'Cambio climático no debe enfrentarse solo con dinero'

'Cambio climático no debe enfrentarse solo con dinero'

Clifford Polycarp explica cómo se financiará la adaptación de países pobres al nuevo clima global.

notitle
21 de noviembre 2014 , 07:59 p.m.

En (México), al finalizar una cumbre más de las Naciones Unidas para el cambio climático –la COP 16– se creó, en el papel, el Fondo Verde del Clima. Este buscaba acumular dinero de los países desarrollados, siempre sindicados de haber causado el cambio climático, para distribuirlo entre los países en desarrollo con tal de que ellos pudieran adaptarse y mitigar los efectos de este fenómeno.

Había un principio que justificaba la invención de este fondo: las potencias usaron muchos combustibles fósiles en sus procesos productivos para alcanzar un crecimiento económico sostenido. Emitieron más dióxido de carbono que el que la atmósfera podía aguantar y, ahora, lluvias desatadas, sequías largas e inusuales, así como deshielos de cumbres nevadas producto de un clima cada vez más impredecible están afectando la vida cotidiana de naciones vulnerables y pobres.

A pesar de que muchos lo consideraron imposible, ese Fondo acaba de ponerse en marcha, se activó económicamente y comenzó a trabajar. Hace menos de 72 horas, y cuando faltan cerca de 10 días para que comience otra Conferencia de las Partes para el Cambio Climático (COP 20), en Lima (Perú), se anunció que el Fondo –respaldado por el Banco Mundial– recibirá 9.300 millones de dólares de una veintena de países ricos como Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia o Japón, para apoyar iniciativas de mitigación y adaptación al nuevo régimen climático en naciones africanas, asiáticas o latinoamericanas.

La sede del Fondo Verde está en Incheon, la tercera ciudad más importante de Corea del Sur, y desde allí llegó a Bogotá el director de relacionamiento con países de este organismo, Clifford Polycarp, precisamente a oficializar esta ‘buena nueva’ y mostrar las oportunidades que se abren para un país emergente como Colombia.

Polycarp –invitado al foro ‘Finanzas del Clima Colombia 2014’, organizado por el Departamento de Planeación Nacional (DNP)– nació en Bombay (India). Cuenta que lleva más de 20 años vinculado a temas de cambio climático. Y, por eso, tiene una premisa: a pesar de ser uno de los líderes de un fondo con recursos aparentemente ilimitados, sabe que nunca será suficiente.

“La creación de un mecanismo de financiamiento como este ocurre una sola vez en la vida, es muy emocionante, pero cada vez estoy más convencido de que la solución para adaptarse al cambio climático y enfrentarlo no se reduce a que las naciones reciban dinero y más dinero”, dice. La clave está “en crear, a través de políticas públicas, un desarrollo económico bajo en carbono, sostenible y resistente”.

Hace un año exactamente, el Fondo Verde estaba desfinanciado. ¿Por qué cree que se da un giro tan radical en tan poco tiempo?

Los gobiernos han entendido los beneficios que se derivan de enfrentar el cambio climático y los riesgos crecientes de no hacer nada. Hace poco Barack Obama dijo que su país se comprometía a reducir drásticamente sus emisiones de dióxido de carbono. Y anunció la entrega de 3.000 millones de dólares al Fondo Verde.

Pero se había hablado de que las naciones desarrolladas aportarían 100.000 millones de dólares al fondo...

Eso queremos, pero no podemos esperar a tener todo ese dinero, vamos a comenzar a trabajar ya. Por eso, ejecutaremos los 9.300 millones de dólares que ya tenemos de aquí a 2017. Cuando hayamos comprometido o entregado el 60 por ciento de esos dineros podremos comenzar a buscar nuevos recursos u otros donativos, es decir, intentaremos una recapitalización para llegar a ese tope de 100.000 millones poco a poco.

¿Se corre el riesgo de que el fondo se transforme en un organismo arbitrario al momento de entregar los recursos?

Una de las políticas que estamos aplicando es asegurarnos de que estemos trabajando con un rango grande de instituciones públicas, privadas, multilaterales y nacionales, para incorporar la mayor cantidad de personas. Debo reconocer que a pesar de que son muchos los países donantes, los recursos del fondo son limitados y no podremos apoyar a todas las naciones.

Dice que los países desarrollados no girarán a través de este fondo todo el dinero que se necesitaría para que los países más vulnerables enfrenten el cambio climático. ¿Qué camino les queda?

Ninguna ayuda pública será suficiente. Lo que sí resulta determinante para cualquier país, para Colombia o Indonesia, por ejemplo, es que tomen sus decisiones para enfrentar este fenómeno a través de políticas públicas transversales, vinculando al sector privado, regulando normas. El secreto está en transformar el modelo de desarrollo para que utilice con mayor eficacia las materias primas, para hacer más con menos.

¿Cuánto dinero podría aspirar a recibir un país como Colombia?

Colombia debe pensar que el Fondo Verde no resolverá todos sus problemas de vulnerabilidad o de adaptación al nuevo clima global. Y es que no habrá una asignación específica para cada país. Colombia podría aspirar a 100 millones de dólares, por ejemplo, si tenemos buenas propuestas de mitigación y adaptación –como el desarrollo de energías limpias o un plan de protección de su biodiversidad que comprometa el crecimiento de una comunidad vulnerable–. Queremos apalancar proyectos que cubran necesidades en salud, en protección de biodiversidad y en desarrollo sostenible.

¿Podríamos acceder al dinero del fondo a través de entidades privadas?

Sí. La idea es alcanzar muchos sectores de la economía. Un proyecto no necesariamente debe ser solicitado por el Gobierno, o con la intermediación de la banca multilateral. Se puede tramitar a través de una organización no gubernamental o por entidades como Bancoldex o Findeter para el caso colombiano. Eso es novedoso y abre oportunidades

¿Algunos países tendrán prioridad? ¿Cuáles serían?

Tendrán prioridad los Pequeños Estados Insulares (SIDS, por sus siglas en inglés), situados en el Pacífico. Son 10 estados que están a punto de perder sus territorios por el aumento del nivel del mar: Tuvalu, Islas Salomón, Seychelles, Samoa, Kiribati, Vanuatu, Islas Marshall, entre otros. Y también los países más pobres o menos desarrollados en Asia y África, como Bangladesh, Liberia o Sierra Leona.

Hoy, algunos países tendrán más necesidad de adaptarse al cambio climático que de mitigarlo. ¿Cómo se hará esa diferencia?

Del dinero que tenemos, 50 por ciento irá para apoyar proyectos de adaptación y 50 por ciento para mitigación. Y de ese 50 por ciento para mitigar, el 25 por ciento irá para esas naciones más pobres y necesitadas que mencionamos anteriormente.

¿Siempre el dinero del fondo se entregará a manera de donación o se podrán hacer préstamos?

El Fondo podrá hacer préstamos, para que ese dinero impulse la obtención de otros recursos. O podrá donar pequeños montos, de ser necesario, para respaldar un crédito en el sector privado.

¿Qué expectativas ofrece la Conferencia de Cambio Climático de Lima (COP 20)?

Esperamos encontrar nuevos países que quieran hacer contribuciones para nutrir el fondo. Pero el verdadero objetivo será fortalecerlo para que sea una herramienta decisiva en la consolidación del acuerdo para reducción de emisiones que se deberá firmar en París, en la COP 21 del 2015, pacto que deberá regir, a más tardar, desde el 2020.

JAVIER SILVA HERRERA
REDACTOR DE EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.