En la vena del problema

En la vena del problema

Evitar el sobrepeso, ejercitarse y usar medias de compresión, medidas para prevenir las várices.

notitle
26 de noviembre 2014 , 01:01 p.m.

Las várices son dilataciones de las venas “que producen nudos en las piernas y aparecen por debilidad de sus paredes y daño de las válvulas internas, generando un cierre incompleto​ ​y permitiendo que la sangre se devuelva (reflujo) y se quede ‘estancada’ en estos miembros”, explica el cirujano vascular Daniel Indaburu.

Cuando se presenta esa “dilatación, tortuosidad y alargamiento de una vena, que se pronuncia y se hace visible a través de la piel”, agrega Jorge Ulloa Domínguez, cirujano vascular, no es un simple problema estético porque “una várice no tratada a tiempo se puede dilatar al punto que se manche la piel, se rompa la vena o aparezca una úlcera. En el peor de los casos puede ocasionar una flebitis o Trombosis Venosa Profunda (TVP)”, indica Ulloa Domínguez. Por eso es recomendable consultar a un especialista de forma temprana, especialmente si existe el factor hereditario como antecedente.

¿Por qué aparecen?

Por muchas causas, algunas bien conocidas y otras aún por identificar. Las identificadas son:
Factor hereditario: personas con una historia familiar de várices son dos veces más propensas a desarrollarlas.
Edad: pueden aparecer desde temprana edad. Algunos pacientes de tan solo 15 años las presentan.
Sexo: muchos estudios realizados muestran que existe una gran incidencia de dilataciones varicosas en las mujeres. Las probabilidades de que una mujer desarrolle várices son mayores. La relación es 5 mujeres por un hombre.
Obesidad: el aumento de peso no favorece a una persona con várices incipientes o prominentes.
Otros factores de riesgo: el uso de anticonceptivos, embarazo, permanecer de pie o sentado por períodos largos, inmovilidad prolongada de las extremidades, pies planos o con deformidades que impidan un apoyo correcto, tabaquismo, colesterol elevado, dieta baja en fibra e hipertensión arterial.

¿Cómo evitarlas?

No existen fórmulas mágicas ni medicamentos extraordinarios que ayuden a evitarlas. El ejercicio regular, una dieta balanceada, el uso de medias de compresión y visitas preventivas al especialista pueden minimizar el riesgo.

Medias... un método de prevención y tratamiento

La medias de contención elástica, conocidas también como soportes con gradiente de presión, son el elemento complementario más importante que existe para tratar las insuficiencias venosas. Su uso tiene estos beneficios: disminuye la tortuosidad y diámetro de las venas, restaura la función de las válvulas si las venas no están muy dilatadas, incrementa el flujo venoso, disminuye la hipertensión venosa, encauza y dirige el torrente venoso de forma adecuada evitando que la sangre salga de su lecho. Estas medias tienen como función comprimir o generar presión en las piernas haciendo que la sangre fluya y tenga buen retorno al corazón.

Tipos de medias

Se clasifican de acuerdo con el grado de insuficiencia venosa de cada paciente:

Baja compresión, también llamadas medias de descanso, indicadas para los pacientes que aún no tienen várices, pero pueden padecerlas por factores de riesgo de orden hereditario o laboral. Se recomiendan para iniciar el tratamiento en pacientes que no toleran adecuadamente la compresión, para que se acostumbren.
Las de mediana compresión son para pacientes con várices o que tienen una insuficiencia venosa (demostrada por Eco-Doppler) o sin várices, pero con síntomas.
Las de alta compresión son para las personas que han presentado alguna enfermedad venosa profunda (trombosis venosa profunda) o úlcera.
* Las de muy alta compresión son para quienes padecen síndrome postrombótico y problemas linfáticos.

¿Qué actividades las empeoran?

Todo tipo de actividad que no implique movimiento es un factor de riesgo para su aparición:
1. Permanecer de pie. Personas dedicadas a la estética y peluquería, operarias, amas de casa que permanecen en reposo al cocinar, lavar o planchar, etc.
2. Permanecer sentado: Trabajos administrativos, modistas, ejecutivas, conductores, etc.
En cuanto al deporte, dependiendo del paciente, las pesas pueden contribuir al desarrollo de las várices.

Arañitas o ramillete de escoba

Las telangiectasias, también conocidas como ramillete, son esas venitas que aparecen debajo de la piel de los muslos, piernas o pies generalmente, aunque pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. En los pómulos y la nariz también son muy comunes. Constituyen la primera señal de que existe una insuficiencia circulatoria venosa. Son de fácil tratamiento en manos de un especialista.

“Correr favorece la circulación venosa al fortalecer la masa muscular de las piernas”.
Daniel Indaburu, cirujano vascular.

Asesoría: Jorge Ulloa Domínguez, MD., FACPh cirujano vascular, Fundación Vascular. PBX: (57 1) 636 7016, Bogotá. Daniel E. Indaburu L., director médico del Centro Láser de Enfermedades Venosas, www.centrolaservenoso.com.

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.