Los 20 grandes cambios del fútbol

Los 20 grandes cambios del fútbol

Hoy no alcanza con hacer las cosas bien, hay que hacerlas rápido, porque el rival te come.

notitle
06 de diciembre 2014 , 05:22 p.m.

“El fútbol se está decidiendo últimamente, sobre todo en los grandes partidos, en espacios muy pequeños y distancias muy pequeñas. Cuando ya se rompe el partido tras un gol, empiezan a aparecer más espacios, pero hasta ese momento los partidos son más cerrados que en nuestro tiempo, cuando el espacio era mayor. Si te dan más espacio tienes más tiempo, y si te dan más tiempo puedes pensar, ejecutar… hoy el tiempo se ha reducido extraordinariamente. La exigencia de ejecutar rápido es la clave”.

La frase pertenece a Andoni Zubizarreta, el fustigadísimo director deportivo del Barcelona. Pero antes de ser un mal comprador de jugadores, Zubi era un arquero de relevancia: tapó 126 veces en la selección española y 18 años entre Athletic de Bilbao, Barça y Valencia. Opinar, puede. Andoni toca el punto neurálgico de por qué este es otro fútbol con relación a tiempos pretéritos. Y atención, que no atajó hace medio siglo, empezó en 1980 y se retiró en 1998. Sin embargo, ve un cambio profundo ya con relación a su época.

Enzo Francescoli, sujeto de definiciones muy lúcidas, opina en sintonía con el exarquero vasco: “Hoy el fútbol es mucho más rápido, hay menos espacios, y menos posibilidades de lograr cosas”. Y Enzo tampoco jugó en 1940, es de mucho más acá. Entonces saltan los defensores del ayer: “Pero si Di Stéfano, Kubala o Pelé jugaran ahora, con estos campos perfectos, con este balón y el entrenamiento actual, también destacarían”.

De ello no hay dudas, el auténtico crack de cualquier época, entrenado con las exigencias actuales, también sería figura hoy; pero sus proezas serían menores. Hoy no alcanza con hacer las cosas bien, hay que hacerlas rápido, porque el rival te come. Y hay menos espacios. Y más obstáculos. Pese a ello, vemos partidos extraordinarios, goles notables y torneos espectaculares, como el pasado Mundial. Todos los deportes mejoran, este no es excepción.

El único que se obceca idealizando el pasado es el hincha de fútbol veterano.

Días pasados nos propusieron un ejercicio interesante: definir cuáles son los 20 cambios más notorios que ha experimentado el fútbol en los últimos 25 años. Y empezamos justamente por el antedicho: el aumento notable y evidente de la velocidad en el juego. Valga agregar que la velocidad en sí es un atractivo adicional. Un contraataque bien ejecutado es bonito; tres, cuatro toques y adentro. El mismo contraataque a gran velocidad es diez veces más bonito. (Que le pregunten a los hinchas del Madrid, que han visto goles sensacionales de esta forma en las últimas temporadas). Esto ha obligado a los atacantes a definir más rápido, mejor. Y aprendieron. Como los arqueros mejoraron el juego con los pies tras la regla del pase atrás.

Enunciamos, entonces, nuestros 20 cambios más trascendentes, la mayoría muy positivos:

1. La mayor velocidad en el juego.

2. La presión de marca sobre el adversario, que antiguamente no existía y que representa la mayor dificultad para quien lleva la pelota. Esto obligó a tocar rápido y de primera. Es más difícil gambetear.

3. Los 3 puntos a la victoria; estimuló el fútbol ofensivo por el deseo de ganar.

4. El portero no puede tomar la pelota con las manos en un pase de un compañero.

5. El portero no puede retener el balón en sus manos más de 6 segundos. (Estas últimas dos acabaron con el vicio de quemar tiempo).

6. La falta como último recurso defensivo es expulsión.

7. La flexibilización de la regla del offside. Ahora, estando en línea con el penúltimo defensor, se está habilitado. Esto legalizó miles de jugadas antes prohibidas.

8. El endurecimiento de la regla 12 (faltas e incorrecciones) que acabó de modo casi definitivo con las brutalidades en el juego. El que pega, se va. Esto terminó con el legendario “te espero en el Centenario”. Ahora espérame donde quieras...

9. El control antidoping estricto y obligatorio en todos los torneos del mundo.

10. La evolución del puesto de arquero, que ha determinado estos fenómenos actuales.

11. El mejoramiento de los campos de juego. Hoy son un billar.

12. La mayor profesionalidad del futbolista, que entrena mucho más tiempo, cuida más su vida privada y su alimentación.

13. El balón de material sintético, que no absorbe el agua. Antaño, cuando llovía, la bola de cuero chupaba el agua y pesaba tres kilos; cada cabezazo era principio de conmoción cerebral.

14. El aerosol para marcar la distancia de las barreras, que siempre se adelantaban.

15. Las tres sustituciones por partido, que permiten mantener el dinamismo en la acción.

16. Las garantías absolutas que tienen los equipos para jugar de visitante, antiguamente inexistentes en gran parte del mundo. El visitante iba al muere.

17. El calendario internacional unificado (las fechas Fifa), que ordenó las competiciones. Antes era un desquicio.

18. La Ley Bosman, que dio la libertad de acción del futbolista al cabo de su contrato y eliminó los cupos de extranjeros.

19. El ingreso, aunque tibio de momento, de la tecnología en el fútbol, con el chip que determina si fue gol no en la raya del arco. Es un comienzo histórico.

20. La recuperación de tiempo perdido, que llevó a 95 o 96 minutos cada cotejo. Otra medida contra la especulación.

Algunos menores, otros importantes, pero si los analizamos bien, cambiaron el fútbol para siempre. Y para mejor.

Último tango…

JORGE BARRAZA
Para EL TIEMPO

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.