Marchas prodemocracia en Hong Kong tuvieron pocos logros

Marchas prodemocracia en Hong Kong tuvieron pocos logros

Pedido de democracia de manifestantes chocó con el gobierno chino. Campamentos, desalojados.

notitle
11 de diciembre 2014 , 05:44 a.m.

Aunque este jueves la policía terminó de desalojar pequeños grupos de manifestantes en Hong Kong, los activistas por mayores libertades y democracia dijeron que volverán a la lucha, a pesar de haber logrado poco de las autoridades chinas.

Centenares de policías invadieron el campamento ubicado en el barrio de negocios de Admiralty, cerca de la sede del poder, y se dirigieron hacia las decenas de irreductibles que aún seguían llevando a cabo una sentada en el lugar, los cargaron uno a uno a bordo de vehículos policiales y se los llevaron.

Después fue restablecido el tránsito, que estaba cortado desde septiembre, cuando miles de personas se instalaron en la autopista de nueve vías, que constituye uno de los grandes ejes de tránsito de la excolonia británica. “¡Somos pacíficos!”, “¡No resistimos!”, “¡Queremos una verdadera democracia!”, gritaban los manifestantes.

Los protestantes habían iniciado las movilizaciones cuando las autoridades comunistas chinas insistieron en que los candidatos a las elecciones locales de 2017 fueran aprobados por un comité oficial. Jóvenes estudiantes salieron a las calles para frenar lo que consideran será una farsa electoral.

A ese reclamo político se unieron otras demandas, como la falta de alojamiento o la creciente desigualdad económica en la sociedad hongkonesa. La policía no confirmó si las personas que fueron evacuadas del campamento fueron detenidas, pero antes del inicio de la operación ya habían advertido que arrestarían a quienes se opusieran al desalojo.

La cantante Denise Ho gritó la consigna “desobediencia civil sin miedo”, mientras era desalojada por la policía. Por su parte, la diputada Claudia Mo, también obligada por la policía a dejar el campamento, dijo que el movimiento vencería y prometió que volverían. “Este no es el fin del movimiento. El despertar político entre los jóvenes es irreversible y continuaremos luchando”, había dicho más temprano Mo.

En su momento álgido, el movimiento congregó a decenas de miles de personas en las calles de la ciudad, pero el apoyo popular se desvaneció ante las dificultades para moverse en la ciudad.

Hong Kong, un territorio chino que se beneficia de una amplia autonomía, vivió con estas manifestaciones su más grave crisis política desde 1997, cuando se produjo la retrocesión de la colonia británica a Pekín.

China acepta el principio del sufragio universal para la elección del próximo jefe del ejecutivo de Hong Kong en 2017, pero exige que los candidatos tengan el aval de un comité, lo que, según los manifestantes prodemocracia, desembocaría en la elección de un candidato controlado por Pekín.

Algunos manifestantes desalojados afirmaron sentir como un fracaso la falta de concesiones de las autoridades ante sus peticiones.

AFP

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.