Torturas de la CIA tras 11-S, más brutales de lo esperado

Torturas de la CIA tras 11-S, más brutales de lo esperado

Agresivas prácticas contra sospechosos no sirvieron para obtener datos útiles contra terrorismo.

notitle
09 de diciembre 2014 , 10:42 a.m.

Las torturas y métodos de interrogatorio utilizadas por la CIA contra sospechosos fueron "mucho peores" de lo que se había reconocido públicamente hasta ahora, apunta un informe del Comité de Inteligencia del Senado estadounidense divulgado este martes.

El documento de 525 páginas, que incluye párrafos enteros cubiertos por una tinta negra para proteger información confidencial, apunta que la CIA impidió que el Congreso y la Casa Blanca tuvieran acceso a información sobre lo ocurrido.

El reporte dijo que la CIA engañó a los políticos y al público respecto del programa, buena parte del cual fue desarrollado, operado y asesorado por dos contratistas externos.

El presidente de ese país, Barack Obama, se pronunció de inmediato y dijo que las prácticas de tortura de la CIA a sospechosos de terrorismo durante la década pasada no ayudaron a los "esfuerzos contra el terrorismo" ni a los intereses sobre la seguridad nacional.

El informe "documenta un programa preocupante" de interrogatorio a sospechosos de terrorismo entre 2001 y 2009, y debe contribuir "a dejar esas prácticas donde pertenecen, en el pasado", dijo Obama en un comunicado.

El estudio del Senado también denuncia que la CIA "no llevó un conteo profundo o preciso del número de personas que detuvo, y del número de detenidos que no reunían las condiciones mínimas para ser detenidas".

El documento se elaboró tras una investigación de cinco años de la Comisión de Inteligencia del Senado sobre el programa, que buscaba lograr información sobre la red al Qaeda y otros presos que estaban encarcelados en unidades de detención alrededor del mundo.

La CIA y muchos altos funcionarios gubernamentales de Estados Unidos han dicho que el programa era eficaz y que impidió varios complots terroristas.

'Métodos innecesarios'

Según indica el estudio, los detenidos tras los atentados de las Torres Gemelas de Nueva York sufrieron prácticas como la privación de sueño durante más de una semana, o la amenaza continua de que no iban a salir vivos de la custodia a la que estaban siendo sometidos.

Asimismo, el texto indica que, con la aprobación del personal médico de la Agencia Nacional de Inteligencia (CIA), al menos cinco de los prisioneros fueron sometidos a procedimientos "médicamente innecesarios" de "alimentación rectal" o "hidratación rectal", y otros tantos a baños de hielo.

"Uno de los interrogadores le dijo a otro detenido que nunca irían a juicio porque 'no podemos dejar nunca saber al mundo lo que les hemos hecho'", relata el informe.

"Agentes de la CIA también amenazaron al menos a tres detenidos con hacer daño a sus familias, incluyendo a los hijos de un detenido y amenazando con abusar sexualmente de la madre de otro, y 'rajarle la garganta a su madre'", detalla el texto.

El informe del Senado describe asimismo las prácticas de asfixia simulada practicadas al reconocido como cerebro del 11-S, Khalid Shaikh Mohammed, así como a otros detenidos, definidos como "series de ahogamientos" que en muchas ocasiones les producían vómitos.

Fechas del "programa"

El llamado Programa de Detención e Interrogación de la CIA fue autorizado secretamente por el gobierno de George W. Bush en 2002, poco después de la firma por el presidente de un memorando que autorizaba a la CIA a matar, capturar e interrogar a altos dirigentes de Al Qaeda en cualquier parte del mundo.

A partir de 2002 aparecieron rumores sobre malos tratos y torturas: inicialmente en Bagram, Afganistán.

Organizaciones no gubernamentales y legisladores empezaron a preguntarse sobre el destino de varios "detenidos fantasma", sobre los que el gobierno estadounidense no dice nada en absoluto.

Finalmente, en 2005, la prensa estadounidense denuncia vuelos secretos de la CIA para trasladar a "detenidos de alto valor" a lugares desconocidos, secretos, en los que ni siquiera interviene el FBI.

Numerosos países, sobre todo europeos, permiten que esos vuelos pasen por sus espacios aéreos.

En diciembre de 2005 el Congreso aprueba una ley que prohíbe los tratos "crueles, inhumanos y degradantes". Aumenta la polémica sobre el recurso a la tortura, se inician investigaciones administrativas y la CIA admite en 2007 que destruyó filmaciones de interrogatorios, provocando un escándalo.

El entonces director de la CIA, Michael Hayden, admite en febrero de 2008 que tres detenidos fueron sometidos a la práctica del "submarino" (sumergir al detenido en el agua hasta casi ahogarlo), pero que la CIA ya no empleaba ese recurso desde hacía unos cinco años.

Jaled Cheij Mohammed, presunto cerebro de los atentados del 11-S, Abu Zubeida, primer dirigente de Al Qaeda en ser detenido, y Abd Rahim Al-Nashiri, otro miembro importante de Al Qaeda están entre quienes fueron sometidos al "submarino". El primero, 183 veces y Abu Zubeida, 83.

En enero de 2009 el recién elegido Barack Obama se compromete a respetar la Convención de Ginebra y promete que su administración no utilizará la tortura en los interrogatorios de prisioneros. Suprime oficialmente el programa secreto de interrogatorios.

En abril de 2009 el Ejecutivo divulga los memorandos del departamento de Justicia de 2002 y 2005 en los que se justificaba el uso de "técnicas reforzadas de interrogatorio".

En marzo de 2009 la comisión de Inteligencia del Senado, controlada por los demócratas, abre su propia investigación.

REUTERS, EFE Y AFP

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.