No se pierda la tradicional ruta de Navidad en Boyacá

No se pierda la tradicional ruta de Navidad en Boyacá

Como lo hace cada año, este departamento sorprende con su majestuosa decoración.

notitle
10 de diciembre 2014 , 04:19 p.m.

Con más de 25 millones de bombillos de todos los colores y 2.000 figuras –muchas de ellas con movimiento–, el Puente de Boyacá abre las puertas del departamento a miles de turistas, que encontrarán 123 municipios iluminados para visitar en esta temporada.

Son 6.900 metros de manguera led los que alumbran los caminos y prados del escenario en el que se gestó la batalla libertadora y donde trenes animados, con sonido, y cuatro molinos de viento en constante actividad dan la bienvenida.
Este monumento patrio, a 110 kilómetros de Bogotá (a 1 hora y 45 minutos de recorrido), es la primera parada. Allí, además de la decoración, hay tiendas de artesanías y puestos de venta de dulces y comidas típicas.
A 14 kilómetros queda Tunja. El alumbrado se concentra en dos puntos: en la plaza de Bolívar, cubierta por un techo de luces blancas. El otro es el pozo de Donato o de Hunzaúa, donde predominan coloridas figuras de animales sobre el espejo de agua.

El camino lo llevará hasta Paipa, a media hora de distancia de Tunja. Allí, el Pantano de Vargas recibe a propios y visitantes con 3 millones de bombillos que iluminan las estatuas de los lanceros. Vale la pena dar un paseo por el malecón sobre el lago Sochagota.

En Duitama, a 20 minutos, el parque del Carmen fue iluminado con insectos a escala real, chorros de agua, reflectores de luz y una plataforma para caminar con los pies descalzos.

El parque principal Los Fundadores, de Belén, municipio cercano a Duitama, sorprende a los visitantes con un trineo con simulador de nieve, un árbol de 17 metros de altura y un bosque interactivo en pleno centro de la plaza. En la misma población hay que visitar la caverna pesebre: 80 metros de recorrido con imágenes que rinden tributo a los campesinos. También hay figuras con movimiento y cascadas.

Un árbol ecológico de 6 metros, elaborado con 6.000 botellas plásticas e iluminado con igual cantidad de bombillas, embellece la plazoleta Sol de Iraka, en el vecino municipio de Sogamoso.

El camino conduce a Corrales, sin duda el pueblo mejor iluminado de Boyacá, que cada año sorprende a propios y visitantes.

Exhibe un pesebre a escala real que, por estaciones, se presenta desde el parque principal hasta el mirador del municipio.

Un millón y medio de bombillos y 7.000 metros de manguera iluminan todas las calles del llamado Municipio Luz de Colombia. Corrales, gracias a su topografía y a su esmerada decoración, queda convertido en un pesebre. De regreso, no puede dejar de visitar Nobsa, población que se ha hecho famosa por sus pesebres animados, inspirados en las tradiciones boyacenses y hasta en las películas del momento. Se recomienda regresar a Bogotá por la vía a Chiquinquirá, y hacer un desvío hacia Villa de Ley-va, que también se ilumina en esta época. No deje de pasar por Ráquira y termine en Chiquinquirá, donde las luces navideñas rinden tributo a la Virgen.

A lo largo de la ruta encontrará múltiples ofertas de alojamiento.

ESTILO DE VIDA

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.