Atlético derrotó a Málaga 3-1 en el Vicente Calderón

Atlético derrotó a Málaga 3-1 en el Vicente Calderón

Tiago Mendes, Antoine Griezmann y Diego Godín marcaron para el triunfo 'Colchonero'.

notitle
22 de noviembre 2014 , 02:06 p.m.

Atlético de Madrid reaccionó en su estadio con una victoria práctica contra Málaga, al que controló durante un encuentro que siempre transcurrió al ritmo que propuso el conjunto rojiblanco, rearmado de nuevo en las alturas de la tabla con goles de Tiago Mendes, Antoine Griezmann y Diego Godín.

Sólo hubo duda de su triunfo durante algunos instantes, con el 2-1 del paraguayo Roque Santa Cruz. El ariete acertó en la única oportunidad clara del duelo de Málaga, que se marchó sin puntos ni la mejor racha de su historia del Vicente Calderón, estadio en el que el equipo local encadena ya 26 choques consecutivos de Liga sin derrota.

Atlético encarriló la victoria desde la estrategia. Es una fuente inagotable de puntos para el conjunto rojiblanco, que ha sumado a balón parado 15 de sus 33 goles en todas las competiciones de este curso, un recurso esencial en el equipo madrileño e indescifrable para cada uno de los rivales con los que se enfrenta.

Porque la jugada, un córner al primer palo con el 'guante' que tiene ‘Koke’ en su pie derecho y rematado con la cabeza por el portugués Tiago, ya la ha practicado Atlético con éxito esta misma temporada, con el mismo acierto que demostró cuando el partido superaba la docena de minutos entre la presión de ambos conjuntos.

El tiro de esquina para el gol llegó después de un momento de fútbol preciso, veloz y remate del equipo rojiblanco, en el que el argentino Diego Simeone asoció este sábado en una línea de tres al turco Arda Turan, ‘Koke’ y el francés Antoine Griezmann por detrás del croata Mario Mandzukic, y una jugada que desbordó por primera vez la táctica y la intensidad de Málaga.

Como también ocurrió, después de media hora en la que pasó el tiempo como si nada (con la paciencia con la pelota de Atlético y ningún amago del equipo andaluz por la portería contraria), en el 2-0 del equipo rojiblanco en el minuto 42 PT, iniciado con una maniobra estupenda en la derecha de Mandzukic, continuado por Arda con una incursión por ese flanco y culminado por el otro lado por Griezmann.

Un gol, el cuarto del internacional francés en sus cuatro partidos más recientes como titular, para afianzar en el marcador el dominio de Atlético en todas las líneas y en todos los duelos individuales en el primer tiempo y para dar paso al segundo periodo, con más exigencia para un Málaga excesivamente tímido hasta el intermedio.

Sin las arrancadas del explosivo Nordin Amrabat, baja en el Vicente Calderón, ni esa posibilidad de desplazamiento en carrera vertiginoso que le aportan las cualidades del atacante holandés, y con Atlético más a la expectativa y atrás, Málaga necesitó más elaboración en medio campo para aproximarse al área contraria. Pero, eso sí, sin transformación en ocasiones sobre la meta de Miguel Ángel Moyá.

Se interpuso Tiago unas cuantas veces en los intentos lejos de su adversario y sólo una carambola en un saque de esquina o un penalti reclamado por Samu Castillejo, con el balón en otro lado, generaron una mínima agitación en el terreno rojiblanco.

La sensación era la misma que en la primera parte, con el partido en los parámetros que quería Atlético, con más ritmo o con menos, con más profundidad, más replegado o con más intención ofensiva, como en dos ocasiones del mexicano Raúl Jiménez, quien suplió al lesionado Mandzukic en el 12 ST y con minutos en el campo después de seis encuentros seguidos sin participación en el terreno de juego.

Todo se movía bajo el control del equipo rojiblanco hasta que, de pronto, marcó Málaga. No había llegado casi en todo el partido hasta que un buen centro desde la banda izquierda de Samu Castillejo lo transformó en gol el paraguayo Roque Santa Cruz. Tuvo mérito su remate, nada fácil, con poco ángulo, para poner en discusión los tres puntos (2-1, m. 18 ST) en la última media hora del enfrentamiento.

Un par de inquietantes acercamientos de Málaga inquietaron a Atético, pero laexpulsión por doble amarilla de Samuel detuvo la reacción del equipo blanquiazul, vivo en el encuentro porque Griezmann perdonó dos goles más, pero sólo hasta que el uruguayo Diego Godín completó con el 3-1 una victoria práctica para el equipo de Madrid, cerrada con ambos equipos con 10 por la segunda tarjeta a Gabi.

EFE

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.