Pistas en caso de profesora asesinada tras fiesta de colegio en Bogotá

Pistas en caso de profesora asesinada tras fiesta de colegio en Bogotá

Mónica Andrea Bravo fue encontrada cerca del estadio El Campín con todas sus pertenencias.

notitle
12 de diciembre 2014 , 07:43 p.m.

Con dos heridas, una en el pecho y otra en la pierna, y a pocos metros del estadio El Campín, las autoridades hallaron sin vida a Mónica Andrea Bravo.

Ella, profesora de primaria del colegio bilingüe Tilatá desde el 2010, había participado en una actividad organizada por el plantel para despedir el año, justo el jueves cuando fue asesinada.

A eso de las 9:30 de la noche, la Policía la encontró muerta, con todas sus pertenencias, por lo que en primera instancia se descartó que el hecho estuviera relacionado con un atraco.

Pero allegados a la profesora no comparten esa versión inicial. Para ellos, hay pistas que señalarían que la muerte de la joven sí tiene que ver con un hurto y no con su vida sentimental.

Mónica, de 30 años, había continuado sus estudios y fue en septiembre del 2013 cuando se graduó como magíster en enseñanza de lenguas extranjeras, de la Universidad Pedagógica.

Años atrás había estudiado ingeniería industrial en la Universidad Industrial de Santander, en Bucaramanga. Y se graduó en el 2007.

El viernes, tras conocerse la noticia de su asesinato, docentes, estudiantes y padres de familia de Tilatá, ubicado en La Calera, se mostraron indignados con lo ocurrido. Incluso, en el portal web de la institución publicaron un banner blanco con el nombre de la docente y una cinta negra alusiva a su muerte.

La Policía inició una investigación para encontrar a los responsables del hecho. Según el general Humberto Guatibonza, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, están revisando las imágenes captadas en las cámaras de seguridad del sector para identificarlos.

Otra de las versiones apuntaba a que, luego de asesinarla, un vehículo dejó abandonado el cuerpo de la joven en el lugar.
De acuerdo con las imágenes que Mónica divulgó a través de una red social, era amante de la naturaleza y vivía encantada con lo que hacía. “Tranquilidad, alegría y pasión por lo que hago”, escribió hace poco.

También se sentía conforme con lo que hasta ahora había conseguido como docente. “He encontrado lo que me gusta hacer y lo haré mientras el Todopoderoso me lo permita”, publicó.

La Secretaría de Gobierno de Bogotá aseguró en un comunicado que hará un seguimiento “riguroso” para establecer “circunstancias reales de su muerte”.

BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.