¿Somos capaces?

¿Somos capaces?

El rechazo de habitantes de estratos altos a convivir con los de estratos bajos no es sostenible.

notitle
22 de noviembre 2014 , 08:47 p.m.

Peor que la idea de Petro de destinar lotes del Distrito en barrios de estratos 3 a 6 a vivienda tipo VIP o VIS ha sido la reacción abiertamente hostil de la clase media y la burguesía capitalina a que esto se lleve a cabo. Matador publicó en este diario una caricatura titulada ‘Conciencia de clase’, que retrata esta situación. En ella, un desplazado le muestra a un rico de cigarro prendido y cubilete un cartel que dice ‘¿Nos permite compartir el mismo espacio?’, y el rico le contesta con otro cartel en el que ha escrito NO encima del eslogan ‘Soy capaz’, de la campaña que patrocina la burguesía.

Puede ser que el Alcalde haya hecho su propuesta para provocar, que sea una mala idea o que fracase si se pone en práctica, pero ese rechazo de los habitantes de estratos altos a convivir con los de estratos bajos no es sostenible y riñe con la demostración de apertura social e inclusión que debe predominar para recuperar la paz. En vez de decir que no hay colegios para los niños de las familias que habitarían estos proyectos se debería organizar un programa de becas en los colegios del norte para ellos.

Estas actitudes de clase no son nuevas. Hace unos veinte años, cuando se abrió la puerta del crédito de consumo, un economista que entonces era muy influyente se oponía agresivamente a que la gente de otros estratos tuviera tarjetas de crédito porque él “no quería encontrarse en restaurantes con gente que no conocía”. Por esa misma época, un artículo de la revista New Left Review decía que a los únicos que no les gustaba que los pobres tuvieran acceso a crédito y a bienes de consumo era a ricos de países pobres o izquierdistas de países ricos.

En la Universidad de los Andes se introdujo un poco más tarde un programa de becas (‘Oportunidades’) para estudiantes de diferentes orígenes regionales y de distintas clases sociales, en que se eliminaba para ellos el requisito de haber obtenido determinado puntaje en las pruebas del Icfes (hoy Pruebas Saber) y se lo sustituía por el de haber ocupado uno de los tres primeros del curso en el colegio. El desempeño de esos jóvenes no fue distinto al del resto de los estudiantes, ni en deserción, promedios académicos o excelencia de unos pocos. Un joven graduado en un Inem de Bucaramanga fue el mejor estudiante de su ramo de ingeniería. Un joven de Palenque consiguió que esa población fuera reconocida como monumento cultural de la humanidad.

La universidad acogió ese programa, y otros posteriores, con reservas. Aunque algunos altos funcionarios y grupos de profesores y alumnos apoyaron activamente a los estudiantes con asistencia económica o los ayudaron a integrarse, y la universidad entendió el beneficio de contar con un cuerpo estudiantil más heterogéneo, siempre se sintió incómoda con este tipo de programas y los fue refinando hasta evolucionar hacia lo que hoy ofrece con apoyo decidido de empresas y de individuos pudientes: un programa de becas para los mejores y los más brillantes jóvenes de bajos ingresos. Esta es una iniciativa excelente, como lo es el programa de becas del Gobierno para esos mismos jóvenes, pero no es de inclusión, sino de renovación o fortalecimiento de la clase dirigente con cuadros de origen popular. Los programas de ‘Oportunidades’ eran más incluyentes, menos elitistas.

Pero si los ricos son ‘pinchaos’, los pobres no son menos fregados. Los más 'plays' entre los becarios de los Andes provenientes de Ciudad Bolívar les decían “chicos plásticos” a sus compañeros. Hay mucho camino por recorrer y no va a ser por generosidad de los ricos o porque los pobres bajen la cabeza como vamos a ser capaces de llegar a una mayor integración.

Rudolf Hommes

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.