Sobre extranjeros y extraños

Sobre extranjeros y extraños

Fue sobrecogedor escuchar a Obama describir a quienes han ayudado a hacer de este país lo que es.

notitle
21 de noviembre 2014 , 08:25 p.m.

NUEVA YORK. Desde “la única cosa que tenemos que temer es al miedo mismo” (Franklin D. Roosevelt, en 1933) hasta “no pregunte lo que su patria puede hacer por usted, sino lo que usted puede hacer por su patria” (John F. Kennedy, en 1961), la historia de los discursos presidenciales en Estados Unidos está llena de momentos memorables. El del jueves por la noche fue uno de ellos.


El anuncio del presidente Barack Obama de permitir que cerca de cinco millones de indocumentados permanezcan en este país sin el peligro de ser deportados tuvo el tono y la gravedad que requería.


Fue claro en justificar que no se trata de una amnistía, sino de permitir que millones de personas que contribuyen de manera importante a la economía salgan de la sombra. Fue educativo, en un ambiente en el que el miedo y la ignorancia de los hechos no hacen más que alimentar la polarización. Y fue profundamente conmovedor, al recordarles a los norteamericanos que ellos, o sus padres, o sus abuelos, también fueron extranjeros, extraños en este país. Y que solo están aquí porque a ellos, o a sus padres o a sus abuelos, se les permitió quedarse y hacer parte de la gran comunidad norteamericana.


Para quienes no han seguido el asunto de cerca, el presidente Obama anunció el jueves por la noche que actuará por decreto para permitirle a casi la mitad de los 11, 2 millones de indocumentados en Estados Unidos legalizar temporariamente su situación. La medida beneficia a inmigrantes que han estado en el país por lo menos cinco años y que no tienen ningún prontuario criminal.


El mandatario resolvió actuar por su cuenta, porque, al cabo de seis años de administración y tras la derrota contundente de su partido en las elecciones legislativas de este mes, está claro que, hasta donde alcanza la vista, no saldrá del Congreso nada que se le parezca a una reforma inmigratoria parcial o total.


No me hago ilusiones de que quienes se oponen a la reforma inmigratoria tienen algo de compasión en sus corazones, pero fue sobrecogedor escuchar al presidente norteamericano describir a los hombres y mujeres que han ayudado a hacer de este país lo que es. “Ellos trabajan duro, con frecuencia en trabajos difíciles y mal remunerados. Ellos apoyan a sus familias. Ellos rezan en nuestras iglesias. Muchos de sus hijos han nacido en Estados Unidos, pasaron la mayor parte de su vida aquí, y sus esperanzas, sus sueños y su patriotismo son como los nuestros”, dijo Obama, moviéndole la fibra a esta inmigrante colombiana.


El discurso presidencial de esta semana será memorable no solo por su perfecta selección de palabras y por la forma vehemente y poética como traza la línea entre el bien y el mal, sino por la virulencia con que ha sido recibido por los sectores más conservadores, que han amenazado con medidas extremas, desde bloquear a la administración hasta demandar al Presidente. Es una reacción hasta cierto punto entendible, que pretende evitar lo inevitable: que Estados Unidos siga transformándose debido al influjo permanente de otros extranjeros.


Los McCain, McConnell, Boehner, Arpaio y hasta los Cruz que hoy se arropan con la bandera del nacionalismo hacen parte de una cultura dominante, que teme el efecto de los recién llegados sobre el imperio de la ley, sobre sus creencias religiosas, sus empleos y hasta su propia identidad. Es triste, porque ellos no entienden que, si bien los inmigrantes transforman a un país, ese país también los transforma a ellos.


De cualquier manera, no solo es la calidad de sus palabras sino la de sus ideas lo que hace a un discurso importante, y el del presidente Obama es memorable en ambas categorías.

 

Adriana La Rotta

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.