Cinco delitos de impacto cayeron en Colombia

Cinco delitos de impacto cayeron en Colombia

Bogotá y Cali cierran el año con cifras positivas en disminución de secuestro y delitos sexuales.

notitle
13 de diciembre 2014 , 06:46 p.m.

Para Colombia, el 2014 trajo resultados positivos en la disminución de cinco delitos que históricamente marcaron el accionar delictivo del país: secuestro, extorsión, delitos sexuales, hurto a vehículos y violencia intrafamiliar.

Dos de estos, la extorsión y el secuestro, muestran cifras que impactan por sus reducciones.

En el 2000, el secuestro llegó a la cifra récord de 3.572; en el 2013 bajó a 299 y para este año van 253 casos, una reducción del 15 por ciento.

Bogotá y Cali presentan los mayores descensos: la capital del país pasó de 41 denuncias por secuestro en el 2013, a 30 este año; una baja del 27 por ciento. En la capital del Valle, los 20 casos del 2013 se redujeron a la mitad. Del total de secuestros, 140 son extorsivos y 113 simples.

Por su parte, la extorsión, que había reflejado números preocupantes en los últimos años, bajó este periodo. Desde el 2008, cuando se presentaron 830 denuncias, al 2013, con 4.805 casos, se multiplicaron por 6 las estadísticas del fenómeno. Sin embargo, a octubre de este año, los reportes están en 3.027, un 27 por ciento menos que el año pasado, según del Ministerio de Defensa.

Medellín y Barranquilla se convirtieron en las ciudades principales con los mejores resultados en reducir la extorsión, con 73 y 67 por ciento menos de denuncias, respectivamente.

Las cifras, que si bien son para destacar, siguen siendo elevadas. Por ejemplo, en estas dos capitales, como señala el coronel Fabio López –director de la Dirección Antisecuestro y Antiextorsión (Gaula)–, las bandas delincuenciales tienen dominio y se muestran fuertes en los sectores donde habitan.

Las principales víctimas son comerciantes, que representan el 36 por ciento de los casos en todo el país. La delincuencia común actúa en el 78 por ciento de las extorsiones, y los grupos guerrilleros, en el 22 por ciento.

López explica que las Farc y el Eln ya casi no cometen este delito por su pérdida de poderío; aunque lo siguen haciendo en algunas regiones, como el límite entre Caquetá y Huila y en Mesetas (Meta).

Uno de los métodos es la llamada desde las cárceles, donde un interno recoge los datos de directorios telefónicos y se hace pasar por un cabecilla de un frente guerrillero u organización criminal.

“Piden armas y elementos difíciles de conseguir, después les dan el número de un intermediario, y cuando la persona se da por vencida y dice que no puede conseguir eso, el extorsionista dice que el valor de las armas son 10 millones de pesos y emplean empresas de giros para que les den el dinero”, dijo el coronel López.

El director del Gaula indica que la mejora de los índices es aún mayor si se tiene en cuenta que, hace una década, las víctimas de extorsión no denunciaban por temor, y que ahora son más los que se atreven.

Hurto de carros cae 20 %

El panorama del hurto de vehículos también es optimista, pues cayó un 20 por ciento respecto al año pasado, cuando se presentaron 32.134. En total, este año van 25.769 denuncias por robo, 6.466 de carros y 19.303 de motos. Medellín es la ciudad donde más roban carros, no obstante la reducción del 27 %. Sigue Bogotá con 4.261 reportes, 5 por ciento menos, y Cali, donde disminuyó un 13 %.

Golpes a bandas extorsivas

Este año, el Gaula de la Policía desarticuló 83 bandas dedicadas a la extorsión y liberó de la microextorsión a 22 sectores, dos de estos en la localidad de Usme.

Desde el 2005, en el barrio Antonio José de Sucre, de esa localidad, seis bandas se adueñaron de las calles. Los delincuentes se hacían pasar por los llamados ‘calibradores’ –quienes llevan el tiempo de los buses–, para cobrar ‘vacunas’ a los conductores de servicio público. Ellos accedieron al pago diario de una suma que no superaba los 5.000 pesos, para evitar que les dañaran sus vehículos. Con el paso de los años, las bandas ganaron terreno frente al gremio de transportadores, que veía cómo, a través de la microextorsión, perdían gran porcentaje de sus ingresos.

Tras la unión del gremio y el Gaula, además de 5 años de investigación, fueron capturados los integrantes de todos los ‘combos’, y por ahora en la zona se movilizan con libertad.

Van 6.000 casos menos de violencia intrafamiliar

Según las cifras de la Dijín de la Policía a octubre, la violencia intrafamiliar ha caído durante el 2014, con un total de 27.096 casos registrados. El dato representa 6.000 registros menos que el 2012 y 2013, con 32.321 y 33.054, respectivamente.

Pese a lo positivo del informe, el número sigue siendo alarmante y Bogotá continúa siendo la ciudad donde se registra el mayor número de casos con 3.142, aunque en la capital el delito disminuyó un 13 por ciento. Para Cecilia Barraza, consejera presidencial para la Equidad de la Mujer, los datos reflejan dos caras de la moneda. “Lo positivo con relación a la cifra es que se podría decir que las políticas públicas del Estado han logrado prevenir la violencia, reduciendo la cantidad de mujeres afectadas, pero también revelaría que las mujeres han perdido la confianza en las instituciones para denunciar”, señala.

El caso más positivo en disminución de violencia intrafamiliar es Barranquilla, donde en el 2013 se registraron 1.534 y este año, 626; en la capital del Atlántico la reducción alcanza el 59 por ciento. En Cali se pasó de 3.011 procesos a 1.814, el 40 por ciento. Mientras que en Medellín aumentó el delito en un 23 por ciento, con 920 casos.

En cuanto a los delitos sexuales, el informe de la Dijín revela que se han denunciado 8.002 casos; el 2014 terminó con 11.592.

Bogotá, por su parte, pasó de 1.065 a 640 registros; Cali, de 858 a 542 y Bucaramanga, de 432 a 214, convirtiéndose en las ciudades con los números más destacados en la lucha contra los delitos sexuales. En ambos delitos, manifiesta Barraza, las mujeres son las que más sufren, por ejemplo en el abuso sexual. En la mayoría de las situaciones, quien ataca es un familiar de la víctima. Por eso, el mayor riesgo para las mujeres está en su propia casa, pues allí se dan tanto la violencia intrafamiliar como la sexual.

CRISTIAN ÁVILA JIMÉNEZ
Redactor Nación

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.