Aprender de California y Guapotá

Aprender de California y Guapotá

Identificar las causas de las altas tasas en Colombia debe ser una tarea prioritaria.

notitle
11 de diciembre 2014 , 06:25 p.m.

California y Guapotá son dos municipios santandereanos donde las memorias de homicidios para las nuevas generaciones son casi inexistentes. En ninguno de ellos se ha cometido un solo asesinato en los últimos diez años (EL TIEMPO, 17-7-14).

Al registrar los informes sobre las tasas de homicidios divulgados en esta época, nuestros ojos deben volcarse hacia las poblaciones colombianas libres de un problema que, por su naturaleza y dimensiones, sigue siendo el más grave del país.
Los últimos balances son ciertamente alentadores. Según las cifras publicadas esta semana por la Policía, a primero de diciembre la tasa habría disminuido 16 por ciento en los últimos doce meses. Si esta tendencia permanece, cerraremos el año con uno de los niveles más bajos en muchas décadas.

Estas son, sin duda, excelentes noticias. Las caídas en Cali y Medellín, que han sufrido el problema de manera extraordinaria, son de enorme significado. Sus mejoras explicarían en buena parte los resultados alentadores del balance general.

Tales resultados positivos, sin embargo, deben cotejarse con el comportamiento contrario registrado en otras ciudades, como Bogotá. Las subidas del homicidio en la capital, donde se habían conquistado tasas históricas relativamente bajas, son especialmente preocupantes. Importa doblegar esfuerzos para lograr la meta de reducir la tasa en Bogotá a un dígito.

Más aún, a pesar de las innegables mejoras a nivel nacional, Colombia figura todavía entre los países con las más altas tasas de homicidio en el mundo, después de Honduras, Belice, El Salvador, Costa de Marfil, Jamaica, Venezuela, Guatemala y Sudáfrica.

Es necesario guardar las perspectivas, por supuesto. Estamos frente a un problema de proporciones descomunales. Un gráfico de días pasados, publicado en EL TIEMPO, es muy ilustrativo: si en 1984 la cifra anual de homicidios ya era de 9.969, esta se trepó a más de 28.000 en 1991. Hubo descensos en la siguiente década, pero con posteriores recrudecimientos: en el 2002 se cometieron 27.800 asesinatos.

Desde entonces, la caída ha sido, pues, voluminosa. No obstante, aun si se logra una cifra menor de los 14.000 homicidios en el 2014, como lo indican los últimos balances de la Policía, todavía estamos lejos de los niveles de 1984 –ya de por sí sumamente altos–.

El problema del homicidio en Colombia tendría que concentrar más la atención del debate nacional. No pueden concebirse políticas públicas sin partir de la premisa elemental del derecho a la vida.

Las noticias sobre los balances recientes sugieren que los éxitos en la reducción de las tasas de homicidios se deben a los golpes contra las organizaciones criminales, responsables de gruesas proporciones del problema. Otra causa que se señala con frecuencia –para los homicidios y la violencia en general– es la “intolerancia” como supuesto atributo nacional.

Identificar con mayor precisión las causas de las altas tasas en Colombia debe ser una tarea prioritaria, apoyada con generosos recursos del Estado y del sector privado.

Quizás puedan aprenderse lecciones de aquellos municipios cuyas tasas de homicidios son bajas y hasta nulas. En 75 de los 116 municipios de Cundinamarca no se habían registrado homicidios hasta mayo de este año –incluidos Madrid, Cucunubá, Sopó y Tenjo, a escasos kilómetros de Bogotá–.

Municipios como California y Guapotá tienen mucho que enseñarle al país. Y el Gobierno Central tendría que fijarse en ellos para contribuir más a sus necesidades. Por su respeto a la vida, esos municipios simbolizan la esperanza.

Eduardo Posada Carbó

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.