La nueva cara del 'raspao' en el Atlántico

La nueva cara del 'raspao' en el Atlántico

Gobernación benefició a los comerciantes del departamento que venden el tradicional refresco.

notitle
23 de noviembre 2014 , 06:24 p.m.

Melquiades de León ya no tiene que desgastar su brazo derecho en el proceso de moler hielo para la preparación de ‘raspao’, refresco típico del Caribe, con el que se gana la vida desde hace ocho años en las calles de Villa Rosa, corregimiento del municipio de Repelón (Atlántico).

Ahora, distinto a como ocurría con el destartalado vehículo ‘hechizo’ que él mismo construyó cuando inició en el negocio, pudo conocer la eficiencia y la comodidad gracias al molino con el que vino incorporado el moderno carrito que le acaba de entregar la Gobernación del Atlántico.

Melquiades es uno de los 40 beneficiarios del proyecto ‘Transformando tu actividad productiva’, que lidera la Secretaría de la Mujer y Equidad de Género y que busca la dignificación de quienes por años se han dedicado a la venta de ‘raspao’ en el Atlántico.

“Es una bendición contar con esta herramienta de trabajo que hace años estaba esperando”, dijo De León a EL TIEMPO.

Pero los nuevos carritos no son solamente más eficientes en lo que tiene que ver con su funcionalidad, pues también fueron modificados en su estética exterior.

Como lo explicó el gobernador del Atlántico, José Antonio Segebre, se pensó en un modelo de vehículos más llamativo para el público sin que estos perdieran el encanto tradicional que los ha hecho tan famosos a lo largo de los años.

Para ello, relató el mandatario departamental, se inició con un estudio que reflejó las condiciones en las que se encontraban los vendedores de ‘raspao’ y de esas conclusiones, no tan positivas, se buscó el apoyo de estudiantes de Diseño Industrial y Diseño Gráfico de la Universidad del Norte.

“Abrimos la convocatoria a un concurso para elaborar un innovador carrito de ‘raspao’ que mejorara las condiciones de funcionalidad, practicidad e imagen de esta actividad. Se eligió la mejor propuesta y hoy podemos hacer entrega de los primeros carros que dignificarán la labor de estos ciudadanos”, dijo Segebre.

Con el mismo sabor

En las calles y plazas de los diferentes municipios del Atlántico ya se ven los nuevos carritos de color amarillo con carpa roja, que contrastan con los colores de recipientes que llavan los sabores más tradicionales del ‘raspao’, como lo son el tamarindo, la cola, limón y piña.

La entrega a los primeros beneficiados se inició en la plaza Son de Negro, del municipio de Santa Lucía, y se fue extendiendo a las demás poblaciones.

“En una primera fase entregamos 40 carritos y la idea es que por lo menos exista uno de ellos en cada municipio. Vamos a llegar a los corregimientos por lo que habrá una segunda fase con lo que estaremos totalizando cerca de 100 carritos para que nuestros hombres, de la mano de nuestras mujeres, transformemos sociedad que es lo que queremos”, agregó la secretaria de las Mujeres y la Equidad de Género del Atlántico, Stybaliz Castellanos, funcionaria designada para esta iniciativa.

Para este proceso, agregó Castellanos, se cuenta con los recursos de la Secretaría de Desarrollo Económico que, dentro de su programa ‘La Revolución de las Pequeñas Cosas’, está impulsando a pequeños microempresarios a salir adelante.

'Estos carros son una bendición’

Melquiades de León, de 49 años, pedalea todos los días por las calles de Villa Rosa, corregimiento de Repelón, ahora subido en su nuevo carrito de ‘raspao’.

El recorrido lo inicia a las 9:30 de la mañana en el barrio Telecom, donde reside desde hace cuatro años con su esposa y dos hijos, a raíz de la inundación del sur del Atlántico, cuando se rompió el terraplén del Canal del Dique, que dejó bajo las aguas a cinco municipios.

A las 4:30 de la tarde, en el regreso de su jornada de trabajo en un día normal, de lunes a viernes, ya ha vendido por lo menos 45 ‘raspaos’. Si se trata de un sábado o domingo, las ventas posiblemente se duplicaron a 500 pesos cada unidad.

“Es la forma que tengo de ganarme la vida y llevar el sustento a mi casa. Cuando la inundación no perdimos mucho, pero nos tocó mudarnos de la casa de mi suegra, porque el agua afectó mucho a los niños”, relató. Melquiades no se cambia por nadie con su nuevo carro.

ANDRÉS ARTUZ FERNÁNDEZ
Barranquilla.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.