Metro para Bogotá, ¿esta vez sí?

Metro para Bogotá, ¿esta vez sí?

Debate en torno a un proyecto que, de realizarse, cambiará el devenir de la ciudad. Informe.

notitle
22 de noviembre 2014 , 05:56 p.m.

Sobre el metro de Bogotá se ha dicho tanto, se ha estudiado tanto, se ha propuesto tanto, se le ha alabado y criticado tanto que ya ni siquiera hay certeza sobre cuántos años llevamos hablando del tema. Unos dicen que 50, otros que 60 y hay quienes aseguran que son 70 años, cuando el alcalde Carlos Sanz de Santamaría lo propuso por primera vez, en la década del 40.

Pese al cúmulo de calendarios caídos sin que este sistema haya logrado consolidarse y de anuncios como el de otro exalcalde, Hernando Durán Dussán, sobre el inicio de las excavaciones para el estudio de suelos de un metro que prometió que rodaría en 1986, hoy la certeza de su ejecución vuelve a latir. Y con ella, la controversia sobre su conveniencia o no; sobre el trazado; sobre el costo y hasta sobre quién se llevará los créditos finales. (Lea también: Metro de Bogotá: el rompecabezas financiero)

Que la actual Administración haya decidido continuar con la primera línea trazada en el pasado gobierno –con algunas modificaciones menores– y haya concretado los diseños finales de la megaobra, es algo trascendental, lo más lejos a lo que se ha llegado en 50 o 70 años.

El metro ha vuelto a acaparar titulares y a agitar el debate técnico, jurídico y político. Y por lo ocurrido en sendos debates que tuvieron lugar recientemente alrededor del tema (uno de la Fundación ProBogotá y otro de la Fundación Buen Gobierno), en el ambiente parece percibirse una disposición mayor a hacer realidad esta apuesta. (Lea también: Las dudas que persisten en torno al alcance del megaproyecto)

Apuesta, que, en términos financieros, de infraestructura e impacto social, constituye sin duda la más trascendental que hayan concretado tanto la ciudad como la Nación. “Vamos a demostrar que juntos podemos hacer realidad la construcción del metro”, expresó el presidente Juan Manuel Santos esta semana. “A través de la gestión del suelo de los usuarios y del aporte del Distrito y la Nación se puede financiar el metro”, secundó el alcalde Gustavo Petro. Acto seguido, estrecharon manos.

¿Esta vez sí? Esa es la pregunta que la gente se hace en la calle, en el TransMilenio, en las oficinas, las universidades, a la hora del almuerzo o en la cena familiar. Con algo más de optimismo, tal vez, pero con la cautela propia de quien ha visto rodar ríos de tinta con titulares rebosantes de optimismo por un sistema que, solo en estudios, ha invertido más de $ 100 mil millones en los últimos cinco años. (Lea también: Así sería el impacto del metro en la ciudad).

Esa pregunta que recorre los espacios por donde transcurre la vida diaria de los ciudadanos es la que intenta responder EL TIEMPO en este especial. Con el apoyo del grupo técnico de la Alcaldía, el IDU, la Secretaría de Hacienda y Planeación, y el aporte de expertos de la academia que han participado en los foros recientes, se intenta poner en blanco y negro el estado actual del proyecto, su viabilidad financiera, las dudas que persisten, los escenarios que le esperan a la ciudad en caso de que la obra consiga pasar a la etapa de construcción y el impacto que tendría en el trasegar diario de la capital. (Lea también: ¿Cuál es el lío con el suelo de Bogotá?)

Si hace cincuenta años, cuando Bogotá no soportaba el caos de movilidad que soporta hoy, ya se hablaba de la posibilidad de construir un metro, ¿por qué hoy, que todo pareciera indicar es más urgente que nunca, aún persisten las dudas? De otro lado, ¿por qué la disyuntiva para algunos pareciera ser que por el metro bien vale la pena arriesgarlo todo? Luego del millonario case anunciado por el Gobierno, ¿el metro tiene reversa? Ese es el debate. (Un proyecto pensado cuidadosamente / Opinión).

Corredor férreo

1987: Virgilio Barco propuso usar las vías férreas existentes. Se seleccionó la firma italiana Intermetro SpA, pero su propuesta poco clara fue rechazada.

Propuesta de Jica

1996: la agencia de cooperación japonesa Jica plantea metro para el Plan Maestro de transporte en Bogotá, pero POT de Mockus ignoró los estudios.

TransMilenio

1997: Consorcio Systra- Bechtel-Ingetec le propuso 3 líneas al expresidente Ernesto Samper. Ante las dificultades financieras del país, se adopta el TransMilenio.

Metro por la 7.ª

2008: gobierno de Samuel Moreno adjudicó estudios a la firma Sener y en 2009 se reveló el trazado. Se inició el acompañamiento técnico del Banco Mundial.

Estudios finales

2013: gobierno Petro contrata estudios y diseños finales con un consorcio colomboespañol. 2014: se revelan los resultados y el costo de la obra: $ 15 billones.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.