Se rajaron en las pruebas Saber

Se rajaron en las pruebas Saber

Los resultados de estas pruebas no son nada alentadores para Antioquia y Medellín.

notitle
10 de diciembre 2014 , 05:14 p.m.

A pesar de los 10 largos años, y que prometen ser más, de gobierno de Fajardo, en Medellín y en Antioquia, con las intermitencias y las continuidades incluidas, Antioquia la Más Educada y Medellín la Más Educada perdieron el año en las pruebas Saber que los bachilleres presentaron el pasado agosto para evaluar sus conocimientos y habilidades cognitivas, y cuyos resultados la mayoría de la universidades utilizan para sus admisiones.

Antioquia sacó en promedio 41,3 puntos sobre 100 en el 2014 en las pruebas Saber, y en el 2011, sacó 44,5; bajó 3,2 puntos. Esto es, en notas de 1 a 5, una nota de 2,22 y 2,06, respectivamente, para el 2011 y el 2014 (‘Estudios dicen que Antioquia no está bien en pruebas educativas’, 12 de noviembre del 2014).

Estos resultados pusieron a Antioquia en el puesto 13º por departamentos, y Medellín quedó de 28; fueron superadas por Sabaneta y Envigado, que ocuparon, entre las ciudades, los lugares 3.° y 6.°, respectivamente.

Los mejores departamentos fueron Cundinamarca, Boyacá, Santanderes y Nariño. Entre las primeras 10 ciudades, Boyacá ubicó a tres: Sogamoso, Duitama y Tunja; Antioquia a dos: Envigado y Sabaneta; Cundinamarca, a Chía y Bogotá, y Santander, a Bucaramanga y Floridablanca.

Según El Espectador y teniendo en cuenta a las ciudades capitales, “Bucaramanga se situó en el 7.° lugar, con el 60 por ciento (estudiantes en los primeros lugares); Bogotá, en el 10.°, con el 57; Medellín en el 28°, con el 43”. (‘Chía y Sogamoso, primeros en pruebas Saber 11’, 26 de noviembre del 2014).

Los resultados de las pruebas Saber no son nada alentadores para Antioquia y Medellín, y mucho menos para la educación colombiana, dado que en las pruebas Pisa del 2012, publicadas en 2013, Colombia ocupó el puesto 62, solo por encima de Catar, Indonesia y Perú. “La diferencia entre el mejor, China-Shanghái, y Colombia es de 237 puntos, casi 6 años de escolaridad. Es como si los estudiantes chinos estuvieran saliendo de bachillerato y los colombianos solo estuvieran comenzando” (Maya, G. ‘Pisa: la clase dirigente colombiana se rajó’, eltiempo.com, 9 de diciembre del 2013).

El énfasis educativo en Antioquia y Medellín se hace en matemáticas, tanto así que la Secretaría de Educación Departamental tiene un programa piloto en docencia matemática para los maestros de Antioquia, liderado por Horacio Arango Marín, exrector de la UN Medellín. Sin embargo, no hay otro programa similar, que pueda rivalizar con este, en otras áreas del conocimiento, como en ciencias sociales, por ejemplo.

Martha Nussbaum, filósofa y profesora de la Universidad de Chicago, plantea la pertinencia del pensamiento crítico e imaginativo. “Naciones como China y Singapur, que previamente ignoraron las humanidades, ahora las están promoviendo vigorosamente, porque han llegado a la conclusión de que el cultivo de la imaginación a través del estudio de la literatura, el cine y las demás artes es esencial para fomentar la creatividad y la innovación” (‘Do Colleges Need French Departments? Cultivating the Imagination’. NY Times, 17 de octubre del 2010).

Privilegiar innecesariamente las matemáticas sobre otras áreas del conocimiento, porque son adecuadas para las necesidades del mercado, tiene consecuencias indeseables, especialmente en el desarrollo del pensamiento crítico, tan necesario en la formación democrática y participativa de los ciudadanos, porque no se trata de formar robots que reciban órdenes y sean controlados, sino personas que toman decisiones libres basadas en juicios valorativos.

Por otro lado, en Antioquia la Más Educada, el conocimiento se ha convertido en espectáculo con las “olimpiadas”, al mejor estilo de los high schools norteamericanos, como instrumento de manipulación mediática y de inclusión social “suave”, sin que las élites hagan reformas sociales genuinas que toquen los fundamentos de la desigualdad. En Grecia no existieron tales “olimpiadas”, sino lugares e instituciones, como el ágora o la academia, en donde se daban verdaderas batallas de ideas. La filosofía nació en Grecia, pero no en unas “olimpiadas”, con cámaras y reflectores.

En este sentido, al tiempo que estos resultados de las pruebas Saber se daban a conocer, ‘El Colombiano’ subtitulaba: “El Gobernador Sergio Fajardo, que basa su plan de gobierno en el tema educativo, fue invitado a un foro en Estados Unidos, donde sus políticas son expuestas como ejemplo” (‘Plan educativo se expone en EE. UU.’, 15 de noviembre del 2014).

¿Como ejemplo? ¿De qué? Los gringos saldrán deslumbrados, aunque los resultados fajardistas sean peores que aquellos que logran los estudiantes norteamericanos, con el histrionismo de culebrero que tienen todos los políticos colombianos, que no dan resultados sino promesas, porque dentro de cada uno de ellos hay un culebrero. Los políticos no necesitan ser coherentes, diría Borges.

Respecto a la reunión, dijo Fajardo que se sentía “orgulloso de exponer lo mejor del proyecto Antioquia la Más Educada ante importantes líderes del continente, (…), Ricardo Lagos y Ernesto Zedillo (…)”. Fajardo se refiere a los líderes de la misma camada de César Gaviria que presidieron, bajo el lema de “no hay alternativa”, la cesión de los recursos naturales a las trasnacionales, la privatización de los activos del Estado, el aumento de la desigualdad y la concentración del ingreso condicionadas a la represión salarial. Entre caciques no se pisan las plumas.

Fajardo estaba presentando el examen como aspirante presidencial en Colombia, con Zedillo y Lagos como testigos, en el foro de Diálogo Interamericano, un centro de pensamiento que cohesiona y administra las políticas para América Latina en concordancia con los intereses norteamericanos. Esperemos que Fajardo pase sobrado el examen para ser presidente latinoamericano: administrador de los intereses de los grandes grupos económicos nacionales y transnacionales, mientras la gente come cuento e ilusiones.

Guillermo Maya

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.