglas de las fuerzas armadas.

Pero la realidad es que sobre el terreno operan diferentes milicias chiíes – algunas de la cuales ya existían desde tiempos de la invasión estadounidense- que están peleando al lado del ejército iraquí. Según informes de organizaciones de DD. HH., pero también versiones dadas por testigos sobre el terreno, estos grupos habrían cometido ciertos abusos. ¿Han buscado ustedes la intermediación del gobierno Iraní para controlarlas?

Yo no puedo recomendar a todos los que trabajan en esos grupos de voluntarios, pero aseguro de nuevo que el código de reclutamiento establece la condición de que los voluntarios tienen que trabajar bajo el abrigo de las fuerzas armadas iraquíes.

Habrá violaciones individuales y esporádicas, pero éstas no están permitidas. Y si descubrimos que alguien cometió uno de estos abusos, sin duda tendrán que responder por ello.

Algunas de las milicias que trabajan en el campo bajo la sombrilla del Ejército iraquí tienen representación en el parlamento iraquí y en el gobierno iraquí. Están en el parlamento, lo que significa que han sido elegidas por la gente de Irak. Algunas tienen ministros en el gabinete.

¿Usted ha discutido este tema con las autoridades iraníes?

Este es un tema interno iraquí. Cuando encontramos problemas con estas milicias hablamos directamente con ellas y no hay necesidad de tener mediador. Algunas están presentes en el parlamento, otras no, pero de todas maneras podemos hablar con ellas directamente. Ellos pueden tener alguna amistad con los iraníes, e Irán puede tener algún efecto sobre ellos, pero no necesitamos mediadores entre nosotros.

El gobierno Iraquí está en contacto permanente con las fuerzas de seguridad iraníes y con los países que integran la Coalición, especialmente Estados Unidos. ¿Cómo está coordinando esa ayuda?

Irak está bajo una amenaza radical y por eso tenemos intereses vitales. Cualquier mano que nos extienden, es bienvenida. Estados Unidos y las otras coaliciones están tratando con Irak, al igual que otros países que se rehúsan a unirse a la coalición.

El ministro de exteriores chino me contactó cuando yo visité Nueva York y me ofreció ayuda. Pero dijo que la política interna no le permitía hacer parte de una coalición internacional.

Yo le di la bienvenida a esa iniciativa y le dije que nosotros tenemos relación con la coalición pero que no habíamos creado la coalición. Estamos listos para tratar con todo el mundo. Por lo mismo, la ayuda iraní es bienvenida al igual que la China. Pero siempre bajo las condiciones iraquíes y en coordinación con el Ejército iraquí.

¿Qué les ofreció China? ¿Se ha materializado esta ayuda?

En ese momento ofreció apoyo en ataques aéreos. Pero no hemos avanzado en ello. No le hemos hecho seguimiento a la propuesta, pero si es necesario la retomaremos.

Hace poco surgió la noticia de que Irán habría llevado ataques aéreos contra el EI en territorio iraquí. ¿Qué sabe usted sobre esto?

Yo no tengo información y no es claro para mí si sucedió. Escuché la noticia de la misma manera que el resto de personas. Entonces, contacté al Primer Ministro iraquí y dijo que no tenía información acerca de estos ataques.

En teoría, si Irán quiere coordinar con nosotros este tipo de ataques, lo vamos a permitir bajo las condiciones iraquíes. Al mismo tiempo es importante coordinar que esas actividades áreas no interfieran en el espacio aéreo iraquí, con las fuerzas de la coalición en un lado y las iraníes en el otro.

Yo le digo a todo el mundo lo mismo, ya sea el ministro de exteriores iraní o el ministro de exteriores chino: necesitamos apoyo, pero que es una decisión soberana de Irak que se debe tomar con la coordinación iraquí. Hay que abolir cualquier interferencia cruzada sobre los cielos iraquíes.

¿Cuándo el general iraní de las fuerzas especiales Qods, Qassem Soleimani, va a Irak y participa en las batallas junto con el Ejército iraquí y otras fuerzas, también lo hace bajo la coordinación del ejército iraquí?

Cuando el general Soleimani visita a Irak no lo hace como hombre militar o acompañado por personal armado, viene a dar consejos y asesorías. También hizo lo mismo en la región del Kurdistán donde les dio asesoría y consejos.

Tenemos asesores americanos en Irak y no tenemos problemas acerca de esto, pero lo que evitamos, y no aceptamos, es que algunas tropas extranjeras vengan a territorio iraquí a pelear en nuestro territorio. Esto no está permitido y nunca dejaremos que pase.

¿Esto incluye tanto las tropas iraníes y las americanas? ¿Incluso en la batalla para retomar Mosul, la segunda ciudad del país tomada por el EI en junio pasado?

No, bajo ninguna circunstancia. Una actuación así puede reavivar el fantasma de las de bases militares extranjeras en Irak. Adicionalmente, no tenemos duda de que las tropas iraquíes son capaces de liberar Mosul, especialmente si son apoyadas por el aire.

¿En qué se ha avanzado en la pelea contra el EI y cuánto falta para luchar por Mosul?

Daesh –por las siglas en árabe y como se conoce a Daesh –por las siglas en árabe y como se conoce al EI en esta parte del mundo– no empezó en Irak y no se limita a estos territorios, por eso no es fácil poder estimar cuándo podrá eliminarse. No es fácil hacer predicciones. Pero la derrota de Daesh en Irak será mucho más rápida que en otras áreas.

Yo espero que si no logramos hacerlo en corto tiempo, sí podamos hacerlo a mediano plazo. Estamos trabajando para hacer del 2015 el año en que se libera Mosul y Daesh es derrotado.

¿Es posible derrotar al EI en Irak con la guerra Siria todavía activa?

No hay duda de que será más difícil si la guerra en Siria continúa. Pero todavía es posible derrotar al EI, incluso si sigue activo en Siria. Esto será posible si controlamos las fronteras del territorio iraquí, con la mejora de la situación política en Irak y el éxito de las batallas del Ejército iraquí en diferentes territorios.

Pero el primer Ministro Abadi insiste que todavía están esperando las armas prometidas por la coalición. ¿En que cambiará la situación una vez las hayan recibido?

Soldados sin armas no son nada. No tenemos problemas con el número de tropas, nuestro problema es con el número y la calidad de armas. Por eso las necesitamos.

CATALINA GÓMEZ ÁNGEL
Para EL TIEMPO
TREHERÁN

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.