En agua potable, Cali depende del Cauca

En agua potable, Cali depende del Cauca

Julián Lora, gerente de Acueducto de Emcali, habla de planes para el agua de caleños y yumbeños.

notitle
14 de diciembre 2014 , 11:32 a.m.

Esta semana más de un millón y medio de caleños, sumados a los vecinos de Yumbo, tuvieron que soportar más de 20 horas sin agua. No es la primera vez que tienen este problema en sus domicilios.

Las Empresas Municipales de Cali (Emcali) atribuyeron el inconveniente a la avalancha de la madrugada del martes en el río Sumbico, que desde el nororiente caucano tributa a los ríos Jambaló, Palo y Timba, para luego ir al Cauca.

En medio de las quejas, la Personería de Cali catalogó de ineficaz el proceder de Emcali porque no muestra, según la entidad de control, un modelo adecuado para el servicio efectivo del líquido para la ciudad.

En la actualidad, según la Empresa, 10.500 millones de pesos son destinados al tratamiento del agua, cifra que aumentará en el 2015, cuando se eleve a 12.500 millones, recursos que van destinados a la limpieza y tratamiento de las aguas con químicos como el cloruro férrico y policloruro de aluminio, como coagulantes en la planta de Puerto Mallarino.

En otras plantas, como La Reforma, río Cali y Cauca se utilizan cal viva como alcanilizante, polímeros, carbón activado, cloro líquido y soda. “La calidad del agua está garantizada por controles y pruebas”, dice el ingeniero de Emcali Roberto Pomar.

Julián Lora, recién posesionado como gerente de Acueducto, sale a responder su primer ‘chaparrón’ en el cargo y explica hacia dónde apunta Emcali para evitar este drama de ‘tragos amargos’.

¿Qué deben esperar los caleños después de lo ocurrido esta semana?

Dos proyectos que ayudarán, en el corto plazo, a evitar este tipo de problemáticas. Por ejemplo, la recuperación de los cuatro pozos en el Distrito de Aguablanca, proyecto que ya inició su segunda fase. Vamos a explotar las aguas de los pozos que tienen 400 metros de profundidad. Lo que se pretende es conseguir 600 litros de agua por segundo, con lo cual se podrá surtir al Distrito en ocho meses cuando estará listo. Con seguridad, a finales del próximo año estará funcionando el nuevo reservorio, con capacidad para 100.000 litros de agua.

¿No existen otros estudios de fondo?

En octubre el gerente general, Óscar Pardo, firmó un acuerdo con Oscar Libardo Campo, gerente de la Corporación Autónoma Regional (CVC), para revisar la posibilidad de traer aguas de los ríos Claro y Jamundí (Valle), Timba y Palo (Cauca) y otros en los alrededores de la región para abastecer las cuatro plantas de potabilización de la ciudad.

¿El embalse en Pichindé aún suena entre las propuestas?

Hemos estudiado la posibilidad con Findeter, para llegar a unos acuerdos y realizar un estudio financiero del embalse en la parte alta de Pichindé. Vamos a construir esa obra porque nos permitirá generar energía, además de pasar esas aguas hacia la Planta de Tratamiento de Río Cali. Pasaríamos de 2,4 metros cúbicos de agua hasta obtener, en una segunda fase, 5,5 metros cúbicos, es decir, el doble de la capacidad actual. Con eso vamos a lidiar cuando el río Cauca tenga problemas y nos toque parar las plantas del oriente.

¿Es de calidad el agua de la ciudad?

Yo apenas llevo dos meses y medio en el cargo, pero sé muy bien que el tratamiento es de primera calidad y tenemos las mejores aguas. Sabemos que en Colombia, uno de los mejores tratamientos se produce en Cali.
Hay quienes aseguran que no es tan cierta esa afirmación.

El que lo haga es porque no conoce a Cali, somos una ciudad con siete ríos y tenemos los mecanismos para mantener el agua de la mejor calidad. Además, tenemos cuatro plantas de potabilización (Puerto Mallarino, Cauca, río Cali y La Reforma); nada más la de Mallarino cubre el 75 por ciento de la ciudad.

¿Entonces por qué se presentan casos como el de esta semana?

Lo que pasa es que Cali es Cauca dependiente y son hechos de la naturaleza que no podemos visualizar. Es más un trabajo del departamento del Cauca, que debe manejar sus vertimientos hacia los ríos, de lo contrario se vienen todas esas palizadas y nos afectan a nosotros.

Reparos al reservorio

El sindicato de Emcali dice que el primer reservorio, en el 2008, dejó ‘sobrecostos’, ya que de 12.000 millones presupuestados, se terminaron invirtiendo 18.000 millones y su funcionamiento es “flojo”. La Personería, a su vez, sostiene que no hubo plan de contingencia para evitar el drama de esta semana sin agua. Los veedores Luz Betty y Pablo Borrero recordaron que en el nuevo Plan de Ordenamiento Territorial (POT) se dispuso la construcción de un nuevo reservorio, pero esta obra no es un remedio. “Una de las soluciones es construir la bocatoma más arriba. La peor de las alternativas es creer que el problema se soluciona entregando en concesión la operación de acueducto dividiendo la ciudad en zonas”.

CALI

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.