La gastronomía florece junto al Museo Nacional

La gastronomía florece junto al Museo Nacional

La apertura de los restaurantes Misia y Ocio se suma a la oferta culinaria del sector.

notitle
29 de noviembre 2014 , 07:55 p.m.

La esquina suroccidental del Museo Nacional, de Bogotá, que años atrás era foco de inseguridad, se nutre ahora de interesantes ofertas gastronómicas.

Los restaurantes Misia, Ocio y una nueva sede de Republik abrieron recientemente sus puertas en esta zona que espera la llegada de más propuestas de buena cocina.

Leonor Espinosa –chef y propietaria de Leo Cocina y Cava– y su hija Laura Hernández se precian de haber contribuido a esta transformación. Aún recuerdan el día, hace poco más de una década, en el que se metieron por el Pasaje Santacruz de Mompox, apenas a una cuadra del museo. Allí, donde hoy está Leo Cocina y Cava –referente de la nueva cocina colombiana– había antes un corrientazo.

Espinosa inauguró después, justo al lado de Leo Cocina y Cava el Bar de Leo, que cerró para darle paso al Bembé. Luego se instalaron cerca Itanos y Gostinos, al igual que otras opciones gastronómicas.

Ahora, la chef decidió abrir Misia, recreación de la cocina popular. La siguiente puerta es Republik, nueva sede de una oferta ya conocida y a la vuelta está Ocio, del chef Álex Salgado.

Misia: sabores típicos

Misia es la combinación de dos conceptos de la cocina popular en un ambiente relajado, con ingredientes de calidad, elaboraciones artesanales y buenos precios.

Que Espinosa esté detrás de la propuesta no significa que sea igual en atención y presentación a sus otras propuestas más formales.

Están, por un lado, los fritos costeños, la butifarra, la longaniza y los ‘vinagres’ que se encuentran en cualquier comedor de la costa y que los comensales suelen echarles a las sopas y al arroz. “En Misia se entiende como piqueteadero no ese restaurante de la zona andina, sino el conjunto de los restaurantes donde se vende cocina popular –dice–. Y la refresquería (el otro concepto) busca darles fuerza a los sabores más fuertes que tiene Colombia, que son las frutas. Recreamos las fruteras ubicadas en las plazas de los pueblos”.

En Misia, morcillas, chorizos, butifarras y la longaniza de gallina ahumada –la última, invención de la chef– se hacen artesanalmente. “Son recetas creadas de manera muy saludable, porque utilizamos carne magra combinada con grada, de buena calidad. No abunda la grasa. La morcilla, por ejemplo, está preparada con 80 por ciento de cebolla”. Para las arepas de huevo se trilla el maíz, se cocina y se muele.

También se destacan sus arroces: el de camarones y plátano salió de unir una costumbre muy cartagenera: pedir arroz chino a domicilio y poner a freír tajadas de plátano mientras llega el pedido.

En materia de refrescos hay jugos, al estilo de las chichas costeñas, con sabores de maíz o de arroz o de cualquier fruta, susceptibles de fermentarse.

También hay desayunos y bocados inspirados en la influencia árabe en el Caribe.

“Podrá decirse que, a pesar de que se abrió 10 años después, (Misia) es la mamá de Leo Cocina y Cava. Porque muestra lo popular tal cual, mientras que Leo partió de lo popular para potenciar sus ingredientes”.

Misia

Transversal 6.ª n.° 27-50.

Lunes a sábado de 7 a. m. a 10 p. m. Domingos de 9 a. m. a 4 p. m. Teléfono: 795-4748

Ocio: cocina colombiana de autor

Los viajes por Asia y por regiones de Colombia, como el Pacífico y la Amazonía, le dieron una gran sorpresa al chef Álex Salgado: encontró similitudes inimaginables en materia gastronómica.

Él consigue en Ocio unas sopas en las que se conjugan muy bien los ingredientes locales con la influencia oriental. Un ejemplo es su sopa de tamarindo, piña y tomate.

Salgado dice que lo suyo es la exploración de la cocina autóctona. En esa labor, propone rescatar los picantes. “El colombiano del interior es reacio a comer picante, pero hay muchos sabores”. Él trabaja con picantes amazónicos, dulces y cítricos.

Las sopas también sobresalen en su carta. “Tenemos siete sopas. Hay crema de maíz o los indios de camarón en sopa de leche de coco”. El chef propone como plato fuerte su versión del caldo de costilla con fideos y hierbas de azotea del Pacífico.

Por otro lado, sus exploraciones le inspiraron la panceta de cerdo glaseada en tucupí (salsa amazónica picante que viene de procesar la yuca). Para los amazónicos la yuca es un regalo de la naturaleza, y por eso han desarrollado con ella caldos, cremas y muchas texturas.

Ocio también ofrece platos rápidos, como sándwich y postres, y trabaja en el desarrollo de cocteles con aguardiente, como el aguardientonic.

Ocio

Horario: lunes a sábado de 12 m a 3 p. m. y de 7 p.m. a 9 p. m. Es en la transversal 6.ª n.° 27-50 Local 1 (Calle 28 con 6.ª). Tel.: 704-0317.

LILIANA MARTÍNEZ POLO
Cultura y entretenimiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.