Los empresarios y Minhacienda, en pulso por la reforma tributaria

Los empresarios y Minhacienda, en pulso por la reforma tributaria

Cárdenas logró aprobación en primer debate en Congreso. Mac Master afirma que existen consecuencias.

notitle
29 de noviembre 2014 , 06:56 p.m.

‘No se afecta la decisión de inversión’

Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda.

¿Por qué no una reforma estructural que organice de una vez el pago tributario?

Hemos avanzado en esa dirección. En el 2012 redujimos a la mitad los impuestos a la nómina, tal y como lo recomendaban todas las misiones de estudios. En esta reforma vamos a desmontar gradualmente –hasta su derogatoria en el 2018– el impuesto que grava los patrimonios empresariales. Se requieren más ajustes estructurales. Convocaremos una comisión independiente que nos trace la ruta y nos ayude a construir consensos, pues hay opiniones muy divididas. El próximo año abordaremos, entre otros temas, el régimen tributario especial de las entidades sin ánimo de lucro que se han convertido en un foco de evasión.

El presidente del Consejo Gremial dice que el presidente Santos le habló de reforma estructural.

No nos vamos a enredar en la semántica. Seguiremos reformando de manera estructural lo que le conviene al empresariado y al país. El compromiso del Presidente está escrito en un artículo del proyecto de ley que hoy estudia el Congreso: se creará una comisión de expertos que a finales de 2015 entregue una propuesta de ajuste al Estatuto Tributario.

¿Por qué insiste en el impuesto al patrimonio?

En la actualidad, genera los ingresos fiscales para financiar programas prioritarios en seguridad y defensa.

No podemos prescindir de estos recursos de un día para otro. Hemos propuesto un cronograma a tres años para desmontar la tributación a patrimonios empresariales e introducir gradualmente un aumento en el Cree. Además, desde el 2015, las tarifas efectivas con las que se gravarán los patrimonios serán menores que las que se pagan hoy.

¿Cómo explica que esto no impactará la inversión y el empleo, como señalan ellos?

La inversión y la creación de empleo se afectan cuando las reglas de juego no son claras. La reforma no gravará ninguna decisión de inversión que se realice el próximo año, ni en los siguientes, porque la base de cálculo para los siguientes tres años será el patrimonio líquido al primero de enero de 2015.

Si sigue la presión ¿aceptaría quitar ese impuesto?

Siempre estaremos abiertos al diálogo. Prueba de ello es la cantidad de reuniones con empresarios, gremios y académicos que hicimos.

Pero los empresarios dicen que los sorprendió la reforma, pues no se atendieron sus peticiones.

La iniciativa aprobada en comisiones económicas del Congreso fue ampliamente discutida durante semanas de trabajo. Además, los cambios que sufrió el proyecto no han buscado otra cosa que atender, en lo relativo a la mezcla entre impuesto a los patrimonios líquidos e impuesto a las utilidades, la solicitud de los empresarios de privilegiar lo segundo sobre lo primero.

Ellos dicen que siempre se les pide aporte a los mismos.

No es cierto. Este año presentaron declaración de renta más de 1,9 millones de personas naturales, en comparación con 1,4 millones del año pasado. En el caso de las sociedades también ha habido un trabajo muy efectivo de controlar la evasión. Tomemos el caso de los restaurantes. Con la creación del impuesto al consumo para esta actividad, por medio de la Ley 1607 de 2012, 5.300 restaurantes declaran cuando en 2012 eran apenas 3.500. La ampliación de la base ha significado un incremento del 150 por ciento en el recaudo. El año entrante, los funcionarios de la Dian tienen la meta de recaudar cinco billones de pesos en la lucha contra la evasión y el contrabando.

‘Impuesto al patrimonio debe ser eliminado del léxico’

Bruce Mac Master, presidente de la Andi.

¿Por qué defiende a ultranza la reforma estructural?

Es una vergüenza que tengamos una reforma cada 17 meses porque no hemos podido hacer una estructura tributaria permanente y equitativa. Hoy tenemos un cúmulo de reformas. La estructural tiene que llegar a ordenar la vida tributaria. Entendemos que eso requiere de valentía, de apoyo político, de que el Presidente y el Gobierno se vean rodeados por toda la sociedad. Los empresarios estamos dispuestos a rodearlo.

El ministro Cárdenas dice que el Gobierno no ha hablado de reforma estructural...

Me declaro sorprendido con esas declaraciones.

¿Por qué tanto rechazo al impuesto al patrimonio?

Porque cualquier empresario que haya cometido el acto de responsabilidad, de capitalizar su compañía, de disminuir su deuda, de no retirar utilidades, de hacer nuevas inversiones será el gran castigado con ese impuesto. La tributaria la aceptamos, la apoyamos, lo que no podemos comprender es por qué no se atiende la solicitud nuestra de cobrarnos ese impuesto bajo una modalidad (renta) y no bajo la otra (patrimonio). Hacienda en todo caso va a recibir la misma plata, ni un peso más ni un peso menos.

¿Cuál es el efecto concreto?

Si como empresario colombiano quieres vender un auto producido en el país, debes gastar 1.000 millones de dólares en montar una planta por la que te van a cobrar un impuesto. Si se va a vender uno producido en el exterior solo hay que levantar un teléfono y decirle a tu marca escogida, envíame un auto. El patrimonio que se invirtió en la segunda operación fue, eventualmente, el capital de trabajo y la llamada telefónica. Entonces, es una nueva y muy contundente forma de afectar la producción nacional.

¿La presión que están haciendo es para que en las plenarias no voten?

Tenemos la esperanza de que en las próximas dos semanas se produzca un acto de razonabilidad que conduzca a que el Ministro y el Congreso recapaciten y se den cuenta de las potenciales consecuencias de la reforma como está hoy. Que se den cuenta del peligro en que estamos poniendo la economía en el 2015. La actividad económica la impulsa el sector privado. Los asociados al Consejo Gremial representamos el 70 por ciento del Producto Interno Bruto del país. Es un poco jugar con candela el hecho de que, por la comodidad del recaudo (el Ministerio argumenta que no cambia el patrimonio por la renta porque se le complican las cosas a la Dian) no se atienda lo que dice toda una nación.

¿Sin el impuesto a la riqueza quedarían conformes?

Sí. A pesar de lo doloroso que es tener que asumir 12,5 billones de pesos más, cada año, es decir, 53 billones en el cuatrienio.

Entonces, ¿ya aceptaron que sea por 4 años y no por uno, como querían al principio?

No hemos aceptado nada.

No hemos recibido una sola respuesta oficial a las propuestas que hemos hecho. Las respuestas siempre son las ponencias, o las aprobaciones de estas en el Congreso.

Entendemos el razonamiento por cuatro años y podríamos terminar entendiéndolo, pero que podamos decir qué cosas sí y qué cosas no.

Si el Gobierno no hiciera ningún cambio, ¿qué posición adoptarían?

La que les toca a todos los colombianos cuando se impone una carga tributaria: pagar. Eso sí, las consecuencias las tendremos que ver.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.