Madres sufren el drama tras deslizamiento en Ciudad Bolívar

Madres sufren el drama tras deslizamiento en Ciudad Bolívar

Lluvias y rompimiento de tubería generaron alud que dejó sin agua y sin acceso a Sierra Morena alta.

notitle
24 de noviembre 2014 , 07:32 p.m.

Una oleada de agua y tierra bajó por la montaña donde queda la casa de Sandra Nayibe Camacho. A pesar de que hace diez años se presentan problemas de deslizamientos, según los vecinos, nunca se había registrado uno tan grave.

Hacia las once de la noche del sábado 22 de noviembre, un fuerte sonido estremeció el barrio Sierra Morena alta, en Ciudad Bolívar, luego de que se rompió una de las tuberías que suministra agua potable a la zona.Ese día cayó un fuerte aguacero que provocó el deslizamiento de tierra, generando el daño en la tubería y obstaculizando la principal vía de acceso. (Lea: En Ciudad Bolívar, 10 barrios quedaron sin agua por deslizamiento)

La casa de Sandra –que está hecha de madera y latas– se sostiene con palos y fue construida por ella misma hace ocho años, cuando llegó de Saravena (Arauca), víctima del desplazamiento forzoso. Algunas prendas de ropa y unas cobijas fue lo único que pudo rescatar.

“Era mucha agua y tierra que bajaban muy rápido. Salimos corriendo. Como la casa es de madera, no se pudo sostener y tiene riesgo de colapsar”, cuenta Camacho.

El Instituto Distrital de Gestión de Riesgos y Cambio Climático (Idiger) le entregó una orden de desalojo, pues parte de la estructura quedó sobre el aire.

El miedo no solo se apoderó de Camacho y sus tres hijos, de 16, 12 y 10 años, sino de las cerca de 25.000 personas de 20 barrios de Ciudad Bolívar, entre ellos Santa Viviana, El Espino, Santo Domingo, Caracolí y Luis Carlos Galán, que también se vieron afectadas por las lluvias y que se quedaron sin servicio de agua.

El piso de la casa de Diana Aguilar, también madre de familia, de 21 años, cabeza de hogar, y quien actualmente tiene ocho meses de embarazo, parece una calle sin pavimentar, llena de barro. El agua y la tierra de la casa de su vecino, que no tenía suelo con pavimentación, se filtraron por las latas de su vivienda que hacían las veces de paredes y que protegían a su hija de 4 años y a ella. “Esta situación va a afectar mucho mi salud y no tengo cómo sacar el barro, porque no puedo hacer grandes esfuerzos”, aseguró.

Aguilar y Camacho piden una ayuda económica a las autoridades después de la emergencia.

“Yo hacía aseo en algunas casas mientras los niños estudiaban, pero no es un trabajo fijo”, dijo Camacho, quien además no puede convivir con sus demás familiares porque ha tenido antecedentes de violencia intrafamiliar. “Tuve un problema con mi hermana hace 8 años porque le pegó a mi niño y le abrió la cabeza”, contó.

En una semana, Idiger le dará un subsidio para pagar un mes de arriendo. Sin embargo, asegura que cuando esos treinta días pasen volverá a su casa porque no tiene más opción. “Me da mucho miedo, porque uno entra y se siente como si el piso se fuera a desmoronar”, dijo.

La Empresa de Acueducto trabaja para habilitar una vía alterna que permita restablecer el suministro de líquido, debido a que la tubería por donde se venía surtiendo el servicio no se podrá volver a utilizar.

En unos meses comenzarán los trabajos de estabilización del terreno para instalar una nueva tubería y prevenir futuros deslizamientos.

BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.