Christian Bale: entre Batman y Moisés

Christian Bale: entre Batman y Moisés

El premiado actor se mete en la piel de este personaje bíblico de la mano de Ridley Scott.

notitle
29 de noviembre 2014 , 08:32 p.m.

Christian Bale cambió el traje de Batman por el de un patriarca bíblico: en la más reciente producción del director Ridley Scott, el actor ganador del Óscar da vida a Moisés (acompañado, entre otros, de Joel Edgerton, Sigourney Weaver, Aaron Paul y Ben Kingsley) en una nueva versión de la salida del pueblo de Israel de Egipto: Éxodo: dioses y reyes, que se estrena el jueves en Colombia.

“Ridley y yo tomábamos el té en Londres hace siete años y, de repente, me preguntó si me gustaría interpretar a Moisés para una nueva versión. Mi respuesta fue: ¿con sandalias, espadas y toda esa parafernalia de la época? Cuando me acerqué al guion, vi que Ridley tenía la intención de dibujar una faceta más humana de este personaje”, recuerda Bale, que conversó con EL TIEMPO acerca de este personaje, su primer trabajo junto al realizador de filmes de culto como Alien y Blade Runner.

¿Qué lo motivó, finalmente, para aceptar?

Muchos colegas que han trabajado con Scott me habían dicho lo increíble que es esa experiencia: como ningún otro director, él siempre sabe bien lo que hace. Desde las reuniones previas, tuvimos muy buena empatía.

¿Cuál fue su primera impresión al verse como Moisés?

Después de muchos experimentos, nos dimos cuenta de que la mejor forma de ser Moisés era interpretarlo de forma sencilla. Yo me había afeitado completamente la cabeza, para verme como los egipcios de la época; me puse algunas pelucas –aunque, insisto, no me gustaba la idea–, pero tampoco funcionó. Lo mejor fue dejar que me creciera el pelo y ya. Ahora, lo más importante eran sus emociones, la naturaleza humana de Moisés.

¿Cómo fue el rodaje con Scott?

Él es un hombre muy enérgico, apasionado por lo que hace, es un artista de corazón y que ve las cosas como si fueran una pintura. Usualmente, una cinta como esta toma unos 120 días de rodaje, y gracias a Dios con Ridley logramos hacerlo todo en 70 días, usando múltiples cámaras, algo que me gustó mucho porque ahorra tiempo y, como sabrás, no siempre tengo mucha paciencia (risas).

Con el panorama actual, ¿qué significado siente que tiene esta historia hoy?

Es muy relevante hoy, no solamente porque habla de uno de los profetas más importantes de la historia para las tres grandes religiones –cristianismo, judaísmo e islamismo–, sino también porque se aprecia otro punto de vista de ese luchador por la libertad.

¿Cómo definiría a Moisés en ese contexto?

Era un personaje de extremos. Seguro que no era un hombre para estos tiempos; yo estaría muerto del miedo de tener a Moisés por aquí en estos días: no era alguien muy tolerante con otras creencias, y no tuvo miedo de usar su espada contra sus enemigos, prisioneros de guerra e, incluso, contra su propia gente. Aunque tuvo un gran sentido de justicia. No deja de ser un personaje fascinante, una figura que pasó de guerrero a profeta.

¿Cree que el Éxodo realmente sucedió?

Los egipcios no tienen un récord de que haya sucedido, y ellos son grandes historiadores. Puede que haya sido un exilio de Babilonia y de alguna manera se mezcló en la historia. A lo mejor sí pasó, de pronto no como lo narra la Biblia, quién sabe. En el fondo, lo importante es el simbolismo y lo que representa.

‘¿Por qué ahora?

Christian Bale reconoce que dudó tras haber aceptado el papel de Moisés. “Comencé a preguntarme si había sido una buena idea meterme en su pellejo”, dice. “Hay gente que se toma a este personaje muy en serio; otros lo ven como una figura simbólica, y a algunos más les parece irrelevante. Un grupo va a preguntarse ¿por qué esta historia ahora? Para mí lo más fascinante es el simbolismo que representa Moisés, sin importar si realmente existió”.

La fe coloniza la gran pantalla

La imagen del mar Rojo abriéndose para que Moisés y el pueblo de Israel abandonen Egipto estremeció los cines en 1956. Con la tecnología de la época, la actuación de Charlton Heston, unos diez mil extras y la dirección del legendario Cecil B. DeMille, ‘Los 10 mandamientos’ se erigió como una de las megaproducciones inspiradas en temas bíblicos.

Los personajes sacados del libro fundamental del catolicismo volvieron a las salas en filmes que derrochan efectos especiales, con una estética más cercana a la de la novela gráfica y presentando sus facetas desconocidas y hasta polémicas.

Este año ya se exhibieron ‘Noé’, con la dirección de Darren Aronofsky y la actuación de Russell Crowe, en una caracterización más violenta y obstinada del patriarca; e ‘Hijo de Dios’, con un Jesús que levantó ampolla por el tremendo atractivo físico de su protagonista, el actor y modelo portugués Diogo Morgado.

MARIO AMAYA
Para EL TIEMPO
Los Ángeles.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.