Nacional lo tuvo todo y casi se queda sin nada: 1-1 contra River Plate

Nacional lo tuvo todo y casi se queda sin nada: 1-1 contra River Plate

Pudo liquidar el partido en el primer tiempo, pero los argentinos fueron mejores en el segundo.

03 de diciembre 2014 , 09:12 p.m.

Nacional pudo haber resuelto a su favor, en 45 minutos, la final de la Copa Suramericana. No metió todo lo que creó en un brillante primer tiempo. Su rival, River Plate, lo pasó realmente mal en el primer tiempo, pero despertó, empató la serie (1-1) y ahora tiene la posibilidad de conseguir el título en su casa. Por eso, el gesto de resignación de más de 40.000 hinchas verdes que llenaron desde muy temprano el estadio Atanasio Girardot y la cara de disgusto con la que terminó el técnico local, Juan Carlos Osorio. (Lea aquí: Edwin Cardona, uno de los más destacados de Nacional contra River Plate).

River entró asustado en la primera etapa y Nacional comenzó a aprovechar la espalda de los laterales, uno jovencito e improvisado (Emmanuel Mammana, 18 años, solo tres partidos con el primer equipo), y el otro, jugado al ataque (Leonel Vangioni, 27 años, de quien dicen que jugará en el Milán en el 2015). (Reviva la crónica interactiva del partido Nacional vs. River Plate).

Reuters

Todo lo que creó Nacional por la banda derecha terminó en jugadas de peligro, porque Edwin Cardona puso a correr a Orlando Berrío y cada vez que el 17 de Nacional tomaba impulso, la tribuna vibraba y los visitantes temblaban. El problema es que todo ese juego solo sirvió para anotar un gol, a los 34 minutos, cuando Berrío, cansado de lanzar centros en busca de Luis Carlos Ruiz, decidió tirar al arco, al segundo palo, donde Barovero, que cuidaba el primero, no llegó. (Vea aquí las mejores imágenes del partido).

Aparte de esa, tuvo otras dos opciones de anotar, entre estas un tiro libre de Edwin Cardona a los cinco minutos que pegó en el poste y otro remate de Berrío, a los 38, que atajó el portero. En la zona izquierda del ataque estaba Jonathan Copete, al que le ganó esta vez la torpeza: tuvo un cabezazo de gol y rechazó al lateral, y también la posibilidad de encarar a Barovero, pero con el pie derecho cortó todo el avance que había logrado con el izquierdo.

River no aparecía. El técnico Marcelo Gallardo anunció que el equipo iba a tener el dominio del balón, pero casi siempre lo vio pasar. Solo tuvo una oportunidad de anotar, a los 31 minutos, un centro de Vangioni que no encontró a Teófilo Gutiérrez. (Lea aquí: 'Pudimos haber ganado, fue un buen espectáculo': Teo Gutiérrez.)

Hubo un hecho puntual que comenzó a cambiar el partido. Poco después del gol de Nacional, Alejandro Bernal se fue lesionado. Osorio mandó al campo al venezolano Alejandro Guerra. Y con ese cambio, el equipo perdió el equilibrio, la marca en la mitad y, lo peor, la pelota.

Para el segundo tiempo, parecía que los equipos hubieran intercambiado camisetas en el camerino y hubieran salido a jugar con la ropa del rival, porque el libreto que tuvieron al comienzo parecía interpretarlo el equipo que tenían ahora al frente. River fue el dominador absoluto, el dueño de la pelota, y Nacional fue el que vio jugar a su rival.

Ya los argentinos habían metido un par de sustos (un remate desviado de Carlos Sánchez, a los 2 minutos, y un tiro libre de Leonardo Pisculichi, a los 5, que atajó Armani) antes de equilibrar el marcador.

EFE

Teo vio solo a Pisculichi en la mitad del campo y el 15 visitante mandó un remate fortísimo desde fuera del área que picó antes de meterse al arco de un portero que parecía no tener visión de la jugada, porque cuando vio la pelota ya la tenía muy encima...

Nacional ya no era el mismo de la primera etapa. Se las arregló para generar un par de opciones más: un cabezazo de Sebastián Pérez (que entró para tratar de recuperar el dominio, sin éxito) y un remate desviado de Berrío que terminó costándole la salida del partido.

AFP

El juego, la verdad, dejó la sensación de que pudo inclinarse más a favor de River en el final del mismo, cuando Gutiérrez se convirtió en el jugador que agarró la pelota para dejar correr el reloj. Incluso pudieron anotar un gol más, cuando Ramiro Funes Mori se perdió el segundo con un cabezazo desviado.

La Copa Suramericana, como hora y media antes del pitazo final del brasileño Ricardo Marques (quien, a propósito, dejó pegar demasiado, en especial a los de River), está equilibrada y abierta.

Es decir, para cualquiera de los dos. Ahora deberán resolver el título en el Monumental, donde River no ha cedido un solo punto: cuatro partidos, cuatro victorias, con ocho goles anotados y dos recibidos. Pero Nacional ha resuelto todo y ha jugado mejor como visitante...

Tres de la final

La vuelta

River Plate recibirá a Nacional el 10 de diciembre en el Monumental de Buenos Aires, a las 7:15 p.m., hora colombiana, para definir el campeón.

¿ Y el empate?

Si hay empate en los 90 minutos se jugarán 30 más. Si persiste la igualdad, el campeón de la Suramericana se definirá en los penaltis.

El árbitro

La Conmebol designó como central del partido de vuelta en Buenos Aires al uruguayo Darío Ubriaco, internacional desde 2008 y de 42 años.

JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
Subeditor de Deportes

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.